:::: MENU ::::

23 mar. 2019

  • 23.3.19
Dos Hermanas Diario Digital se hace eco en su Buzón del Lector del artículo remitido por María Jesús Raudona Gómez en el que se hace eco de la situación en la que se encuentra actualmente la Plazoleta de Valme. Si lo desea, puede escribir a doshermanasdiariodigital@gmail.com exponiendo su queja, comentario o sugerencia, e incluso acompañarla también de alguna fotografía.



Así luce desde hace días la llamada “Plazoleta de Valme” en la parte estrecha, donde se ubica el kiosco de la ONCE. ¿Que cuál es el origen de esos churretes que decoran la plaza? Pues no lo sé con exactitud, sólo sé que el lunes de la semana pasada había un buen montón de hojas de periódico debajo de uno de los veladores de la terraza que se encuentra en ese lado de la plaza, justamente el velador que se encuentra a escasos 20 cm del citado kiosco de la ONCE. Me pregunté si se trataría de un nuevo reclamo publicitario para la atracción de clientes, el situar la prensa diaria debajo de la mesa para que puedan leerla mientras se toman el café frío y les chorrea por la cara el aceite de la tostada. Pero no, finalmente intuí que los periódicos lo que hacían era tapar la gran mancha que ahora se puede observar cuando no hay mesas justo encima de las bacterias que se habrán generado. Y los churretes que caen hacia el banco que está inutilizado por las mesas de la terraza supongo que serán el fruto del chorreo del material que se hubiera vertido. No sé si se cayó la marmita de algún guisote o algo parecido.

En cualquier caso, ¿es ésta la imagen que queremos para nuestra plaza? Son ya muchas las ciudades españolas que se están planteando terminar con esa invasión sin sentido de terrazas de bares que contribuyen no sólo a la contaminación acústica y visual, sino también a la suciedad y deterioro del espacio que se puede observar en este caso. No olvidemos que se trata de la ocupación de suelo publico en beneficio y para lucro de los empresarios a los que se autoriza esa ocupación a cambio de una tasa y si es al servicio municipal de limpieza al que le toca limpiar esos churretes, será, obviamente, a cargo de los impuestos que pagamos todos.

En algunos otros puntos del centro de nuestro pueblo, las terrazas han venido a ocupar un espacio anteriormente inutilizado, pero en el caso que nos ocupa, la plaza ha tenido siempre un uso vecinal y familiar que ahora sólo se recupera los domingos. Ancianos que tomaban el sol en los bancos de la plaza, niños que jugaban mientras sus madres charlaban sentadas en esos bancos, todo eso se ha perdido. Los bancos están practicamente inutilizados, sobre todo el que se ve en la imagen de los “churretes” que se encuentra a escasos 50 cm del velador que también se observa. ¿No se debe mantener una distancia mínima entre veladores y elementos del mobiliario urbano, como en otras ciudades españolas, así como dejar un espacio determinado para el paso de peatones?. Sé que las terrazas se licencian por un número determinado de veladores, pero ¿no existe un aforo máximo también o puede el empresario situar a ocho personas en un sólo velador, como es el caso del que nos ocupa?

Ojalá algún día recuperemos ese uso familiar que hasta hace unos años tuvo la Plazoleta de Valme, pero esperemos que antes de eso, podamos abandonar el más adecuado nombre de “Plazoleta de los churretes” que le cuadra más en estos días.


MARÍA JESÚS RAUDONA GÓMEZ

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos