:::: MENU ::::

25 nov 2020

  • 25.11.20
Siendo tan pequeño no te das cuenta de todas las cosas que van pasando en la vida. De cómo una pequeña decisión puede cambiarte una gran parte de lo que terminará siendo tu futuro. Ese que vas amoldando sin darte cuenta, o sí. Supongo que a veces sí somos conscientes de algunas cosas, pero nunca tendremos la seguridad de cómo será todo: si irá bien, si llegaremos a todos esos pensamientos que tenemos guardados en las nubes. Los guardamos tan arriba, tan lejos de la realidad en la que tenemos los pies enterrados haciéndonos un poco esclavo de todo lo que hay en la tierra. En nosotros mismos.


Pensamos muchas veces: "esta vida es mía". Joder, y es verdad. Tenemos que decidir cómo encaminarla, con quién compartirla y a quién alejar de ella. Pero la vida va más allá de nuestras propias decisiones. Se juntan días de sol y días de lluvia.

Digo esto porque pasa igual con las personas que nos rodean, que comparten la misma etapa de vida. Nos aportan, nos restan, nos enseñan... Nos hacen cambiar dependiendo de la situación que pasemos con ellas. Nos van amoldando una parte de nosotros.

Algunas personas se vuelven frías por el daño que han recibido de personas rotas. Otras tienen la suerte de llenarse de amor y vivir de amor desde que nacen. Sin embargo, también existen personas que tienen una pequeña dosis de cada. De todo daño que llevan porque lo consideran como una parte de ellos y ese amor que han sentido en destellos de luz. Momentos.

Personas que han llenado un poco ese corazón lleno de cicatrices. Que sigue latiendo porque sigue teniendo todas esas metas allí arriba. En las nubes, deseando demostrar y demostrarse que la vida no es fácil, que hay factores –en este caso, personas– que te harán caer. Y otras que te harán volcar y estar un poco más cerca de la luna.

MERCEDES OBIES

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos