:::: MENU ::::

15 dic. 2016

  • 15.12.16
Ha sido el médico de toda la vida en Montequinto. Don Pablo para todos, la persona que llegó a esta barriada nazarena en el año 1980, teniendo que atender a los vecinos en un casi prefabricada, pero cuyas conversaciones con Francisco Toscano, una vez que en el año 1983 tomó posesión como alcalde, fructificaron pronto en un Centro de Salud acorde con las necesidades del barrio.



Y en la tarde de este jueves, don Pablo ha visto cómo el Centro Municipal de Formación de Personas Adultas de Montequinto recibe desde ese mismo instante su nombre completo, Pablo Guzmán Pueyo, en un acto que ha estado presidido por el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, y al que han asistido vecinos y pacientes de este médico, así como la gran parte del equipo de profesionales que le han acompañado en estos años y con quienes quiso compartir este momento tan especial.



Tan nervioso estaba don Pablo que sus breves palabras, una vez que se procedió a descubrir el gran monolito que muestra su nombre, sólo fueron para "agradecer a Montequinto este gesto", algo que aseguró que le llenaba "de orgullo", aunque también "de vergüenza". Eso sí, no se olvidó de su equipo de trabajo, "de forma que yo no podría ser nada sin ellos", ni de su barrio, pidiendo por último "perdón" por si durante sus años como médico pudo haber fallado a alguna persona o cometido algún error.

Estas palabras de don Pablo estuvieron precedidas por el alcalde nazareno, quien reconoció que siempre resultaba agradable reconocer "en vida" a un vecino del pueblo por sus años de trabajo y su entrega, recordando que cuando llegó a Montequinto en el año 1980 esta barriada sufría muchas carencias, entre ellas algunas tan prioritarias como la atención sanitaria.



Sin embargo, y una vez que Toscano tomó posesión como alcalde en el año 1983, don Pablo no perdió el tiempo y le planteó la necesidad de que Montequinto debía contar con un centro de salud acorde con su creciente población, petición que fue atendida por el alcalde, de forma que al año siguiente se comenzó a construir el actual Centro de Salud, que con el tiempo fue recibiendo mejoras.

"Pablo ha trabajado desde siempre con todos los que estáis ahora aquí y con vuestras familias. Y cuando se pensó en ponerle nombre a este centro, que atiende a personas mayores, enseguida surgió el suyo, porque es bueno que en vida se reconozca a las personas que han contribuido en nuestro entorno a hacernos la vida un poquito mejor. Y esa es la suerte que tenemos. Se reconoce a una de las personas que más ha contribuido en la mejora de la atención sanitaria en Montequinto", dijo el alcalde.

F. G. / REDACCIÓN

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos