:::: MENU ::::

4 mar. 2017

  • 4.3.17
No pintaba nada bien la tarde. La lluvia, el fuerte viento y el frío mostraban un aspecto desangelado..., hasta que llegó la hora en la que las imágenes titulares de la Amargura debían salir de su capilla de la barriada de la Costa del Sol camino del centro de la ciudad, del núcleo cuaresmal en el que se transforma estos días la Parroquia de Santa María Magdalena.



Eso sí, no había necesidad de arriesgar, a pesar de que la luna se impuso señorial ahí arriba, y el paso de los hermanos que portaron en andas a Nuestro Padre Jesús Descendido de la Cruz y a Nuestra Señora de la Amargura fue más rápido del previsto, hasta el punto de que la entrada en el templo mayor nazareno se produjo con algo más de quince minutos de adelanto con respecto al horario previsto en un principio; es decir, que si debía entrar a las 22:15 horas, lo hizo instantes antes de las 22:00 horas.

Pero no pasaba nada. Todo lo contrario, el camino se hizo de todas maneras con la suficiente tranquilidad como para permitir la contemplación pausada a todos cuantos salieron a su encuentro, especialmente cuando, desde la calle San Sebastián en adelante, el ambiente se tornó más denso, con un paso por La Mina que dibujaba momentos espectaculares, o una entrada elegante en la plaza de Los Jardines cuando ya se asomaba a la sombra de una torre-campanario que le indicaba el camino hacia la puerta del templo.

Todo transcurrió, por tanto, con normalidad, cuando la previsión del tiempo hacía temer por lo peor, y las imágenes titulares de la Amargura aguardan ya en el interior de Santa María Magdalena para que este sábado, a partir de las 21:00 horas, presidan el Vía Crucis con el que el Consejo de Hermandades le ha premiado con motivo de cumplirse este año el XXV Aniversario de la bendición de la talla del Señor.

En este sentido, el Vía Crucis contará este año con una novedad importante con respecto a los celebrados anteriormente, ya que ambas imágenes presidirán el rezo de las estaciones en dos espacios distintos: La Plaza de La Mina y la Capilla del Gran Poder. Y es que el Vía Crucis se iniciará en la Plaza de La Mina, donde se rezará el mayor número de estaciones, para, a continuación, continuar en la Capilla del Gran Poder, y, desde allí, partir luego de regreso a su capilla.

Imágenes del traslado













F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos