:::: MENU ::::

25 ene. 2018

  • 25.1.18
El nazareno Carlos Campano quiso compartir un instante de sus vacaciones con los vecinos de Dos Hermanas, y situarse con su moto en un pequeña carpa junto al Mercado de Abastos para que se llevaran un recuerdo de quien se proclamara campeón del Mundo de Motocross en la categoría MX3 en el año 2010 y que hoy milita en Brasil en uno de los equipos más importantes del panorama internacional.



La Asociación de Comerciantes de la calle San Sebastián y Mercado de Abastos de Dos Hermanas organizó en la tarde-noche de este miércoles un encuentro con el campeón del Mundo de Motocross, un nazareno sencillo, que nació en la barriada de Las Portadas hace 32 años, donde estos días pasa uno días de descanso junto a sus padres, y que prácticamente vive entre Brasil y España debido a sus compromisos profesionales.

- ¿Cómo surgió la posibilidad de estar en Dos Hermanas firmando autógrafos?

- Porque se pusieron en contacto conmigo desde la Asociación de Comerciantes de la calle San Sebastián y no tuve ningún inconveniente en venir aquí con mi moto. Es lo único que voy a poder hacer porque pasado mañana regreso de nuevo a Brasil después de pasar unos días en mi pueblo.

- ¿Vive allí en Brasil?

- He vivido allí durante los últimos cinco años, pero este ya he podido estar más tiempo en Dos Hermanas porque estoy un poco cansado y tenía ganas de volver a casa, de forma que ahora sólo voy a Brasil a correr.

- ¿Cómo le ha ido por Brasil?

- Bien. Allí se corre un campeonato bastante fuerte, mientras que en España es difícil vivir del motocross, ya que no es un deporte muy potente. Yamaha llevaba desde el año 2008 detrás mía intentando convencerme para irme con ellos, y al final me fui para allá en el año 2012. La verdad es que he estado en Brasil muy a gusto y pertenezco a uno de los equipos más fuertes, lo que me hace seguir disfrutando mucho de la experiencia.

- ¿Cómo surgió la afición por el motocross?

- Porque mi padre era muy motero y, aunque nunca había competido a nivel profesional, acudía a todo tipo de carreras. Con 4 años me regaló mi primera moto y desde entonces ando montado en ellas. Siempre me ha gustado mucho y mi padre me apoyó hasta que pude ganarme la vida por mí mismo.

- ¿Y por qué el motocross?

- Porque quizás es lo más fácil para iniciarse, ya que da muchas más opciones, y pese a que llegué a probar la velocidad, que se me dio bastante bien, me di cuenta de que disfrutaba mucho más con el motocross.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos