:::: MENU ::::

20 jun. 2017

  • 20.6.17
La Fiscalía de Dos Hermanas ha solicitado una pena de 25 años y 5 meses de prisión para Francisco J. Román de Dios por asesinar y descuartizar a su tío, Diego de Dios Ronda, en un piso situado en el número 21 de la calle Las Cabezas de San Juan en la noche del 26 de febrero de 2016. El juicio por este hecho comenzará el próximo 29 de junio en la Audiencia Provincial de Sevilla, según ha adelantado la agencia Europa Press.

Francisco J. Román.

En su escrito, el fiscal considera probado que Diego de Dios acogió unos tres meses antes del suceso a Francisco J. Román en su piso de la calle Las Cabezas de San Juan y que desde el primer instante existió una mala relación entre ambos, especialmente a raíz de que el acusado comenzara a vender algunos objetos de su tío.

En uno de estos casos, en un hecho que transcurrió entre las 21:00 horas del 26 de febrero y las 10:00 horas del día siguiente, la víctima reprochó a su sobrino que hubiera vendido una videoconsola Play Station 4, iniciándose una discusión que acabó cuando este último cogió con fuerza a su tío por ambos brazos y le golpeó en la cabeza con una picola y un martillo-machota, golpeándolo hasta en doce ocasiones, causándole la muerte por fractura del cráneo.

Seguidamente, y según recoge la información facilitada por Europa Press, Francisco J. Román introdujo el cuerpo de su tío en la bañera del piso y comenzó a descuartizarlo con un gran serrucho, empezando primero por ambas piernas a la altura de la rodilla, que, tras empaquetar y guardar en una mochila, escondió entre unas piedras situadas junto al cauce del río Guadaíra a su paso por la SE-40. En seguidas sesiones, continuó descuartizando el cuerpo de la víctima, siguiendo por los brazos y luego hasta la altura del tronco.

Este hecho fue descubierto cuando dos conocidos de la víctima, quienes lo trataban a diario en un bar cercano a su domicilio, avisaron a la Policía Nacional de que llevaban dos días sin verlo, algo que les había extrañado, acudiendo dos agentes hasta su domicilio y consiguiendo entrar en el piso, en el que se encontraba Francisco J. Román, después de insistirle para que les dejaran entrar, encontrando el cuerpo de la víctima en la bañera del domicilio y con parte de su cuerpo amputado.

El fiscal ha solicitado para esta persona una pena de 25 años de prisión por un delito de asesinato y 5 meses de cárcel por otro de profanación de cadáver. El juicio, con jurado, comenzará a celebrarse a partir del próximo 29 de junio en la Audiencia Provincial de Sevilla.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos