:::: MENU ::::

18 feb. 2018

  • 18.2.18
El primer sábado de Cuaresma acogió el desarrollo del primer Vía-Crucis nazareno, el que organiza el Consejo de Hermandades y Cofradías de Dos Hermanas, que puso los ojos en esta ocasión en la imagen de Nuestro Padre Jesús Humillado, titular de la Hermandad de la Sagrada Cena, con motivo de cumplirse el XX Aniversario Fundacional de esta Corporación.



Como es habitual, el recogimiento y el fervor envolvieron en todo momento el desarrollo del Vía-Crucis, que se inició pasados unos minutos de las 21:00 horas y que se desarrolló por un 'Camino de la Cruz' que comenzó en la calle La Mina y su plaza, que transcurrió luego por la calle Purísima Concepción, Real Utrera y Santa Ana, hasta alcanzar de nuevo el interior del Templo Mayor nazareno después de algo más de hora y media.

En esta ocasión, las cruces, portadas por hermanos de las distintas cofradías nazarenas, salieron todas desde Santa María Magdalena, formando parte del cortejo, para ir deteniéndose una a una en distintos puntos del recorrido donde esperaron la llegada de Jesús Humillado, que era llevado en andas por hermanos costaleros. Justo detrás de la imagen marchó el párroco de Santa María Magdalena, don Manuel Sánchez de Heredia, quien fue dando lectura a los rezos y meditaciones de la Pasión, y que realizó el recorrido acompañado siempre por el párroco del Amparo, don Manuel Chaparro, y por el de la Oliva, don Diego Román. El recogimiento del transcurrir del Vía-Crucis estuvo siempre acompañado además por los sonidos de un trío de Música de Capilla y por la Coral Santa Ángela de la Cruz.

El cortejo estuvo integrado por la Cruz de Guía y dos faroles, seguidos de numerosos hermanos con cirios tiniebla, el Estandarte y la Cruz Parroquial. Con faroles, los hermanos mayores de cada una de las Corporaciones nazarenas, y junto a ellos el hermano mayor de la Sagrada Cena, Juan Bando, y el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, Juan José Muñoz Villadiego.

El paso del Señor, que iba sobre unas andas que fueron cedidas por la Hermandad del Cristo de los Milagros de Utrera, lo presidían seis ciriales con ropas moradas, cedidas para la ocasión por la Hermandad de la Oración en el Huerto, madrina de la Sagrada Cena, y justo delante de las andas se encontraban dos servidores vestidos con ropas moradas, que portarán dos faroles de mano cedidos por la Hermandad del Santo Entierro.

A la conclusión del Vía-Crucis, la imagen de Jesús Humillado realizó el recorrido de regreso a su Parroquia, cogiendo por las calles Santa María Magdalena, San José y La Hacendita.

Imágenes del Vía-Crucis























DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos