:::: MENU ::::

18 ago. 2018

  • 18.8.18
El pasado jueves, 16 de agosto, se presentó el cartel del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen del Rocío en el Santuario de la Virgen del Rocío, situado en la localidad onubense de Almonte. El autor de este cartel es el pintor nazareno Juan Miguel Martín Mena que ha puesto sus bolígrafos y acuarelas para una magnífica representación de la Blanca Paloma, una de las mayores devociones que habitan en su interior.



El artista nazareno se ha inspirado en el estilo modernista, al ser la corriente artística imperante en el año de la coronación, para realizar dicha obra.

Flanquean las esquinas superiores dos aves del coto, dos espátulas que portan en sus alas unos escudos. Por un lado el escudo del cardenal Almaraz, arzobispo de Sevilla, quien coronó a la Virgen del Rocío y en la otra esquina vemos el escudo del cardenal español Rafael Merry del Val quien fuera prefecto de los canónigos romanos y el que firmó el Decreto de la Coronación.

En la parte superior también se observan 12 azucenas, que simbolizan a la Hermandad Matriz y a las 11 hermandades filiales que por entonces había. Entre ellas asoma una libélula, símbolo modernista de proyectos y sueños que se hacen realidad, y una abeja escondida entre las hojas nos ilustra que, al igual que en una colmena alrededor de su Reina, la mejor forma de vivir esta fe es en comunidad, a través de nuestras hermandades.

El cromatismo está claramente diferenciado en un bloque central de tonos cálidos y brillantes sobre un fondo de colores fríos más oscuros que recortan la silueta de la Virgen destacándola como primer impacto de su visualización.

En el centro del orbe, la corona canaliza los rayos que proviene del Espíritu Santo y es la Santísima Virgen la que como “Espejo de Justicia” irradia sobre nosotros la luz divina. Recalcando que la coronación, aunque promovida por intenciones humanas, se lleva a cabo, sin duda alguna, por intercesión divina.

El cartel es rematado es su parte inferior por un marco ornamental con la leyenda “Nuestra Señora del Rocío” flanqueada por las fechas de la efeméride y su centenario.

El Espíritu Santo que aparece en la obra es la aportación personal de Martín Mena, pues es la paloma del Simpecado de Dos Hermanas, simbolizando la forma que el autor tuvo de llegar a la Virgen del Rocío.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos