:::: MENU ::::

9 dic. 2013

  • 9.12.13
Lola González del Castillo publicó en 48 años un libro autobiográfico, en el que recogía todas sus vivencias y experiencias, las buenas y las malas. El éxito de esta experiencia le llevó a publicar dos libros sobre las vidas de dos amigas suyas, una de ellas una mujer colombiana que había sido prostituta, y otra la de Victoria, quien tras una serie de desgracias resurgió guiada por la luz que encontró en Louíse L. Hay.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Lola González nació en Alcalá del Río hace 53 años, aunque con sólo tres llegó a Dos Hermanas junto con su familia, ciudad en la que vive desde entonces. Sus sentimientos, su vida, sus pensamientos le llevaron a escribir poesía y a formar parte de algunos colectivos poéticos y literarios, de algunos de los cuales fue cofundadora. Es autora de un poemario, de un libro autobiográfico y de otros dos libros en los que cuenta la vida de dos mujeres singulares. En la actualidad, ultima su segundo poemario y su primera novela de ficción, que sitúa en Sevilla.

- ¿Cuándo y por qué siente la necesidad de escribir?

- Empecé escribiendo poemas con 10 o 11 años. Y, ya se sabe, en el colegio los profesores y compañeros me comentaban que les gustaban, que escribía muy bien, y me animaron mucho. La verdad es que siempre quise dedicarme a escribir, pero me casé muy joven, tuve hijos, y entre los niños, la casa y el trabajo, me quedé sin tiempo para escribir. Pero una vez que mis hijos ya se hicieron mayores, ya empecé de nuevo a escribir. Me metí en el grupo Fernán Caballero, luego en Ánfora, y más tarde participé en la fundación de la Agrupación Poética L'Almazara, y finalmente a la Agrupación Literaria María Muñoz Crespillo.

- ¿Por qué buscó a estos colectivos?

- Porque necesitaba a personas que tuviéramos las mismas inquietudes, los mismos gustos, las mismas aficiones... Los poetas normalmente nos sentimos como aislados, como locos a los que no nos comprende nadie, y entonces al encontrarnos con personas con las mismas inquietudes y aficiones, pues nos sentimos muy a gusto.

- ¿Se considera poetisa?

- Sí.

- Pero, aparte, escribe también libros.

- También. Como yo no he podido tener unos estudios superiores, pues pensé en dedicarme de lleno a hacer talleres de creación literaria. En uno de ellos, Arte-Aula, en Sevilla, me publicaron mi primer relato, que se llamó 'Trazos'. Luego hice otro curso de novelas por internet en la Escuela de Escritores de Madrid, y otro más sobre creación literaria con Teo Palacios en el Ateneo Andaluz de Dos Hermanas. Y, en la actualidad, estoy realizando otro curso sobre literatura infantil y juvenil.

- ¿Qué tipo de poesía es la que suele escribir?

- Mi poesía es libre.

- ¿Tiene algún autor o autora de referencia?

- Para mí, el número uno es Miguel Hernández; el número dos, Antonio Machado; y, a partir de ahí, poetas como Pablo Neruda y otros muchos a los que admiro.

- ¿Cuántos libros ha publicado de poesía?

- De momento, sólo uno. Se titula 'Cada poema, una aventura', en el que se recogen unos sesenta poemas acompañados de algunas ilustraciones. El libro responde a la etapa más reciente de mi vida, y está dedicado totalmente a mi familia.

- ¿Qué es lo que le motiva escribir poesía en estos momentos?

- Los sentimientos, la tristeza y la alegría, fundamentalmente, aunque la tristeza y la melancolía es la que predomina más.

- ¿Y qué encuentra en los colectivos a los que pertenece?

- Encuentro comprensión, y aprendo muchísimo. Antes de entrar en ellos, lo que me pasaba era lo mismo que a muchas personas que escriben poesía: que no se atreven a darla a conocer. A mí me ocurría, hasta que un día vi a una compañera de trabajo que estaba escribiendo, le pregunté y me dijo que eran poemas. Lo comenté que yo también escribía, y a partir de entonces nos identificamos mucho. A raíz de ahí acudimos juntas a la Asociación Fernán Caballero, a Ánfora, ambas fundamos luego L'Almazara, y ahora ella, que es Teresa Masero, es la presidenta de la Asociación Literaria María Muñoz Crespillo, a la que yo también pertenezco.

- ¿Cuál fue su primer libro?

- Una autobiografía, en la que me explayé... fue una terapia buena. Se titula 'En brazos del afecto', y lo publiqué en 2008 en por Jirones de Azul, y de la que hace poco se ha sacado la segunda edición. Luego ya publiqué 'Sábana rota', que es la biografía de una amiga colombiana, que fue prostituta y que vive ahora en Alemania. Y, ya más recientemente, he publicado el tercer libro, que es también la biografía de otra persona, que se titula 'Victoria, aprendiz de Louíse L. Hay'. En él se recoge la vida de una mujer que tras una serie de desgracias resurge guiada por una luz interior que le muestra su verdadero destino, y que consigue gracias a los libros de autoayuda de Louíse L. Hay.

- ¿Es un género que le gusta?

- No especialmente, lo que pasa es que ha ido saliendo así, aunque en ambos casos vi que se trataba de buenas historias, que merecían la pena y que podían llegar al público.

- ¿Qué proyecto tiene en mente?

- Otro poemario, que tengo en borrador, y que quiero publicar pronto, y otra novela, esta vez de ficción, que también está en borrador y que se desarrolla en Sevilla.


FRANCISCO GIL CHAPARRO / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos