:::: MENU ::::

1 mar. 2017

  • 1.3.17
La Parroquia de Santa María Magdalena vivirá este viernes dos momentos muy especiales. El primero de ellos vendrá protagonizado por la Patrona de Dos Hermanas, Santa Ana, que, después de siete meses en este templo, regresará a su capilla una vez finalizadas las obras de remodelación de su zona exterior. Y el segundo, con la llegada de los titulares de la Hermandad de la Amargura, que al día siguiente presidirán el Vía Crucis del Consejo.



La Hermandad de Santa Ana ha comunicado este miércoles que una vez confirmada la inmediata finalización de las obras de remodelación de la entrada y patio exterior de su capilla, la imagen de la Patrona de la ciudad podrá por fin regresar a la misma después de permanecer desde el pasado 22 de julio en el interior de la Parroquia de Santa María Magdalena.

El traslado de Santa Ana, que lucirá su manto azul bordado, se iniciará a las 19:15 horas, acompañando a la misma solo el cuerpo de acólitos, que estará integrado por la Junta de Gobierno y hermanos de la Corporación de la Patrona y de los de su hermana del Gran Poder, cuyos miembros de la Junta de Gobierno serán los encargados de sacarla en andas desde Santa María Magdalena.

Desde este templo, el trayecto será directo, por la calle Real de Utrera y Santa Ana, para entrar minutos después en su capilla, circunstancia que hará siendo portada por los miembros de la Junta de Gobierno de esta Corporación nazarena. Será el momento después de que los asistentes contemplen la significativa remodelación llevada a cabo en el patio exterior de la capilla, que ha incluido el cambio de la entrada y de la reja que la separaba de la calle.

Estas obras, que en un principio estaban previstas que finalizaran a finales de 2016, han contado con un presupuesto de 1.727 euros, y las mismas han supuesto la colocación de un nuevo cerramiento, de hierro forjado rematado por picos de lanza, y cuenta con la particularidad de que la nueva entrada se ha colocado en el centro, y no en un lateral como venía ocurriendo anteriormente, que supuso por tanto el derribo de la escalera y la construcción de una nueva.

Asimismo, se aprovechó la obra para la sustitución de las arquetas de desagüe y de todo el saneamiento del patio, y para la colocación de una nueva solería.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos