:::: MENU ::::

3 may. 2018

  • 3.5.18
La primera noche de la Feria de Dos Hermanas hizo que se viviera de nuevo el contraste entre la luz y la alegría que se vivió en la calle central del Real nazareno, ante cuya portada se agolparon numerosas personas con la intención de vivir el momento del 'alumbrao', y la intimidad que respiraba en el interior de las casetas, la mayoría de ellas con las lonas echadas para acoger la tradicional 'cena del pescaíto'.



En una noche fresca en la calle, pero agradable especialmente en el interior de las casetas, se desarrollaron las primeras horas de la Feria de Dos Hermanas 2018, que se inició oficialmente cuando a las 22:30 horas se accionaron los mandos que dieron luz y alegría al recinto ferial. En ese momento, y como es costumbre, ante la portada principal de la Feria -que este año se vivirá más hacia dentro que hacia fuera, especialmente por las obras que se desarrollan en el solar que ocupaba tradicionalmente el 'Paseo de los turrones'- se concentraron numerosas personas para disfrutar de ese momento y, a continuación, después de tomar algunas fotos o 'selfies' con el móvil, para dar el primer paseo, tomar las primeras copas y, por qué no, bailar las primeras sevillanas.

Fue el momento en el que las casetas pudieron también abrir sus accesos para que pasaran al interior los asistentes a la 'cena del pescaíto', quienes mientras tanto aguardaron ante las mismas, eso sí, degustando una primera bebida servida por camareros en la calle. Una vez todos dentro, la cena transcurrió en la intimidad de los socios o amigos que quisieron disfrutar de un momento de encuentro y de alegría.

Y fue también el instante en el que la 'gran caseta', la Municipal, arrancó con su amplio y diverso programa de funciones, cuyo privilegio, como es igualmente tradicional, correspondió al Grupo de Danzas Ciudad de Dos Hermanas, que con sus bailes y cantes animaron un recinto que congregó a numerosas personas que los escuchaban mientras disfrutaban de su también particular 'cena del pescaíto', sólo que esta mucho más abierta.

Allí y allá la fiesta continuó luego hasta las primeras horas de la madrugada. Bien es verdad que el frío y el hecho de tener que trabajar o estudiar al día siguiente hizo que pronto comenzara a despejarse el ambiente, pero no estuvo mal para ser el comienzo. Y, a partir de hoy, a vivirla ya desde el mismo mediodía, con su paseo de caballos incluido.

Imágenes del 'alumbrao'

























F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos