:::: MENU ::::

9 sept. 2016

  • 9.9.16
El periodista y nazareno de adopción Fran Ronquillo confiesa que este viernes, cuando se suba al atril de la capilla del Gran Poder de Dos Hermanas para pronunciar la Stabat Mater, hablará de Tú a María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso para contarle "cara a cara" las cosas que le gustaría decirle, e incluso para transmitirle algunas quejas, pero, también, "lo muy agradecido que le estoy por tantas cosas".



Con la meditación en torno al sufrimiento de María que pronunciará el periodista y hermano del Gran Poder Fran Ronquillo, esta Corporación nazarena dará comienzo a los cultos que se desarrollarán en honor a la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso, y que concluirán el próximo día 15 con la Función Principal.

Pero antes, este viernes, Francisco Manuel Ronquillo Rabe se enfrentará a uno de sus grandes retos como persona y como hermano del Gran Poder, al que está haciendo frente desde que este verano su hermano mayor, Mariano Sánchez, le transmitiera, en nombre de la Junta de Gobierno, su deseo de que pronunciara la Stabat Mater en este mes de septiembre.

"Cuando el hermano mayor me lo propuso, en ese momento se me vino a la mente la responsabilidad de hacer una meditación ante la Virgen, porque, en definitiva, la Stabat Mater supone hacer una exaltación del dolor de la Madre ante la Pasión, y de la fuerza que tuvo también", aunque confiesa que al principio no le "cuadraba mucho" que tuviera que hacerlo en septiembre y no durante una cuaresma en la que la mente parece más predispuesta a ello.

"Yo le respondí a Mariano Sánchez que la Hermandad me tenía para lo que quisiera y que por supuesto no sólo lo aceptaba, sino que acogía la propuesta con mucha ilusión. Y a su pregunta de quién quería que pronunciara los rezos posteriores, dije que fuera Valme Caballero, porque me gusta mucho su voz y porque se trata de una persona que vive muy de cerca todas las cosas de la Hermandad".

Y a meditar se puso desde ese mismo instante Fran Ronquillo, en un mes de agosto en el que tuvo que alternar el trabajo en su emisora, Radio Sevilla, con la dedicación a su familia y a su hijo durante el disfrute de las vacaciones, pensando que, como ya le ocurriera a su compañero Javier Márquez cuando pronunció la Stabat Mater ante Santa Marta, "que tenía que ser algo bonito", porque se trataba de situarse ante Ella, pero fuera de los cultos a los que acude siempre que puede o de las ocasiones en las que se asoma a su capilla para ver al Señor y para darle las gracias a la Virgen por todo lo que tiene.

Durante esa meditación, Fran Ronquillo confiesa que rápidamente encontró el camino que le guiaría su Stabat Mater en el hecho de no haber podido salir el pasado año con la túnica de nazareno durante la Madrugá nazarena. "Esta Semana Santa sólo pude vivir algo el Domingo de Ramos en Sevilla, trabajando además, pero cogí tal ronquera, debido a una laringitis muy acusada, que me la pasé totalmente en blanco. Y entonces me dije que mi enfoque sería pagarle a la Virgen esa noche que le debía".

Durante ese encuentro tan especial que se producirá este viernes, Fran Ronquillo dice que le hablará a María "de Tú, porque creo que voy a sentirme más cómodo para contarle cara a cara todo lo que yo le hubiera dicho si hubiera salido el pasado año en la Madrugá. Y, aunque va a ser un discurso social, yo quiero que María sepa que tengo algunas quejas. Tampoco la voy a convertir a Ella en la ventanilla de las reclamaciones, pero sé que no me voy a ir en paz si no se las digo".

"Pero quiero también que sepa que le estoy muy agradecido por otras muchas cosas, y que sepa que está muy bien rodeada, que en esa Hermandad que a mí me ha acogido con tanto cariño hay gente extraordinaria, que hace mucho por los que no tienen, que se emocionan cada vez que bajan al Señor para cambiarle la túnica y que tienen muchos detalles..., y que sepa que se llame como se llame, en nuestro caso Mayor Dolor, en San Bernardo Refugio o en El Porvenir La Paz, es la misma. Que sepa que es imperdonable que la gente no fomente la paz, y quiero proponerle además un reto, algo idílico, que me lo voy a guardar, para ver si me ayuda a sacarlo adelante".

Conociendo todos en la Hermandad y en Dos Hermanas la faceta, no sólo profesional, sino también humorística de Fran Ronquillo, resulta fácil imaginar -como así él mismo adelanta- que en sus palabras habrá un momento para el humor, "que creo que si se hace en una dosis adecuada y a modo de guiño, puede estar bien..., es más, yo le hago un guiñito al principio, y reconozco que cuando lo estaba escribiendo me reía yo mismo y me decía que qué poca vergüenza lo que yo le voy a decir a Ella delante de todos los que asistan. Eso sí, lo haré con mucho respeto".

Un respeto que guarda para sus adentros cuando recuerda por qué, en el año 2009, se hizo hermano del Gran Poder de Dos Hermanas, y en la emoción que aún le supone pensar en su suegro, del que confiesa una devoción absoluta "por cómo se portó conmigo, por cómo hacía disfrutar de la vida a todos los que le rodeaban, por lo generoso que era y por la alegría que transmitía, y que se nos marchó en 2008 dos meses antes de naciera mi hijo y su primer nieto. A mí aquello me dejó muy tocado, y como él era muy devoto del Gran Poder, yo dije en casa que me quería hacer hermano. Y ahí seguiré, además ahora también con mi hijo".

FRANCISCO GIL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos