:::: MENU ::::

7 ene. 2017

  • 7.1.17
Los miles de caramelos que con motivo de la Cabalgata de los Reyes Magos se lanzan al público que los contemplan forman parte, sin duda, de la celebración de la fiesta, pero cada año lleva condicionado un problema, ya que no todos se recogen del suelo, llegando en muchos casos a formarse auténticas placas sucias y pegajosas que causan malestar a los vecinos. La Delegación de Movilidad y Limpieza del Ayuntamiento ha informado de que desde este mismo fin de semana se está procediendo a su limpieza.



Una vez que la carroza del Rey Baltasar pasa, tras la misma aparece un amplio dispositivo de limpieza urbana que se encarga de la recogida de las bolsas, papeles y caramelos que permanecen en el suelo; pero, claro, la gran cantidad de personas y el paso de los propios tractores que tiran de las carrozas hacen que muchas de las golosinas que se arrojan y que no son recogidas acaben siendo aplastadas, lo que dificulta mucho esta labor.

Por este motivo, en muchas de las calles por las que pasó la Cabalgata del pasado 5 de enero se puede observar aún una visible capa, que llega también a ser sonora cuando los vehículos o las personas pasan sobre ellas, que se convierte en una fuente de suciedad y que provoca las molestias de los vecinos. "Los dichosos caramelos podían prohibirlos", ha llegado a comentar este mismo sábado una vecina de la calle Manuel de Falla, por la que la Cabalgata pasó el jueves ya buscando su entrada en la nave de la calle Arroz.

Y aunque es importante la suciedad que se recoge tras el paso de la Cabalgata, cada año la Delegación de Movilidad y Limpieza Urbana debe llevar a cabo seguidamente una amplia labor de limpieza, que requiere ya de vehículos especiales para el baldeo, ya que la única forma de quitar la capa que crean los caramelos aplastados es mediante chorros fuertes con agua caliente, al tiempo que se da con un cepillo.

Esta labor, según han informado a Dos Hermanas Diario Digital fuentes de dicha Concejalía, se ha iniciado ya en algunas zonas en la madrugada de este sábado, que se continuará en la del domingo y días sucesivos hasta que todas las calles vuelvan a recuperar su aspecto habitual.

En cualquier caso, el debate sobre la necesidad de que se sigan lanzando miles de caramelos -de los considerados 'duros'- con motivo de la Cabalgata se ha vuelto a reabrir un año más, llegando numerosos vecinos, como han comentado algunos de la calle Manuel de Falla y de la Avenida de Andalucía, a transmitir la necesidad de que los caramelos 'duros' sean sustituidos por otro tipo de regalos.

"El Ayuntamiento la verdad que se podía plantear esta cuestión, porque por mucho que yo limpie mi acera, la suciedad sigue llegando a mi casa cada vez que se sale a la calle", comentó a este Diario Digital otra vecina de la calle Manuel de Falla.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos