:::: MENU ::::

2 feb. 2018

  • 2.2.18
Año tras año muchas familias nazarenas realizan la presentación de sus hijos, la mayoría de ellos nacidos en el último año, ante la Virgen de Valme, que es situada a los pies del altar mayor de la Parroquia de Santa María Magdalena, cumpliendo así con una tradición que cumple ya 28 años con motivo de la Festividad de la Candelaria.



El espectáculo en la Parroquia de Santa María Magdalena cada 2 de febrero es increíble. Y es que presenciar el pasillo central de este templo y los laterales literalmente repletos de carritos, así como oír esas peculiares voces que suenan a inocencia o incluso algún que otro llanto, hace que se transforme todo en un ambiente que sólo provoca entre los mayores sonrisas de complacencia.

Pasados unos minutos las seis y media de la tarde de este jueves, día 2 de febrero, el párroco de Santa María Magdalena, don Manuel Sánchez de Heredia, dio la bienvenida a todos poco antes de que, uno a uno, comenzaran a ser llamados los 130 niños y niñas que se habían inscrito previamente para asistir a este acto. Porque luego, al final, se deja que sean presentados ante la Virgen de Valme aquellos otros que no lo habían anunciado, pero que igualmente acuden con el mismo deseo.

Junto a la Protectora, don Manuel Sánchez de Heredia fue cogiendo uno a uno a todos los pequeños que acudieron con sus padres o abuelos, colocándolos ante la imagen, mientras que María Luisa Díaz, camarera de la Virgen, los cubría con el manto para que los proteja y purifique. De esta forma se daba cumplimiento un año más a la celebración de la Festividad de la Candelaria, con la que se conmemora la Purificación de la Virgen María y la presentación del Niño Jesús en el Templo.

DH DIARIO DIGITAL / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos