:::: MENU ::::
PILYCRIM - BODEGAS NAVARRO

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Opinión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Opinión. Mostrar todas las entradas

19 jul 2013

  • 19.7.13
Un cantante andaluz decía en una de sus canciones que “no se puede ser feliz cuando a tu lado lloran”. Y es que no hay circunstancia más cierta que aquella que te empuja al más oscuro de los rincones de tu mundo emocional, cuando reconoces el sufrimiento crudo y desnudo en los ojos de quien te cruzas en un día trivial.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Es de conocimiento público el hecho de que las cosas no van ni mucho menos bien: hay millones de hogares sin ningún tipo de ingreso, millones de personas con su dignidad arrancada de cuajo, sin posibilidad de poder labrarse un futuro, cientos de miles de personas sin esperanza de poder redirigir sus vidas, sumidas en la exclusión…

Todo eso es cierto: nos lo cuentan a diario en la televisión, la radio, los periódicos… Vemos cómo se “cuelgan” en Facebook impactantes tablas de datos que nos ponen la carne de gallina. Sin embargo, tan sólo una cosa es capaz de partirnos como una rama seca; en este mundo de imágenes y de agonía sensacionalista, sólo la cruda realidad del rostro partido por la calamidad puede provocarnos una instantánea sequía en la garganta capaz de ahogar a cualquiera.

Este fin de semana me he cruzado con el rostro del fracaso, de la frustración, del dolor contenido detrás de una guitarra, sostenida por unas manos inexpertas en las lides de la música. El momento fue así: caminando por las calles de Mazagón, vi a un hombre de unos 50 años, bien vestido, con camisa polo, pantalón de pinzas y zapatos modelo castellano, bien peinado y bien aseado, sosteniendo una guitarra bastante estropeada, en la que había colocado a modo de cinta para colgársela al cuello, una soga de amarre.

Se podía observar que no era muy diestro en el manejo del instrumento, pues le costaba seguir el ritmo y apenas lograba afinar sus notas. Sin embargo, ahí continuaba, firme, decidido y rogando un poco de complicidad a modo de “limosna” en forma de monedas, para poder pasar el día con algo de comida en el estómago.

A sus pies, la funda de la guitarra como platillo y un cartel donde decía “mi último cartucho, gracias Rajoy”. Esta visión calló como un rayo fulminante en mí y provocó que se me desbordaran dos lágrimas incontenibles de los ojos. Tan sólo pude acercarme, depositar unas monedas y decirle: “ánimo y suerte, compañero”. Mi mujer y yo continuamos el camino en silencio, enmudecidos por la visión que acabábamos de sufrir e intentando digerir los sentimientos que irrumpían destrozándolo todo.

Y, después, el circo: sobresueldos, sobres, corrupción, criminalización de ciudadanos, cargos hiperremunerados, representantes políticos anestesiados por las caricias de sus parabienes y prebendas…

Este es el mundo donde vivimos, un mundo en el que mientras una persona ruega un poco de dignidad, pelea por sobrevivir… otros disfrutan del cadáver putrefacto de quienes, tiempo atrás, les encumbraron con su trabajo y encima, ahora, les culpabilizan de “haber vivido por encima de sus posibilidades”.

¿Alguien entiende este mundo? ¿Alguien puede explicarme qué clase de espécimen puede sentirse cómodo nutriéndose de la miseria de la gente? Antaño, este tipo de personajes sólo aparecía en los cuentos, personificando el papel de malvado, de malo de libro; pero hoy, nos damos cuenta de que están a nuestro alrededor y que gobiernan nuestras vidas a modo de exprimidores de vidas, sueños y esperanzas.

Para finalizar, termino como empecé, citando a un artista, pero esta vez con un canto al mantenimiento de la esperanza y de la lucha por lo que es justo. “Seguiremos, si dicen perdido, yo digo buscando; si dicen no llegas, de puntillas alcanzamos”.

JOSÉ MIGUEL DELGADO TRENAS
Si lo desea, puede compartir este contenido:

26 nov 2012

  • 26.11.12
Siempre que llega el final de noviembre, los medios de comunicación insisten en recordarnos la cifra de mujeres muertas a lo largo del año, reducidas prácticamente a un número mientras que su nombre avanza camino del olvido. Trato pues de recordar cómo se llamaron: Antonia, Carmen, Estrella, Pilar, Rosario, Isabel, Almudena, Marisol… y así hasta más de 40.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Mi recuerdo es también para aquellas de las que ni siquiera sabemos sus nombres, para las invisibles, para las que siguen sufriendo en silencio, para las que cerca o lejos tienen marcadas, aunque en ocasiones ni se atrevan a reconocerlo, las fauces del patriarca. Para las que, como la madre de Ruth y José, reciben los golpes a través de los hijos golpeados.

Recuerdo también a mis abuelas que nunca tuvieron una habitación propia en un mundo en el que mis abuelos tenían la voz y la palabra. Recuerdo a mi abuela Carmen que siempre firmaba con un dedo y a mi abuela Rita a la que no dejaban subirse a los árboles y que siempre andaba anotando versos en un cuaderno que no sabían leer los hombres. “Multiplicaré los trabajos de tus preñeces: parirás con dolor a los hijos, buscarás con ardor a tu marido que te dominará”.

Recuerdo a los jerarcas y a los que siempre tuvieron voz en los púlpitos. La voz del confesor y la del sabio. La del que nunca se equivocaba. La voz de San Pablo que las condenaba al silencio: “Las mujeres deben estar calladas, pues no les corresponde hablar, sino vivir sometidas, como dice la ley”. O la de San Agustín, que justificaba cómo debían estar “sometidas al hombre porque en él predominan el discernimiento y la razón”. El discernimiento que llevó a tantos hombres iluminados a decir, como Rousseau, que la mujer debía aguantar las sinrazones del marido sin quejarse.

Por todos ellos, y por tantos otros que forman la línea vergonzante que durante siglos ha sustentado el patriarcado, me es imposible no dar la razón a Miguel Lorente cuando dice que “los hombres que hemos tenido la voz a lo largo de la historia ahora no podemos permanecer callados cuando se habla de igualdad. Tenemos mucho que decir sobre lo que hemos callado y mucho que callar sobre lo que hemos vociferado”.

Porque cuando hablamos de violencia masculina –y digo bien, "masculina", porque son los hombres los que la ejercen contra las mujeres-, en definitiva lo estamos haciendo de igualdad. La violencia masculina, al fin, ha dejado de ser un asunto estrictamente privado y hemos empezado a entenderla como el producto más cruel de un orden político, cultural y simbólico que nos diferencia jerárquicamente en función del sexo.

Sólo cuando seamos capaces de darle la vuelta a esas estructuras culturales y de poder, erradicaremos la desigualdad y, con ella, la violencia. Es necesario, pues, que los poderes públicos sigan apostando por el mandato constitucional que les obliga a remover los obstáculos que impiden que la igualdad de mujeres y hombres sea real y efectiva.

Es hoy más necesario que nunca, cuando la crisis económica agudiza la feminización de la pobreza y alimenta la vulnerabilidad de los más débiles, no bajar la guardia y seguir apostando por políticas que asuman que la igualdad formal sin la material no es más que un disfraz que a duras penas esconde la vigencia de la ley de la selva.

No cometamos el error, pues, de desandar lo andado, de retornar a la “mujer mujer”, a la reproductora que no era dueña de su destino y que estaba más cerca de la Naturaleza que de la Cultura. A la que sólo podía definirse por su dedicación a los demás y no por la determinación consciente y responsable de su propia vida. A la que estaba condenada a ser o puta o santa. A la madre, siempre la madre, y nada más que la madre.

Es urgente además que todos, mujeres y hombres, y especialmente todas las instancias socializadoras de nuestras democracias, contribuyamos a desarmar ese orden patriarcal. De manera singular, la institución a la que pertenezco, la Universidad de Córdoba, debe implicarse todavía más y mejor en una causa que tiene que ver, nada más y nada menos, con la mitad de la ciudadanía.

Porque la rentabilidad de las Universidades públicas debe medirse en términos sociales y no de cotización en bolsa. Y, por lo tanto, también en términos de implicación en todos aquellos asuntos que tienen que ver con la convivencia, con la justicia social, con la consecución de unas mayores dosis de bienestar y felicidad. Lo contrario supone convertirlas en aparatos domesticados y serviles. Y también, la Universidad debe asumir que la igualdad de género no es una cuestión de ideología sino una exigencia democrática.

Junto a todo ello, debería ser una tarea primordial que nosotros, los hombres, nos miremos en el espejo y descubramos que también tenemos género. Es decir, que nos hacemos hombres tratando de responder a unas expectativas que nos exigen ser reyes, guerreros, magos o amantes.

Que la virilidad acaba siendo un imperativo categórico que nos exige demostrarnos a nosotros mismos y a los demás que somos hombres de verdad. Es decir, individuos competitivos, valientes, aguerridos, infatigables y, si hace falta, violentos. Con los puños o con las palabras.

En la intimidad de nuestras habitaciones y desde los púlpitos en los que consagramos la conexión patriarcal entre masculinidad, poder y violencia. Los sujetos que no dudamos en cosificar a las mujeres y en convertirlas en botín de guerra o en víctimas cuando nos resistimos a reconocer su autonomía.

Es urgente que revisemos la división patriarcal entre lo público y lo privado, que asumamos social y políticamente los valores y capacidades que tradicionalmente hemos rechazado por considerarlos femeninos. Es necesario reivindicar la ética del cuidado y, como decía Petra Kelly, la ternura como herramienta política.

Sólo así podremos ir transformando un contrato social que, precedido del sexual que continúa esclavizando a muchas mujeres, da forma a unas sociedades que continúan estando lejos de la decencia. Porque, como bien sostiene el filósofo hebreo Avishai Margalit, una sociedad decente es aquella que no humilla a ninguno de sus miembros.

Cada final de noviembre es también el cumpleaños de mi hijo. Por eso cuando llega el 25-N también lo miro a él y, además de tratar de encontrar la herencia de sus bisabuelas, me siento responsable de que habite un mundo distinto al presente, una sociedad al fin decente en la que nadie por razón de su sexo sea humillado o tenga más dificultades para ejercer sus derechos. En la que ninguna mujer carezca de nombre y en la que a ni una sola se le niegue la libre disposición sobre su cuerpo, su sexualidad, su presente y su futuro.

Un horizonte que sólo podremos alcanzar si asumimos de una vez por todas que una democracia sin mujeres no es democracia y que una sociedad con hombres violentos es el mayor fracaso de todos lo que un día confiamos en las luces emancipadoras de la razón. Esas que, controladas por el patriarca, hace un siglo le impidieron a mi abuela Carmen aprender a escribir y a mi abuela Rita subirse a los árboles. Las que confío en que iluminen a mi hijo para que en el futuro, que será su presente, noviembre ya sólo sea el mes en que celebrar que la vida sigue multiplicándose.

OCTAVIO SALAZAR

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL


FENACO

DIPUTACIÓN DE SEVILLA


DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos