:::: MENU ::::

13 sept 2020

  • 13.9.20
El Hospital de Valme está ejecutando durante este verano un conjunto de intervenciones arquitectónicas que permitirán ampliar su superficie asistencial dotándose de más recursos, reordenar espacios adaptándolos a la situación provocada por el coronavirus y crear nuevos circuitos garantes de la máxima seguridad. Se trata de una serie de medidas para reforzar de forma programada la respuesta asistencial con las máximas garantías de seguridad.



Con una inversión, que se aproxima a los 3 millones de euros, sumará más de 1.000 metros cuadrados para uso asistencial: se dotará de una segunda Unidad de Cuidados Intensivos, ganará una veintena de camas en el área de hospitalización y reordenará espacios con circuitos asistenciales más seguros para la atención ambulatoria, hospitalaria y urgente.

En palabras del gerente del SAS, “se trata de una de las actuaciones más potentes que se han hecho en este hospital”, y ha puesto en valor la importancia del plan de inversiones del Gobierno andaluz en infraestructuras sanitarias, por valor de más de 117 millones de euros. “Este Gobierno de la Junta de Andalucía ha mostrado desde su toma de posesión un compromiso firme y decidido con la mejora de la sanidad de Andalucía, como se demuestra con actuaciones como ésta en el Valme, que mejorará la atención en una situación tan extraordinaria como la que estamos viviendo por culpa del Covid”, ha dicho Guzmán.

Según la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, “nuestro objetivo es perfeccionar los planes que, con carácter urgente, ejecutamos durante la fase crítica de la pandemia junto a la proyección de nuevas actuaciones estratégicas que respalden la asistencia en las actuales circunstancias, blindando la prevención y la seguridad de nuestros profesionales y usuarios”.

Crecimiento de 1.230 metros cuadrados asistenciales

Entre las necesidades provocadas en la atención sanitaria por el coronavirus es vital la disponibilidad de mayor espacio para garantizar la respuesta de una mayor frecuentación y, al mismo tiempo, arbitrar medidas extraordinarias de prevención y seguridad. Ello hace posible habilitar circuitos diferenciados con sectorización de zonas y espacios amplios donde se respeten distancias de seguridad. Ante este reto, la dirección gerencia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla ha logrado ganar 1.230 metros cuadrados.

Para ello, el proyecto reconvierte en uso asistencial varias zonas de la planta -1 del Hospital Universitario de Valme, cuyas funciones no asistenciales se reubicarán en el exterior del edificio principal. De tal modo, que el servicio de Lencería, despachos de sindicatos y zonas de mantenimiento y tránsito de material reparado pasarán a instalaciones externas en beneficio de la atención sanitaria. Concretamente, la antigua Lavandería ubicada en la zona trasera del perímetro hospitalario se reformará para acoger la Lencería y un almacén para logística de la subdirección Económico-Administrativa y Servicios Generales; mientras que los sindicatos se instalarán en módulos administrativos exteriores actualmente en construcción.

Por su parte, el espacio ocupado por los sindicatos se reconvertirá en consultas externas para Cardiología y la Lencería supondrá una zona de expansión para reorganizar el servicio de Oftalmología. El mismo dispondrá de un circuito diferenciado, ampliará consultas, creará una sala blanca para tratamientos intervencionistas y habilitará una segunda sala de espera.

Asimismo, la superficie de los antiguos vestuarios en desuso comporta otra importante actuación que permitirá albergar a tres hospitales de día, actualmente desagregados por el hospital: Reumatología, Medicina Interna y Urología. Junto a la reordenación del servicio de Endocrinología colindante a este nuevo espacio, la intervención supondrá liberar espacio para cerca de una veintena de camas más en el área de hospitalización; al tiempo que se mejora la accesibilidad de la atención ambulatoria y se optimizan los espacios en funcionalidad, confortabilidad e intimidad.

Una segunda UCI y boxes de aislamiento en Urgencias

La atención crítica y la atención urgente suponen dos ámbitos prioritarios, cuya infraestructura está contemplada en el actual proyecto. Durante la fase crítica de la pandemia, este centro casi llegó a triplicar la capacidad de puestos asistenciales para UCI en tiempo récord gracias a la coordinación de varios servicios clínicos.

Esto se llevó a cabo en un marco de reducción asistencial de la actividad programada. Sin embargo, las UCIs se vaciaron de pacientes Covid y la normalidad asistencial se ha ido recuperando. Estos recursos se replegaron; pero, ante la posibilidad del nuevo incremento de la demanda asistencial por nuevas oleadas, el proyecto de `Obras Covid´ del Hospital Universitario de Valme incluye la planificación ordenada de estos recursos.

En consecuencia, una de las actuaciones que se han llevado a cabo este verano consiste en la dotación de una segunda UCI para el Hospital Universitario de Valme que permita sumar recursos. Para ello, el área de consultas externas de Cardiología pasará a la planta -1. En su localización se instalará el Hospital de Día Quirúrgico con siete camas, mientras que el espacio que éste deja libre se destinará a la segunda UCI con ocho boxes ampliables a nueve.

Por su parte, en el servicio de Urgencias se han creado seis boxes de aislamiento para potenciar la seguridad ante las necesidades actuales surgidas con la pandemia por coronavirus. Concretamente, esta actuación se ha desarrollado en el área de Observación permitiendo que cada uno de los boxes de forma indistinta se mantenga en depresión o sobrepresión, dependiendo de las necesidades y la seguridad del paciente ingresado. Para garantizar estos niveles de aislamiento, cada box dispone de una esclusa previa de acceso junto al enclavamiento de sus puertas.

Destacar, asimismo, la modificación del sistema de climatización del área de Observación como consecuencia de la intervención en el sistema de ventilación del interior de los nuevos boxes.

Ordenación de la circulación de la entrada principal al centro

Otra gran reforma que dará comienzo en los próximos días dentro del contexto Covid es la ordenación del vestíbulo de la entrada principal del Hospital Universitario de Valme. Un lugar estratégico para evitar aglomeraciones, y potenciar la prevención; dado que es un lugar de paso que engloba la entrada al centro; pero también funciona como sala de espera y acceso a varias dependencias y servicios ubicados en la planta baja, tales como Admisión General, Gestoría del Usuario, Servicio de Información y Área Directiva.

El proyecto está dirigido a sectorizar los espacios, como resultado de la adaptación a las recomendaciones frente al Covid-19, conllevando también una mejora de la accesibilidad. Para ello, se habilitará un mostrador central en el centro del vestíbulo destinado a canalizar las diferentes entradas, reconduciendo los destinos de forma ordenada y fluida a través de la gestión de la información; mientras que en la cuadrícula que rodea la zona central se crearán espacios diferenciados a modo de salas de espera para cada servicio demandado localizado en el vestíbulo principal.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos