:::: MENU ::::

24 oct. 2017

  • 24.10.17
El ascensorista del Hospital de Valme, trabajador de la empresa Orona y que se encarga del mantenimiento de los elevadores de este centro hospitalario, ha sido citado el próximo 18 de enero por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla en calidad de investigado, ya que se entiende, tras recibir el informe de la Policía Judicial, que la muerte de Rocío Cortés se debió a un fallo humano y no mecánico.



El pasado 20 de agosto falleció en el Hospital de Valme la joven Rocío Cortés, vecina de Dos Hermanas, al quedar su cabeza atrapada en un ascensor que se puso en marcha súbitamente cuando era introducida en camilla para ser llevada de una planta a otra tras dar a luz.

Durante este tiempo, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha llevado a cabo una investigación, cuyo resultado, al que ha tenido acceso la agencia Europa Press, fue entregado el pasado 11 de octubre a la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, y en el que se concluye que la muerte de Rocío Cortés se pudo deber a un fallo mecánico y no a causas técnicas.

En dicho informe, la Policía descarta que se hubieran producidos fallos mecánicos, eléctricos o electrónicos en el ascensor, de ahí que la única hipótesis posible era que se hubiera producido un fallo humano, al parecer por una posible manipulación de forma incorrecta por parte del encargado de los ascensores de la empresa Orona.

Según recoge el atestado policial, este operario se encontraba el pasado 20 de agosto en la oficina con la que cuenta en el Hospital de Valme, recibiendo sobre las 14:30 horas un aviso de la centralita indicándolo que un ascensor se encontraba bloqueado, de ahí que se dirigiera a la sala de máquinas, ubicada a unos cinco metros.

En su declaración ante la Policía, esta persona, identificada como F.C.D., dijo que antes de que le diera tiempo a manipular los cuadros de mando escuchó un fuerte ruido, bajando y encontrándose a una mujer atrapada en el ascensor a la altura de la segunda planta, donde había sido llevada por el celador que la debía trasladar de una planta a otra.

La Policía añade que la única hipótesis posible, por tanto, es que se hubiera producido una apertura del freno de mano del ascensor para que se elevara el mismo, una técnica que se suele realizar cuando el aparato se queda atrapado entre dos plantas.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos