:::: MENU ::::

25 oct. 2018

  • 25.10.18
Macarena Romero Gómez, de 41 años de edad y nazarena de adopción, es profesora de lengua castellana y Literatura. Desde que tiene 15 años forma parte activa de la Hermandad de la Sagrada Cena, viviéndola desde su época de Agrupación Parroquial. Actualmente se presenta a Hermana Mayor de la corporación bajo el lema “Trabajando juntos por nuestra Hermandad”.



Macarena ya intuía que el momento de presentarse a la elección a Hermano Mayor de la Hermandad de la Sagrada Cena iba a llegar en algún momento ya que ella ha formado parte de las últimas Juntas de Gobierno y es una persona que ha estado constantemente trabajando por la corporación.

Romero define su candidatura como “Muy abierta con personas que pertenecen a un amplio número de familias y que han estado siempre trabajando por la hermandad. No he tenido que buscar a la gente ya que estaban todos aquí”. También incide en que “El hecho de que tu familia no forme parte de la hermandad no quiere decir que no vayas a formar parte de una candidatura, esta es la casa de todo el que llegue, la sentimos como nuestra. Las puertas de esta Hermandad siempre han estado abiertas y lo seguirán estando. Es mi Hermandad, tu Hermandad y la de todo el que llegue”.

La juventud es otro punto fuerte dentro de su candidatura ya que una gran parte de los componentes han formado parte del Grupo Joven de la hermandad y conocen perfectamente sus quehaceres, “Siempre hemos trabajado como una piña, el trabajo que se ve en la hermandad es fruto del trabajo de todos”.

Debido a que la juventud está pidiendo paso, uno de los proyectos de la candidatura es la la creación de un grupo infantil, así como un grupo joven vinculado a la formación y a caridad para que éstos estén unidos desde pequeños y crezcan de manera paralela a la Hermandad.

En torno a los proyectos materiales, tienen en mente continuar con el trabajo del tallado de los pasos tanto del misterio como de Jesús humillado y retomar el proyecto del paso de palio de la Virgen del Amparo y Esperanza, "nos podremos embarcar en nuevos proyectos en tanto en cuanto aumente el número de hermanos".

Macarena destaca que, durante la crisis, la Hermandad de la Sagrada Cena ha ido aumentando la nómina de hermanos y, con la noticia de la salida el año pasado de Jesús Humillado, se notó el incremento de nuevos hermanos.

La formación será una de las piedras angulares del proyecto, “vamos a enlazar esa formación con la caridad. La caridad se divide, por reglas, en dos ramificaciones: en Cáritas parroquial y nuestra labor social es la ONG Nazarena, “la ONG está establecida en nuestras reglas como nuestra labor social. Todas las hermandades desarrollan una gran labor en este aspecto, soy partidaria de publicitarlo para que se conozca que también se trabaja para el pueblo”.

Destaca que la hermandad no es solo jueves santo, “para ser una hermandad pequeña tenemos muchos actos. El carácter sacramental de la hermandad es muy importante, se vive como un jueves santo, siendo un día muy especial”. También hace hincapié en el día del viacrucis de Jesús Humillado y el Rosario de la Aurora, que se desarrollan ambos por el barrio.

La buena relación con la parroquia se torna esencial para el futuro de la corporación “La parroquia le debe mucho a la hermandad y la hermandad le debe mucho a la parroquia, hay una estrecha vinculación entre ambas partes. Nos ayudamos en todo lo que podemos, incluso en el Corpus de la parroquia se pone a disposición todo lo que está en nuestra mano para que se pueda realizar y organizar”.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos