:::: MENU ::::

17 may. 2017

  • 17.5.17
Dos Hermanas Diario Digital se hace eco en su Buzón del Lector del artículo remitido por ANTARIS, la asociación nazarena sin ánimo de lucro y de utilidad pública dedicada al tratamiento de las adicciones. Si lo desea, puede escribir a doshermanasdiariodigital@gmail.com exponiendo su queja, comentario o sugerencia, e incluso acompañarla también de alguna fotografía.



Una vez analizados los datos de la memoria asistencial de la Asociación durante el año 2016, cabe destacar algunos aspectos que nos deben hacer reflexionar sobre la situación de las adicciones en nuestra sociedad. La entidad, declarada de utilidad pública, atendió durante dicho año a un total de 1.389 personas (212 mujeres y 1.177 varones), un 15,19% más que durante el año 2015. Este aumento se ha visto reflejado tanto en la sede de Dos Hermanas como en el Centro de Encuentro y Acogida que gestiona la Entidad en Sevilla capital. El incremento de personas usuarias en los distintos centros en los últimos años manifiesta dos aspectos claves:

Lo primero que se evidencia, y sería injusto si no se resaltase, es la labor que realiza el personal de la entidad. En la última década, marcada por una gran crisis económica, política y social, donde los recursos de las entidades en general, y la de ANTARIS en particular, han disminuido o, en el mejor de los casos, se han mantenido en la misma situación, el incremento de las personas atendidas ha supuesto un enorme esfuerzo digno de ser valorado.

La combinación entre la escasez de recursos con el aumento de las personas usuarias hacen que inevitablemente algunos programas se colapsen y no se puede ofertar una consulta con una idónea duración o una lista de espera breve como se desea. Aunque si hablamos en términos económicos como la rentabilidad y la capacidad de adaptación, o en términos sociales como la solidaridad y la responsabilidad social, hacen de ANTARIS un referente de la transformación social en nuestro entorno.

La segunda lectura que podemos hacer de la memoria asistencial es la importancia que mantiene las adicciones en nuestra sociedad. A pesar de ello, los años de normalización y políticas de reducción del daño han hecho que disminuya, afortunadamente, la alarma social respecto a este tema.

Esta alarma que se produjo durante décadas en torno al consumo de drogas dificultaba la inserción social de las personas atendidas y producían una actitud punitiva por parte de la sociedad en general. Pero esta normalización tiene una cara negativa: la falta de interés de los medios de comunicación y de la administración en general, lo que nos aleja de nuestro objetivo de luchar contra las adicciones con recursos adecuados y medios personales suficientes.

Los datos están ahí, la problemática existe aunque no queramos verla. Aumentan las personas afectadas por consumo de alcohol, de cocaína, y surgen con fuerza las adicciones sin sustancia, a compras, internet, etc.

La crisis económica ha reducido la inversión en prevención y han deteriorado los recursos asistenciales, recayendo las consecuencias sobre las personas afectadas, sus familiares y quienes desde una postura de compromiso con quienes padecen mayor vulnerabilidad vienen realizando un sobreesfuerzo en estos años de crisis.


ANTARIS

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos