:::: MENU ::::

5 sept. 2020

  • 5.9.20
Con la solemnidad que caracteriza el inicio de la Fiesta de la Vendimia, el castillo de El Gran Capitán de Montilla se convirtió anoche en el escenario para conmemorar la recolección de la uva en el marco Montilla-Moriles. La actual situación de crisis sanitaria por el covid-19 no sólo obligó a limitar la presencia de público en los actos de la sexagésimo quinta edición de esta celebración –que este año ha prescindido del tradicional pregón–, sino también en el nombramiento de los profesionales de Atención Primaria de Montilla como Capataz de Honor.



Con el nombramiento de los profesionales de Atención Primaria como nuevos embajadores de los caldos de la comarca cordobesa –una responsabilidad que hasta anoche recaía en el periodista ponferradino Luis del Olmo–, el Ayuntamiento de Montilla, la Hermandad de la Virgen de las Viñas y el Consejo Regulador, han querido mostrar "el agradecimiento incondicional que la sociedad montillana tiene para los hombres y mujeres que trabajan en el ámbito de salud por el trabajo que realizan y el valor que demuestran en la lucha contra la pandemia a la que aún seguimos combatiendo", en palabras del alcalde, Rafael Llamas.

Por su parte, tras recibir la llave de la bodega de la Casa del Inca, que atesora vinos de todas las bodegas del marco, así como la venencia y catavinos del Capataz de Honor, el director del Centro de Salud de Montilla, José Manuel Recio, agradeció este reconocimiento en nombre de administrativos, limpiadoras, profesionales sanitarios, veterinarios y todo el personal del Centro de Salud de Montilla.

"A pesar de todos los cambios que han supuesto esta crisis sanitaria, seguimos ofreciendo toda nuestra asistencia con el compromiso de siempre", apuntó Recio, quien quiso trasladar un mensaje claro: "estamos en una carrera de fondo en la que llegaremos a una meta con distancia social, mascarillas y lavado de manos hasta que exista una vacuna o un tratamiento".






"La libertad no existe sin una responsabilidad y es el momento de ser responsable por nosotros mismos y los demás", concluyó el director del Centro de Salud de la ciudad que, asimismo, animó a la ciudadanía a disfrutar desde la moderación del vino "porque como apuntaban los romanos facilita la convivencia de los hombres, lo que demuestra su calor cultural".

Junto al nombramiento solemne de Capataz de Honor de la Vendimia 2020, el alhorí de Montilla acogió la pisa simbólica de las primeras uvas de la cosecha por Francisco Guijarro y Juan Antonio Luque, dando continuidad así a una tradición iniciada en 1955 –que habitualmente tiene lugar en la Plaza de la Merced del popular barrio de El Gran Capitán–, y que contó con la presencia de Laura Márquez Gamero, dama de honor de la Fiesta de la Vendimia del pasado año.

En la jornada de hoy, la sexagésimo quinta edición de la Fiesta de la Vendimia de Montilla continuará con la celebración de la misa flamenca en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, donde se ofrecerá el primer mosto del año a la Virgen de las Viñas.





Por su parte, a las 21.30 de la noche, en el recinto del castillo, se celebrará una noche flamenca en homenaje a la Fiesta de la Vendimia con las actuaciones de los cantaores Antonio Reyes y Gema Cumplido, y los guitarristas Nono Reyes y Curro Cruz. En esta ocasión, el recital estará abierto al público hasta completar aforo y se desarrollará "cumpliendo con las máximas garantías de control y seguridad sanitarias"

"Sin duda, la celebración de la Fiesta de la Vendimia de Montilla será de forma muy distinta a lo que la tradición nos tiene acostumbrados y a lo que todos desearíamos, pero la situación de crisis sanitaria nos obliga a ello", apuntó la concejala de Cultura, Soledad Raya, quien señaló la importancia de rendir homenaje a la vendimia de Montilla-Moriles y la tradición vitivinícola de esta comarca cordobesa, "así como a mantener viva esta fiesta tan emblemática para Montilla, decana de Andalucía y tercera más antigua de España".

Una fiesta con una larga tradición

La Fiesta de la Vendimia está declarada "De Interés Turístico" y en su organización intervienen la Hermandad de Nuestra Señora de las Viñas –patrona del Noble Gremio de la Vid y el Vino–, así como el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles y el propio Ayuntamiento.

La fiesta tiene su origen en la Feria Real de Belén y fue concedida en virtud de una instancia dirigida al Consejo Real por Fermín Antonio Lumbreras en nombre de Francisco Rioboó y del procurador general montillano José Matías de Luque. En 1816, el Rey Fernando VII autorizó la celebración de la feria durante los tres primeros días de septiembre.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos