:::: MENU ::::

26 oct. 2016

  • 26.10.16
Dos Hermanas se encuentra doblemente de luto por el reciente fallecimiento de dos mujeres que sin duda dejaron huella en la ciudad y entre muchos nazarenos: Pepita Núñez, antigua maestra del Colegio de La Almona, y Carmen Jiménez, la escultora que cuenta con una plaza en Dos Hermanas, en la que se muestra además una de sus obras, y quien fuera esposa del escultor Antonio Cano.



Pepita y Carmen fallecieron el mismo día, el miércoles 19 de octubre, y ambas merecieron en vida en reconocimiento público e institucional que de nuevo se les rinde ahora. La escritora y poeta Loly López Guerrero recordaba este martes en su cuenta de Facebook cómo conoció la noticia de la muerte de doña Pepita Núñez:

"Ayer me encontré con la sobrina de doña Pepita Núñez y me dijo que había fallecido el miércoles, día 19, a la edad de 94 años. El domingo vio la Romería de Valme y la acompañó durante un buen trayecto y el lunes después empeoró de su enfermedad.

Doña Pepita ha sido maestra en el colegio de La Almona durante muchos años. Se quedó viuda de Godoy, no tuvieron hijos, pero cuando salía a la calle siempre se encontraba con algún alumno o alumna que le hacía recordar sus tiempos de maestra".

"Tenía muy buena memoria y si le decías de qué familia eras, te contaba alguna anécdota. Ella fue la promotora del Grupo de Villancicos del Colegio, y el día 21 de marzo del 2013 la Agrupación Literaria María Muñoz Crespillo le rindió un homenaje a las maestras entre las que se encontraba doña Pepita y doña Ana Ruiz Capdevilla. El grupo también le hizo un homenaje en el Teatro.
Descanse en Paz".



El mismo día, a la edad de 96 años, fallecía también la escultora Carmen Jiménez, quien en marzo de 2014 asistió en Dos Hermanas a uno de sus últimos actos públicos con motivo de la inauguración de un monumento, con una de sus esculturas, la titulada 'Joven tímida', en la plaza que lleva su nombre justo enfrente del edificio de los Juzgados nazarenos.

Por entonces, en un acto que presidió el alcalde de la ciudad, Francisco Toscano, Carmen Jiménez, la escultora y catedrática, que acudió en silla de ruedas, pronunció unas breves palabras para mostrar su agradecimiento y su satisfacción por el hecho de que una estatua suya luciera tal cual ella la creó en una ciudad con la que mantuvo siempre una estrecha relación.

Precisamente, el alcalde Francisco Toscano hizo mención tanto a ella como a su esposo, el también artista Antonio Cano, quien falleció a los 100 años de edad y que expuso en varias ocasiones sus pinturas en Dos Hermanas, destacando de Carmen Jiménez que su obra se encuentra repartida por distintos espacios, como la Universidad de Sevilla o la antigua Fábrica de Tabacos, y que, pese a su gran obra artística, nunca había recibido un reconocimiento público.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos