:::: MENU ::::

28 feb. 2017

  • 28.2.17
La celebración del Día de Andalucía en Dos Hermanas ha contado este 28 de Febrero con un acento muy marcado hacia aquellas personas que más necesitan la ayuda de los demás. Primero, con el protagonismo para un niño y una niña que sufren enfermedades raras y que tuvieron el privilegio de izar las banderas de Andalucía y España, y luego con las palabras en memoria de Pablo Ráez, el joven andaluz enfermo de leucemia que falleció el pasado sábado en Málaga.



Entre reconocimientos y conmemoraciones se han cruzados varios aplausos, de esos que son sentidos de verdad, dirigidos hacia dos niños nazarenos que luchan cada día por seguir viviendo, y hacia un joven andaluz, natural de Marbella, que se ha convertido en todo un ejemplo de lucha por los demás y de amor por la vida, esa misma que se le fue este sábado, día 25 de febrero, por culpa de una enfermedad maldita como la leucemia.



Porque el tradicional acto de homenaje a la Bandera que ha acogido a las 12:00 horas la Plaza de la Constitución, justo a las puertas del Ayuntamiento, ha estado protagonizado por dos niños con enfermedades consideradas raras, Samuel, que sufre el síndrome de Wolfran, y Marta, con hipertensión pulmonar, que son los que, con ayuda de sus padres, han izado las banderas de Andalucía y España, en un gesto que fue reconocido por el mucho público que se congregó en este lugar.



"Y lo han sido", dijo el delegado de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Dos Hermanas, Juan Antonio Vilches, "porque era un día perfecto para que ellos tuvieran esa experiencia y para llamar la atención a toda la ciudadanía de que sigue existiendo ese problema y que ellos necesitan que todos les echemos una mano".



Como siempre, la Banda de Música Santa Ana de Dos Hermanas puso la ambientación a un mediodía al que asomaron algunas nubes y en el que estuvieron presentes varios delegados de la Corporación nazarena, así como representantes de los grupos municipales del PP y de Ciudadanos, mientras que se ausentaron los de Sí Se Puede e IULV-CA.



Y seguidamente todos acudieron al Centro Cultural La Almona, donde se desarrolló el acto institucional de entrega de reconocimientos a los nazarenos y nazarenas que se han distinguido en el último año por sus valores de solidaridad, participación y compromiso con el movimiento vecinal y social de la ciudad.

Un acto que se inició con las palabras del delegado de Participación Ciudadana, quien se refirió al 28-F como un día "para la paz, la esperanza y la solidaridad", especialmente hacia "aquellas personas de Dos Hermanas que participan en distintas asociaciones y entidades ayudando a todos cuantos lo necesitan. Tantas gentes son que este delegado se siente muy orgulloso de ser el responsable de Participación Ciudadana de una ciudad con mucha y muy buena gente".

En medio de ese reconocimiento, Juan Antonio Vilches reservó en su discurso unas palabras muy especiales hacia "un andaluz, que no es de Dos Hermanas, pero que ha demostrado lo que vale nuestra tierra y nuestra gente", recogiendo un pensamiento que consiguió llevar a todos poco antes de su reciente fallecimiento.

Fue entonces cuando dio lectura a las palabras escritas por el joven malagueño Pablo Ráez, que logró aumentar de forma prodigiosa las donaciones de médula en España gracias, sobre todo, a su conmovedora y profunda campaña a través de las redes sociales, y que luchó contra la leucemia hasta que la vida le dio el último suspiro el pasado sábado.

Y lo hizo recordando lo que decía el propio Pablo, que se vive exclusivamente por y para el tiempo, que el planeta se está degenerando, por culpa de las guerras y por la producción sin control... y sólo por dinero, que frente a quien siempre busca más, se olvidan de lo básico, de ser más felices y de darse cuenta de que lo realmente importa, de ahí que Pablo Ráez, frente a ello, pidiera a todos "más sonrisas, más abrazos, más paz" y "la mejor versión de nosotros mismos".

Juan Antonio Vilches dio lectura por último a parte de un poema de Rosa María Martos Guillén, aquel que acaba que "donde haya tierra, haya un andaluz", y seguidamente se dio paso al acto de entrega de reconocimientos, que hizo vivir momentos muy especiales y que se vieran muchas lágrimas de emoción.



Sobre el escenario del Centro Cultural La Almona fueron subiendo, uno a uno, todos lo que en este Día de Andalucía de 2017 han sido reconocidos por, en general, una vida dedicada a los demás, como fueron los casos de Francisca Mejías Alonso, presidenta de UPRODEA (Unión Protectora de Animales); Juan Manuel Jiménez Fuentes, presidente de la Asociación de Vecinos Váleme Señora (‘Casas Baratas’); Félix Moriña Plata, presidente de la Asociación Cultural Entretorres; Manuel Hurtado Cotán, presidente del Consejo de Mayores de Fuente del Rey; el matrimonio integrado por Francisco Martínez Montilla y Dolores del Valle Gómez, por la labor que realizan desde hace años en pro de la donación de sangre, y la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados ‘El Timón’, que preside Rafael Durán, por la labor terapéutica que realizan cada semana y que ha beneficiado a cientos de nazarenos.

Tras la entrega de estas distinciones, se proyectó el audiovisual titulado ‘Transición Andaluza-Proceso Autonómico’, la nueva sucesión de fotografías a cargo de Loly López Guerrero y que tituló en esta ocasión ‘Con el tren llegó el progreso’, y la actuación del cantante nazareno Óscar Linares, quien ofreció una original versión del Himno de Andalucía.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos