:::: MENU ::::

7 feb. 2017

  • 7.2.17
Un día más, desde que comenzaran los trabajos del comedor del Colegio Europa de Montequinto, una simple obra de un centro educativo ha pasado a ser mucho más: un punto de encuentro en el que padres, alumnos y arquitectos unen trabajo, compañerismo e ilusión para poner en marcha un comedor para este centro. Y para animarlos, mucho arte, el que derramaron el bailaor Rafael Campallo, el cantante Fernando Castro y los Payasos Flamencos.



Todo ocurrió -según cuentan responsables de este proyecto- el pasado sábado, "cerrando su día de trabajo con un sencillo concierto, pero grande por los artistas y por los más de cien asistentes, entre niños y mayores, muchos de ellos aún con el mono y las botas de trabajo manchadas de polvo de la obra".

El bailaor Rafael Campallo, el cantante Fernando Castro y el grupo Payasos Flamencos actuaron desde las 17:30 horas junto a las obras del centro de forma totalmente desinteresada, como muestra de su apoyo a un proyecto que se ha convertido en referente en toda Andalucía por ser el primer programa de autoconstrucción en un centro educativo.

El concierto comenzó de la mano de Payasos Flamencos, un grupo de animación musical, que usa su música 'como medicina del alma', principalmente para los niños que atraviesan por momentos difíciles en sus vidas. Con sus actividades musicales consiguen que pequeños y grandes pasen un momento de diversión, a través de la participación en sus canciones infantiles y otras del panorama musical actual, siempre con un aire flamenco. Con ellos, los niños del ‘Europa’ cantaron y bailaron a la hora de la merienda.

Fue el turno, entonces, del bailaor Rafael Campallo, que bailó por alegrías en un improvisado tablao construido esa misma mañana para tal fin. Sin quitar la vista del escenario, muchos niños se acercaron por primera vez al baile flamenco en su entorno y de una forma muy cercana, pero de la mano de una de las principales figuras sevillanas en este arte.

No en vano, Campallo comenzó sus estudios con tan solo 11 años y que ha participado en alguno de los más importantes espectáculos flamencos que se han llevado a cabo en España, como 'Azabache', 'Tango', 'Don Juan Flamenco' o 'Golpes da la vida', de la Compañía Andaluza de Danza, coreografía para la que ha sido coreógrafo y primer bailaor.

Finalmente, el encargado de cerrar el concierto fue Fernando Castro, pianista, cantante y compositor sevillano que, con dos discos a su espalda, ha llegado a ser disco platino en nuestro país y a colarse en el número uno de las principales emisoras españolas. En estos momentos trabaja en el que será su tercer álbum y ha querido hacer un pequeño parón para apoyar a las familias del colegio Europa en su lucha por un comedor para sus hijos. La cercanía del cantante con el público hizo que, incluso, algunos se atrevieran a solicitar su canción preferida que Castro, al teclado y la voz, tocó con gusto.

Más de doscientas personas han participado en las obras

Por las obras de construcción del comedor ya han pasado más de doscientas personas, entre ellos más de setenta padres y veinte niños. Entre los trabajos que se han reservado para los más pequeños se encuentra la creación de un mural que formará parte de los muros del comedor o la decoración de la bandera del mismo. Mientras, los padres han realizado trabajos mucho más cualificados como el corte y montaje de vigas, cerchas, pilares, cajones de la cubierta…siempre asesorados por los arquitectos del estudio sevillano Recetas Urbanas, encargado del proyecto.

Cada paso que se da en la obra es una nueva ilusión para todo el centro educativo, que llevaba años luchando por conseguir un comedor para sus alumnos, que actualmente tienen que comer en la biblioteca del colegio en tres turnos, el último cerca de las cuatro de la tarde. La lucha la comenzaron hace más de tres años varias madres del centro, que decidieron llamar puerta a puerta hasta conseguir que se aprobara la construcción del comedor. Finalmente, sería el Ayuntamiento de Dos Hermanas quien se hiciera cargo de los gastos a cambio de que el habitáculo se convierta, cuando no lo usen los niños, en un salón social para el barrio.

De este modo, lo que comenzó como una lucha de un pequeño grupo de familias, se ha convertido en un proyecto basado en la participación social y el compromiso de toda la comunidad educativa, con diversas partidas en concepto de autoconstrucción. Esta es la clave del proyecto y la vía para poder llevarlo a cabo, ya que con el trabajo de padres y profesores, y la utilización de materiales donados y excedentes de otras obras, como puertas, ventanas o, incluso, el cierre, donado por un bar, se han conseguido reducir costes.

Ha sido Santiago Cirugeda, arquitecto sevillano fundador del estudio Recetas Urbanas y recientemente galardonado con el International Fellows de la RIBA en Londres, el encargado del diseño. Cirugeda, junto con la arquitecta Alice Attout, atesora una dilatada experiencia basada en la conexión de la arquitectura con la gente, ofreciendo soluciones urbanísticas reales a problemas muy concretos. Con esta premisa, Recetas Urbanas ha conseguido diseñar una solución para el comedor del centro, que cumple con la normativa reduciendo costes a la cuarta parte, algo que se logra con la premisa del trabajo en equipo.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos