:::: MENU ::::

6 feb. 2018

  • 6.2.18
La reivindicación de los derechos de las mujeres ha dado el salto a la esfera pública para quedarse. Atrás quedaron los días en los que el colectivo femenino agachaba la cabeza ante las injusticias de género, hoy más que nunca destacan figuras como Emmeline Pankhurst, líder del movimiento sufragista en Gran Bretaña y cuya historia fue llevada al cine en Sufragistas, Jane Austen, cuyos personajes femeninos además de estar definidos psicológicamente por diferentes variedades de juegos de cartas destacaban por su libertad y su rebeldía, o Virginia Woolf, una de las primeras mujeres en reflexionar sobre la identidad femenina y su relación con el mundo de las artes. En memoria de todas ellas, cientos de mujeres salen a la calle a defender públicamente su legado. La última de estas reivindicaciones pudimos verla en la Gala de los Goya, en la que todos los asistentes portaban un abanico rojo con el lema MásMujeres que reclamaba una mayor presencia femenina en la cinematografía española. La iniciativa, puesta en marcha por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), fue todo un éxito.



Pero no solo el cine, tanto en sus producciones como en los diferentes actos públicos que tienen al séptimo arte como protagonista, es el único en reivindicar la figura de la mujer, también el teatro ha desarrollado en los últimos años una conciencia femenina que puede apreciarse en diversas obras que se representan a lo largo de la geografía española. Una de esas obras será la encargada de poner en valor la historia de las mujeres en Dos Hermanas el próximo 11 de marzo con motivo de las celebraciones del Día de la Mujer, celebrado el 8 de marzo desde 1910.

Troyanas, de Eurípides, y dirigida por Carme Portaceli, otorga la palabra a todas aquellas mujeres que fueron silenciadas y olvidadas, a los personajes femeninos que aún estando presentes en los grandes momentos de la humanidad, tanto en los buenos como en los malos, sus nombres jamás han poblado las páginas de un libro de historia, y si lo han hecho tan solo se las ha presentado como meros complementos de hombres poderosos. En Troyanas, Portacelli invita a todas las mujeres que sobrevivieron al conflicto en Troya y que fueron tratadas como parte de un botín a que alcen sus voces y defiendan su verdad, exponiendo cómo vivieron aquel proceso y que sintieron durante el mismo. Así, el espectador podrá escuchar frases como "Jamás pariremos silencio", "No dejéis que la injusticia siga el silencio" o "No hay dolor en el mundo que no me pertenezca" que reflejan claramente los sentimientos de rabia, dolor e impotencia que vivieron aquellas mujeres. Todas ellas son pronunciadas por Hécuba, interpretada por una Aitana Sánchez-Gijón que parece sentir en lo más hondo de su ser cada una de las palabras del texto. Junto a la actriz de origen italiano también estarán Alba Flores, Maggie Civantos, Gabriela Flores, Miriam Iscla, Pepa López y Nacho Fresneda en el papel de Taltibio, anteriormente representado por Ernesto Alterio.

La obra, que fue presentada en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida el pasado año, llegará al Teatro Municipal Juan Rodríguez Romero de Dos Hermanas tras haber recalado en Barcelona, Sangunto y Madrid. El precio de las entradas es de 10 euros y están disponibles a través de en www.doshermanas.es desde el día 1 de febrero y en taquilla desde el día 19 del mismo mes.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos