:::: MENU ::::

8 abr. 2018

  • 8.4.18
Vecinos de los municipios de la provincia de Sevilla como Marchena, Carmona, Mairena del Alcor, Arahal o Brenes, además de Dos Hermanas, se han sumado al llamamiento desesperado de Sara Casas, una madre que debe costear el tratamiento de su hijo Emilio, de 4 años, quien desde su nacimiento sufre una enfermedad rara conocida como Síndrome de Pierre Robin.



Dos Hermanas ha mostrado en numerosas ocasiones su solidaridad con el pequeño Emilio Casas, bien a través de la organización de festivales benéficos o de la venta de pulseras o donaciones, pero, sobre todo, con la recogida de tapones de plástico, con cuyos beneficios Sara, su madre, puede costear parte del tratamiento que requiere, especialmente fisioterapia, logopedia y estimulación, que asciende a unos 600 euros mensuales, a lo que no puede hacer frente con la ayuda de 400 euros que recibe en la actualidad.

Tras el último llamamiento desesperado de Sara, han sido numerosas las personas que se han puesto en contacto con ella, algo que le ha vuelto a provocar una tremenda alegría, ya que, además de la reactivación de la campaña de recogida de tapones de plástico, se está organizando de nuevo un festival benéfico, que a ella le gustaría que se pudiera organizar el próximo mes de mayo en el Palacio de los Deportes de Dos Hermanas.

Esta solidaridad le ha venido además no sólo de su ciudad, sino de otros municipios de la provincia, ya que han sido numerosos los vecinos que se han puesto en contacto con ella para ayudarle en la recogida de tapones y el traslado de estos a la planta de reciclaje, donde por su entrega se obtenga algún dinero.

Una de estas personas es Pilar Verdugo, una vecina de Marchena pero que trabaja desde hace un tiempo en Carmona, que se encuentra especialmente sensibilizada ya que ha vivido muy de cerca en su familia el sufrimiento que supone contar con una sobrina que padece igualmente una enfermedad rara. Esperanza tiene 4 años de edad y, aunque actualmente se encuentra mejor, el tratamiento de esta enfermedad, que se centra en una patología del desarrollo neurológico que en ocasiones se confunde con el autismo o la parálisis cerebral, le hizo a toda la familia participar de forma muy activa en la recogida de tapones de plástico.

Ahora, Pilar Verdugo desde Carmona o a través de su familia en Marchena se han puesto manos a la obra para ayudar a Sara con la recogida de tapones, al igual que realiza desde Dos Hermanas Juan España, un antiguo miembro de la cuadrilla del torero Juan José Padilla, que desde hace varios meses cuenta con una tienda Casual en la céntrica calle Cristo de la Vera-Cruz y que al conocer la noticia no dudó ni un instante en ofrecer su establecimiento como punto de recogida de tapones.

Juan España le ha ofrecido además a Sara su furgoneta para el traslado de los tapones hasta la planta de reciclaje y está intentando que una televisión nacional aborde todo lo relacionado con el pequeño Emilio, con su enfermedad rara y con todas las enfermedades raras que sufren cientos de niños y niñas en nuestro país. Juan España es además una persona especialmente sensibilizada ya que tiene una hija con discapacidad intelectual que ha empleado en su propia tienda de ropas, algo que entiende fundamental para la integración de la misma en el difícil mercado laboral.

Junto a ellos, José Manuel León, propietario de una peluquería de caballeros y niños en la calle Gustavo Bacarisas, junto a la Parroquia de la Oliva de Dos Hermanas, también conoció recientemente el problema por el que pasa Emilio Casas y se ofreció igualmente para desde su local tratar de recoger el máximo número de tapones, porque "todo lo que sea ayudar es poco".

'Asociación Emilio Casas'

Mientras tanto, Sara, quien asegura que se encuentra muy ilusionada por la respuesta que está recibiendo, está tratando de constituir la 'Asociación Emilio Casas', que englobe a las familias españolas que cuenten con hijos o hijas que sufran también el Síndrome de Pierre Robin, cuyos primeros síntomas son la parálisis cerebral y la polimicrogiria, una malformación también cerebral.

"Creo que sería muy importante la colaboración de todos para tratar de lograr que el Síndrome de Pierre Robin pueda ser investigado, y para que todas las familias afectadas podamos unirnos para tratar de lograr una mayor calidad de vida de nuestros hijos", ha dicho esta madre nazarena, vecina de la barriada de Los Montecillos y que se centra las 24 horas del día en su hijo.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos