:::: MENU ::::

16 ago. 2019

  • 16.8.19
El municipio es el espacio donde se desarrolla el acontecer humano, donde nacen y emergen las culturas, donde se frustran o renacen viejos sueños. El municipio puede ser el lugar donde nacemos y nos desarrollamos, o puede ser el lugar donde decidimos criar a nuestros hijos. Es tal la importancia de los municipios que es en ellos donde se puede encontrar lo mejor del ser humano: la solidaridad, la cooperación, el grupo, la familia...



El municipio es un espacio que, si es grande, se subdivide en barrios, lugares donde se encuentran las personas y se intercambian los vínculos; y si el municipio es pequeño, se trata de un lugar donde todos y todas se conocen en mayor o menor medida.

Es tal la importancia de nuestros municipios que si hacemos una comparativa entre la violencia de las grandes urbes y los pequeños municipios, podremos visualizar en las estadísticas que los delitos son mucho menores en los municipios y en la zonas rurales. Y también podemos apreciar que la mejor manera de pasar desapercibido es en los grandes municipios y en las ciudades, ya que el volumen de gente es mayor y, por tanto, es más difícil controlar a las personas que habitan ahí.

El municipio –sea rural, rural-urbano o urbano– es muy importante a la hora de hablar de arraigo, identidad, cultura y educación, lo que nos lleva a ver cuán necesario es trabajar y desarrollar acciones dirigidas a este entorno, así como a los barrios de las ciudades medias y grandes.

Para ello, se pueden subdividir las zonas en pequeños barrios con grandes arraigos de identidad, trabajando las políticas públicas desde estas administraciones y dotando de la formación y herramientas necesarias para paliar problemáticas como el trabajo, la educación, la salud, el cumplimiento con las administraciones... prestando el mayor número de servicios a la comunidad.

Sin embargo, es muy triste ver que la deuda total de los ayuntamientos de España asciende a cerca de 21.000 millones de euros. Ello nos hace preguntarnos qué es lo que está pasando para que los ayuntamientos tengan endeudadas las arcas públicas: ¿Es una mala gestión? ¿Es falta de formación? ¿Es una falta de planificación? ¿Es una visión a cortísimo plazo?

Sea cual sea el problema que lleva a muchos ayuntamientos a endeudar sus arcas públicas, se hace necesario tomar tierra y comenzar a planificar, con una visión a largo plazo y de forma holística, ya que para cualquier ciudadano que paga sus impuestos, que cumple con sus obligaciones públicas, se le hace muy difícil pensar que todo ese dinero que paga a través de tasas e impuestos no es suficiente para desarrollar acciones sino que está sirviendo para pagar deudas que, en su mayoría, vienen de una mala gestión y de una banal planificación.

No vamos entrar en la valoración de si es que hay más sueldos y sobresueldos de los que un ayuntamiento puede soportar; no vamos a entrar en la valoración de que es muy posible que los ayuntamientos pequeños y medianos no dispongan de personal cualificado para redactar proyectos... Pero sí vamos a entrar en la necesidad de planificar y crear espacios abiertos de encuentro entre los políticos y la ciudadanía, ya que para llevar a cabo una planificación a largo plazo –y que no sea destruida por gobiernos futuros, sino que pueda ser fomentada con nuevas acciones– se hace necesario que la ciudadanía se involucre y, al mismo tiempo, sea intermediaria que arbitre y exija.

De esta forma, pensar primero en las personas, dejando el partidismo y la búsqueda de votos, para dar paso a la sana y profunda reflexión social de los votantes y de sus mejoras y aportaciones innovadoras, así como a la planificación que los propios ciudadanos, con la ayuda de los técnicos del Ayuntamiento, han decidido que es lo mejor para su pueblo.

Y es que una planificación a largo plazo necesita de la implicación de todos y todas, planificando de forma abierta y responsable el municipio que quieren. Esta iniciativa es una propuesta valiente y atrevida, que necesita de un gesto profundo de transparencia y humildad, además de un profundo trabajo con la ciudadanía para hacerlos partícipes y parte de un proyecto conjunto.

Por otro lado, tenemos que hablar de la importancia de la universidad, ese espacio de creación de documentos científicos que, en su mayoría, tienen un destino infértil e incompresible para los no académicos. La universidad es un espacio necesario e imprescindible para trabajar la planificación local a largo plazo, mientras que el político tiene que trabajar a nivel local, optimizando los recursos, creando acciones para atraer la participación, desarrollando políticas públicas que le ayuden a la misma, gestionando y trabajando en las distintas áreas para saber cuáles son las necesidades reales del municipio...

En efecto, la universidad es el espacio de investigación y creación. Para ello se hace necesario que baje de su peldaño de conocimiento y se convierta en un espacio abierto y constructivo real, trabajando codo a codo con los municipios y sus ciudadanos, con las empresas locales, para que hagan una verdadera apuesta de adaptación a las exigencias del siglo XXI, identificando demandas y ofertas de empleo para adaptar la formación local a las necesidades del territorio e investigando el territorio y los nuevos yacimientos con que cuenta.

En definitiva, se trata de crear microespacios de encuentro en los que la ciudadanía, el municipio, los representantes políticos, los funcionarios y la universidad trabajen conjuntamente en la planificación del territorio. Proponemos, por tanto, que la universidad baje al municipio y trabaje junto a él, creando municipios fuertes y llenos de oportunidades para las personas.

Para trabajar y planificar el municipio que queremos para nosotros, para nuestras familias y amigos se hace necesario que todos y todas nos involucremos y sintamos que el proyecto a largo plazo es nuestro proyecto, porque somos parte, participamos y somos escuchados al mismo tiempo que aprendemos de los demás.

MERCEDES C. BELLOSO

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos