:::: MENU ::::

24 oct. 2017

  • 24.10.17
Dos Hermanas contará dentro de poco más de un año con un depósito de tormentas del tamaño de un campo de fútbol que evitará que toda la zona alrededor de la cual se ubica se inunde cada vez que se produzcan episodios de fuerte de lluvias, y, con ello, que se corten al tráfico los puentes que salvan la vía del tren que atraviesa la ciudad y que esta se quede divida prácticamente en dos.



El alcalde nazareno, Francisco Toscano, y el consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop, visitaron en la mañana de ayer el recinto sobre el que desde hace unos cinco meses se está levantando en Dos Hermanas uno de los mayores tanques de tormenta que esta empresa de aguas ha construido, lo que hará además, una vez que esté finalizado, que quede equiparada en cuanto a condiciones con el entorno metropolitano de Sevilla e incluso de grandes capitales como Madrid (que cuenta con 22 tanques de tormenta) o Barcelona (que dispone de 11).

Toscano se refirió brevemente a las obras que se están acometiendo en la actualidad, que consisten en un primer levantamiento del terreno que permita la colocación de los canales por donde se va a construir el muro de pantalla de este gran vaso de agua, y en el desvío de los colectores que atraviesan esta zona, situada en la barriada nazarena de Vistazul, junto al recinto de la Feria de Mayo de la ciudad y también muy próxima a la vía del tren.

Seguidamente, el director de las obras, Fernando Trujillo, recordó que el objeto de la misma es la construcción de un depósito que va a permitir recoger todas las aguas de lluvia y almacenarlas, para con posterioridad volver a introducirlas en la red y, por supuesto, evitar todas las inundaciones que afectan a Dos Hermanas cada vez que se producen episodios de fuertes lluvias, algo que ha ocurrido con cierta frecuencia en los últimos años.

El recinto sobre el que se está actuando por parte de la empresa Sando, adjudicataria de las obras, es la planta del depósito, sobre la que, tras quitarse algunas capas de tierra, se está procediendo a la construcción de las pantallas de hormigón armado que conformarán una gran piscina, del tamaño prácticamente de un campo de fútbol ya que sus dimensiones serán de 198 metros de largo por 51 de ancho.

Estos muros, según explicó el director de la obra, cuentan con una profundidad media de unos veinte metros, mientras que el depósito en sí tendrá diez metros de profundidad -de los que útiles serán unos siete metros-, dividiéndose todo el depósito en dos vasos con el fin de aprovechar mejor el volumen, del que uno funcionará normalmente, mientras que el otro lo hará sólo en caso de necesidad.

Fernando Trujillo señaló que el agua entrará en el depósito a través de dos colectores principales, uno situado sobre la Avenida de España y otro por debajo del campo de la Feria, y que una vez que lleguen al mismo se extraerá el agua mediante cuatro bombas, que volverán a verter el agua a los mismos colectores y a reintegrarlos, a su vez, a la red. Las instalaciones que se están construyendo se completarán además con un edificio de control, que será el que se encargue de centralizar toda la gestión.

Ejecución de las pantallas



Las obras, como ya se informó cuando comenzaron las obras el pasado mes de abril, cuentan con un plazo de ejecución de 21 meses, de forma que tras estos cinco meses el nivel de ejecución de las pantallas, que es la unidad más importante del proyecto, según la dirección de las obras, es del 15%, ya que de un total de 81 módulos se llevan ejecutados 11.

Sobre todo el depósito, una vez que esté terminado, se levantará una estructura interior con pilares y, por encima de esta se colocará una losa hormigón, de forma que la zona vuelva a quedar en su parte exterior tal y como se encontraba antes del comienzo de las obras, volviendo a acoger la zona de aparcamientos para la Feria nazarena y el mercadillo ambulante de los miércoles.

Estas obras cuentan con un presupuesto de 8,4 millones de euros (sin IVA), y con las mismas se dará solución a la regulación de la cuenca (Ferrocarril Norte y Arco Norte-las Infantas), aliviando el punto crítico del drenaje de la cuenca, situado en las barriadas de Vistazul y San José, calle Genil y el paso inferior de la Purísima Concepción, con la consecuente mejora en cuanto al riesgo de posibles inundaciones.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos