:::: MENU ::::

24 mar. 2018

  • 24.3.18
La Virgen de las Angustias se quedó resguarda. Y los hermanos de la Agrupación Parroquial de la Misericordia, con las tremendas ganas de verla por primera vez en la calle. Pero el tiempo lo impidió. Pese a ello, muchos de los vecinos de la barriada nazarena de Julio Carrasco se acercaron por la casa hermandad para contemplarla sobre el paso. Aunque, como todos decían, ya habrá muchos más Viernes de Dolores.



La tarde de este Viernes de Dolores no presagiaba nada bueno. Una lluvia fina, pero constante, hizo que la Junta de Gobierno de la Agrupación Parroquial decidiera aplazar la salida de la imagen de Nuestra Señora de las Angustias, prevista en un principio para las 19:00 horas, a la decisión que la Junta de Gobierno en pleno, con el presidente de la misma, el párroco de Nuestra Señora del Amparo y San Fernando, don Manuel Chaparro Vera, debía adoptar una hora más tarde, para, con los últimos partes meteorológicos sobre la mesa, valorar si se salía a la calle o no.

Y la decisión fue unánime. Antonio Durán Verdugo, vicepresidente de la Agrupación de la Misericordia, se dirigió poco después a una abarrotada casa hermandad para comunicar a todos que se había acordado, por unanimidad, no salir debido a que la probabilidad de lluvia se mantenía hasta al menos las doce de la noche.



"El trabajo de la Agrupación ya estaba hecho, todo estaba preparado, y el trabajo de Ella está en la calle, que no hay más que mirar cómo está", dijo poco después Antonio Durán, quien incidió en, por un lado, la idea de no arriesgar el patrimonio humano, con los niños y personas mayores que iban a formar parte del cortejo, ni tampoco con la imagen de la Virgen, "porque aunque las previsiones de lluvia bajaban, no se eliminaban del todo. La decisión ha costado trabajo, pero ha sido unánime".

En la calle, la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas, que iba a acompañar a la imagen, se despidió tocando la marcha 'En tu mirada La Misericordia' y la Marcha Real. Poco después, sobre las 20:30 horas, se rezó el Santo Rosario y se dejaron las puertas de la casa hermandad abiertas hasta las 22:00 horas, para que todo aquel vecino o devoto que quisiera pudiera contemplar a la Virgen sobre su paso. Y en el espíritu de todos, como expresó Antonio Durán, la ilusión de verla el próximo año en la calle, porque "si Dios quiere, habrá muchos más Viernes de Dolores".

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos