:::: MENU ::::

21 dic. 2017

  • 21.12.17
En el transcurso de un breve acto celebrado en la Capilla de Santa Ana, en presencia de la gran mayoría de los hermanos mayores de las corporaciones nazarenas y presidido por el párroco de Santa María Magdalena, don Manuel Sánchez de Heredia, tomó posesión en la noche de este miércoles la nueva Junta Superior del Consejo de Hermandades y Cofradías de Dos Hermanas, que preside Juan José Muñoz Villadiego.



Con la intención de "reforzar el Consejo de Hermandades y conseguir devolver la confianza para que de nuevo todas las hermandades os sintáis orgullosas de pertenecer al mismo" ha llegado el nuevo presidente de esta institución nazarena, que vuelve a contar con una Junta Superior elegida por los presidentes de las corporaciones locales después del período de 'impase' que marcó la dimisión del anterior presidente, Antonio Gavala, y la dirección interina durante algo más de siete meses de don Manuel Sánchez de Heredia.

Tras darse lectura al decreto de la Delegación Episcopal de Asuntos Jurídicos de las Hermandades y Cofradías de Sevilla, que preside el sacerdote nazareno don Manuel Sánchez Lombo, y por el que se da oficialidad al resultado del proceso electoral celebrado el pasado 11 de diciembre, se procedió a la toma de posesión de sus nuevos integrantes en presencia de la imagen de San Ana, patrona de Dos Hermanas.



El Consejo, integrado por sólo cinco personas, se encuentra presidido por Juan José Muñoz Villadiego, quien contará en la vicepresidencia con Ricardo Atienza Jurado, en la secretaría con Francisco Leoncio Alba Claro, como tesorero estará Rafael Camúñez Benítez -ausente en este acto por unos problemas familiares-, y como único vocal con Juan José Fernández Pérez. Y junto a ellos se encontrará como auxiliar para Montequinto Eulogio Muñoz Ruiz, quien fuera hermano mayor del Rocío en esta barriada.

Tras unas breves palabras pronunciadas por el párroco de Santa María Magdalena, en el sentido de que "todo el que inicia el camino debe tener muy claro cuál es la meta y debe buscar las ayudas necesarias para dar los pasos oportunos y poder alcanzar el horizonte deseado", el nuevo presidente del Consejo se dirigió a todos para, en primer lugar, agradecer a los hermanos mayores "el voto de confianza que nos habéis dado" y para mostrar su deseo de "hacernos dignos" de ella "trabajando a favor de la Iglesia y de las hermandades y cofradías de nuestra ciudad".



Juan José Muñoz, nacido en Dos Hermanas hace 65 años, jubilado tras toda una vida trabajando como técnico en telecomunicaciones, casado, con tres hijos y tres nietos, y una persona que siempre se ha mantenido muy vinculada a las hermandades nazarenas, especialmente al Cautivo, a la que pertenece desde que nació, a la Amargura y a Pasión, aseguró que su Junta sólo esperaba la ayuda de todas las hermandades, "porque sólo así se podrá conseguir el bien común de todas y hacer realidad uno de los fines primordiales de este Consejo: incrementar el amor fraterno entre todos los hombres y evangelizar con la palabra de Dios y la enseñanza de la Iglesia".

El nuevo presidente pidió a todos un poco de "paciencia" en estos primeros meses, en los que se trabajará para ir tomando conocimiento "de la realidad del mismo", para en años posteriores poder ir planificando un trabajo que, fundamentalmente, irá dirigido a reforzar la entidad "y a conseguir devolver la confianza a la misma, para que de nuevo todas las hermandades os sintáis orgullosas de pertenecer a este Consejo".

Aunque anteponiendo, añadió, que "sin vuestra ayuda será imposible", porque "necesitamos estar respaldados por todas las hermandades, que estas se sientan partícipes, que nos ayuden a trabajar y a mejorar. Queremos crear un buen ambiente, cordial, entre hermanos, anteponiendo los intereses comunes a los personales y poder formar una gran familia cofrade, trabajando juntos por nuestra Iglesia y nuestra fe, mejorando nuestra formación, los cultos y nuestra caridad, que al fin y al cabo son los pilares fundamentales de una hermandad", aseguró.



Asimismo, transmitió que le gustaría contar con un Consejo "sincero, claro, fraternal, que de verdad sea una familia cristiana, trabajador, aportando ideas, con buenas disposiciones para ayudar a quien lo necesite y que todos podamos sentirnos orgullosos de pertenecer a la misma".

Por último, Muñoz Villadiego aseguró que ser cofrade "no es solo apuntarse a una hermandad y vestir sus hábitos, sino una forma de vida, de ser un cristiano comprometido con la Santa Iglesia y con la palabra de Jesús". Por ello pidió que se tuviera mucho cuidado con los cultos externos, "que deben tener mesura" y haciendo "que nuestras estaciones de penitencia puedan llegar a ser una valiosa catequesis en las calles de nuestra ciudad".

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos