:::: MENU ::::

1 feb. 2017

  • 1.2.17
España ocupa el puesto número 24 en la Unión Europea en cuanto al grado de desarrollo global de la juventud, sólo por delante de Croacia, Italia, Bulgaria y Rumanía. Los primeros puestos de la tabla en cuanto al desarrollo juvenil los ocupan países como Dinamarca, primero en el ranking, seguido de Finlandia, Países Bajos y Suecia.



En cuanto a las Comunidades Autónomas, todas ellas por debajo de la media de la UE, sólo País Vasco, Madrid y Cataluña se encuentran a la cabeza, mientras que en las últimas posiciones de la tabla se encontrarían las Comunidades insulares –Canarias y Baleares- seguidas de Castilla-La Mancha y Andalucía.

Estos son datos extraídos del Índice de Desarrollo Juvenil Comparado 2016, elaborado por primera vez por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud en el marco del ProyectoScopio, un proyecto global de recopilación, sistematización, obtención de datos para el análisis de la realidad y socialización juvenil, que se ha presentado este miércoles, día 1 de febrero, en la Universidad Pablo de Olavide.

En la presentación han intervenido Vicente Guzmán, rector de la UPO; Juan Agustín Morón Marchena, director del Máster en Prevención de Riesgos Psicosociales en Adolescentes y Jóvenes de la Universidad Pablo de Olavide y director del Departamento de Educación y Psicología Social de la UPO; Miguel Ángel Rodríguez Felipe, subdirector de Estudios y Programas de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), y Anna Sanmartín Ortí, coordinadora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, ambos docentes del máster de la UPO.

El Índice, que se renovará anualmente, está elaborado a partir de datos relativos a educación, empleo, emancipación, vida (mortalidad, fecundidad, accidentes y suicidios) y uso de nuevas tecnologías, y en él se ofrece una fotografía fija que permite comparar de manera transversal el estado de la juventud española con la europea y también entre Comunidades Autónomas.

Los lastres de España: empleo y emancipación

En términos generales, haciendo una lectura global de los resultados, España muestra un importante retraso en el Índice de Desarrollo Juvenil Comparado 2016 respecto al total de la UE. Esto tiene que ver fundamentalmente con los resultados obtenidos en las variables de empleo y emancipación, que lastran el resultado global del índice a pesar de que la posición que ocupa España en las variables de vida y TIC, por el contrario, supera el total de la UE, con Comunidades como La Rioja y Cantabria a la cabeza. Sin embargo, al tener ambas una menor ponderación en el índice global, no compensa el retraso total español en el conjunto.

En educación, España ocupa también un lugar inferior a la media de la UE, pero más cercano a ella que en los casos del empleo y la emancipación, y con varias comunidades que la superan con creces, con el País Vasco a la cabeza. Estos datos no sorprenden, pues se conoce la precariedad de las condiciones del mercado laboral en la que se inserta la gente joven en la actualidad o las cifras de paro.

La tasa de desempleo de la población joven en la UE es de 17,6%, y la de España de 39,6%, y en esa cifra global se incluyen rangos tan amplios como la tasa del 8,8% del desempleo juvenil en Austria -la cifra más baja de la tabla-, y la de un 47,3% de Canarias, la más elevada.

En lo que respecta a la emancipación, aunque se sabe que en el caso español la crisis económica ha influido de manera decisiva en el retraso de la edad media de emancipación de los jóvenes españoles (que se sitúa en torno a los 29 años), es innegable que existen también otros elementos determinantes relacionados con características culturales, modelos familiares y políticas públicas que contribuyen sobremanera a que, junto a países como Italia o Portugal, España sea uno de los países europeos en el que más tarde se va de casa la gente joven.

Los resultados por países muestran también una diferenciación norte–sureste en la Europa de los 28. Los primeros puestos del gráfico los ocupan Dinamarca, países nórdicos y Países Bajos y por debajo de la media europea se ubican los países del sur y este de Europa.

Ese mismo eje de desarrollo se observa,¡ en cuanto a Comunidades Autónomas. Las primeras posiciones en la tabla de desarrollo de la juventud –y exceptuando el caso de Madrid- están ocupadas por comunidades norteñas, como País Vasco, Navarra o Asturias. En posiciones más postreras se encuentran comunidades como Andalucía o Castilla-La Mancha. Y, por último, las islas Canarias y Baleares, con las comunidades autónomas peor posicionadas en cuanto a nivel de desarrollo juvenil.

Educación

En educación, España (con un valor del 0,51) ocupa un lugar inferior a la media de la UE (0,57), pero más cercano a ella que en los casos de otras dimensiones como el empleo y la emancipación, y con varias comunidades que la superan con creces, con el País Vasco (0,74) a la cabeza (la tercera en el ranking total). Baleares aparece a la cola de todos los territorios de la Unión Europea (0,17).

España solo supera el valor de la UE en la tasa de población de 25 a 29 con educación terciaria. En las tasas de participación en educación en distintas edades, sus niveles son muy parecidos a los del conjunto de países europeos, si bien es en el aprendizaje de al menos dos idiomas extranjeros en la enseñanza postobligatoria y el abandono de los estudios tras la ESO donde su posición es notoriamente inferior. Lituania, país que se destaca por su papel positivo, solo queda por debajo del porcentaje para el total de la UE en el aprendizaje de al menos dos idiomas extranjeros.

En el caso de Baleares, todos los valores alcanzados son sensiblemente inferiores a los del conjunto de España y de la UE. Andalucía ocupa el segundo puesto por la cola en toda la tabla en abandono escolar temprano y el primer puesto en España en el aprendizaje de idiomas

Empleo

La tasa de desempleo de la población joven en la UE es de 17,6% y la de España de 39,6%, y en esa cifra global se incluyen rangos tan amplios como la tasa del 8,8% del desempleo juvenil en Austria, la cifra más baja de la tabla, y la de un 47,3% de Canarias, la más elevada. Andalucía ocupa el tercer puesto por la cola de toda la tabla (48,05 %).

A la cabeza de la tabla se encuentran los Países Bajos (0,84) y a la cola Canarias (0,18), detrás de Andalucía (0,21). Por debajo de la media española hay siete comunidades autónomas y sólo Grecia en la UE.

La situación de desventaja relativa se explica por los bajos valores de España en la tasa global de empleo, la tasa de desempleo, la tasa de parcialidad involuntaria y la tasa de temporalidad, ya que la cifra de trabajadores por cuenta propia rebasa la del total de la UE, y la de jóvenes inactivos que no estudian se halla aproximadamente al mismo nivel que para el total de la UE.

Emancipación

La media de la UE en cuanto a desarrollo juvenil atendiendo al nivel de emancipación se sitúa en la UE en 0,37. España se coloca en 0,16. La Comunidad Valenciana es la provincia mejor situada (0,23), entre ambos totales, y Canarias la que está más a la cola (0,1), detrás de Andalucía (0,11). En los extremos se sitúan Dinamarca (con valor máximo de 1%) y Croacia (0,02).

Aunque se sabe que en el caso español la crisis económica ha influido de manera decisiva en el retraso de la edad media de emancipación de los jóvenes españoles (que se sitúa en torno a los 29 años), es innegable que existen también otros elementos determinantes relacionados con características culturales, modelos familiares y políticas públicas que contribuyen sobremanera a que, junto a países como Italia o Portugal, seamos uno de los países europeos en el que más tarde se va de casa la gente joven.

Vida

En esta dimensión del Índice Sintético de Desarrollo Juvenil Comparado 2016 se incluyen datos referentes a mortalidad, tasa de fecundidad, accidentes o suicidios, entre otras.

Según los datos, España (0,71) se posiciona por encima de la media de la UE (0,67). Con once comunidades por encima de la media española, como Andalucía (0,72), y con muchas de ellas en una posición alta de la tabla. Reseñable especialmente el caso de La Rioja que se sitúa al nivel de Dinamarca, Países Bajos o Suecia. Por debajo de la media de la UE encontramos a Galicia (0,6), Navarra (0,66), Asturias (0,65) y Castilla y León (0,67).

Entre los países europeos, Dinamarca se encuentra en la primera posición y el conjunto de países del este a la cola. Las bajas tasas de fecundidad de las adolescentes en España repercuten positivamente en el índice, pero esas mismas tasas bajas repercuten negativamente si atendemos a los datos de jóvenes de 22 a 29 años. En los indicadores sobre mortalidad España aparece más favorablemente posicionada que el conjunto de la UE.

En el extremo más desfavorable se halla Lituania, cuyo peor comportamiento se explica básicamente por su elevada tasa de suicidios, su alta tasa de mortalidad por accidentes de tráfico y, en parte relacionado con lo anterior, su mayor mortalidad bruta. Sus valores sobre fecundidad, no obstante, compensan parcialmente esta desventaja en los indicadores de mortalidad.

En la mejor situación se halla Dinamarca, con una fecundidad en edades extremadamente jóvenes muy baja, pero una fecundidad relativamente alta a partir sobre todo de los 26 años.

Nuevas tecnologías

España (con un 0,7) no está mal posicionada en comparación con el resto de países de la UE (0,59), entre los que Rumanía se sitúa a la cola (con el mínimo, 0, en ambos indicadores) y Lituania en la primera, sobre todo por la elevada capacitación de los/as jóvenes en el uso de ordenadores.

Cataluña es la Comunidad mejor puntuada (0,88), con la Rioja (0,53) y Castilla León (0,5%) a la cola de España y por debajo de la media UE. Andalucía tiene una puntuación de 0,68, por encima de la media de UE.

Entre los países los europeos: Suecia o Países Bajos, por ejemplo, más a la cola en esta dimensión, frente a las primeras posiciones que ocupan en el índice global.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos