:::: MENU ::::

2 jul. 2017

  • 2.7.17
El doctor M. Bassem Newlati, ginecólogo y sexólogo, y la psicóloga especialista en sexualidad Candela Gracia, ambos integrantes de la Unidad de Sexología Médica en el Hospital San Agustín, plantean en el presente artículo la dificultad de todos en reconocer que cuando se tiene un problema sexual, lo que hay que hacer es acudir a la ayuda de un profesional para solucionarlo.



Es evidente que cuando existe una dolencia acudimos al médico para atajarla: al traumatólogo, si es una fractura o un dolor muscular; al otorrino, si el oído no está bien… Los especialistas se identifican con cada órgano del cuerpo humano. Pero, ¿la salud depende sólo del bienestar de los órganos? ¿Qué ocurre cuando no hay una dolencia y algo fundamental para la vida, como el sexo, no va bien? Estas preguntas son la base del tema de hoy.

El primer paso para dar respuesta a los interrogantes del día es una afirmación rotunda: la vivencia plena, saludable y placentera de la sexualidad, en todas las etapas de la vida, es una parte indispensable para la salud de cada persona. A pesar de esta afirmación médica, en la sociedad actual se encuentran muchos muros para llevarla a la práctica.

La visión generalizada de la sexualidad es limitada y plagada de prejuicio. La mayoría concibe el sexo como sinónimo de coito, y a este como la mayor expresión de lo que se podría entender como salud sexual. Sin embargo, la sexualidad abarca un gran número de expresiones, experiencias, pensamientos y deseos.

La salud sexual se manifiesta en la sensación subjetiva de bienestar que proporciona el funcionamiento integral de las necesidades y deseos sexuales, en relación a la forma de ser y de pensar de cada uno. Cuando esta combinación falla, se produce un malestar, que puede tener causas físicas o psicológicas, y que hay que abordar para poder tener una vida plena.

La principal dificultad es reconocer que se tiene un problema sexual y que se necesita la ayuda de un profesional para solucionarlo. La vergüenza, el desconocimiento, los prejuicios… todo son trabas para vivir la sexualidad con limitaciones y molestias que pueden resolverse con asesoramiento sexológico.

Y el gran interrogante, ¿cómo saber que se necesita ayuda especializada?

- Si se detecta algún problema o disfunción.
- Si se quiere asesoramiento o información sobre alguna cuestión que le preocupe.
- Si no se consigue disfrutar, si aparecen síntomas de ansiedad en alguna de las fases de la respuesta sexual.

Recuerde, ocupe el lugar que ocupe el sexo en su vida, merece la pena que consulte a un sexólogo si necesita información, si necesita resolver un problema que le genera malestar, o si quisiera mejorar su actividad sexual.

La Unidad de Sexología es el equipo de especialistas en el que buscar respuesta a los problemas que afecten a su sexualidad. La Unidad para el cuidado de su salud desde la sexualidad. No lo dude y consulte todo aquello que no le permita ser feliz. Puede tener solución.

M. BASSEM NEWLATI, GINECÓLOGO Y SEXÓLOGO / CANDELA GRACIA, PSICÓLOGA ESPECIALISTA EN SEXUALIDAD

Consultorio de sexualidad

El Hospital San Agustín (HSA) y Dos Hermanas Diario Digital han puesto en marcha la sección titulada 'Conocer tu sexualidad, conocerte tú, a través de la cual los nazarenos y nazarenas pueden dirigirse de forma gratuita al doctor M. Bassem Newlati, ginecólogo y sexólogo, y a la psicóloga especialista en sexualidad Candela Gracia.

Los lectores y seguidores de Dos Hermanas Diario Digital podrán hacer dicha consulta, sobre cualquier tema que les preocupe o interese, dirigiéndose a la dirección de correo electrónico Dos Hermanas Diario Digital y una vez a la semana saldrán publicadas las preguntas formuladas y las respuestas profesionales.

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos