:::: MENU ::::

6 abr 2021

  • 6.4.21

Dos Hermanas registró, durante las últimas 24 horas, 13 nuevos casos de Covid-19 y 79 personas curadas. Con estos números, la cantidad de contagios es de 7.439 casos confirmados desde el inicio de la pandemia, de los cuales 7.380 de estas confirmaciones han sido mediante análisis por PDIA. El número de las personas fallecidas hasta la fecha continúa siendo de 120.




 

Asimismo, la Junta de Andalucía informa sobre las personas curadas por cada municipio, siendo el número en Dos Hermanas de 5.730.

 

En cuanto a la incidencia del Coronavirus en Dos Hermanas, en los últimos 14 días el número de personas diagnosticadas por PDIA es de 91, por lo que la incidencia por cada 100.000 habitantes es de 67,4.

 

Desde el Ayuntamiento de Dos Hermanas se recuerda la ciudadanía nazarena la obligatoriedad de llevar mascarilla, así como seguir todas aquellas recomendaciones marcadas por las autoridades competentes.




REDACCIÓN / DHD DIGITAL

  • 6.4.21
Empezamos de nuevo, en el mismo lugar, pero con el alma más vieja pero ¿más sabia? Más sabe el diablo por terco que por viejo. Si no fuera así, el diablo, en algún preciso instante, puede cansarse de su quehacer y emprender vida en otros lares diferentes al infierno. Y es muy terco. Milenios lleva enclaustrado en su marmita de dolores, penas e injurias. Porque él no entiende una vida a la que no se le castigue por sus pecados.


Me surge una duda: ¿el Diablo es mi instinto animal? ¿Son mis sentimientos? ¿Es acaso Dios mi razón? Comparemos. Infierno: lugar donde se consumen los pecadores de alma y cuerpo. Inconsciencia: lugar donde se recogen todos nuestros instintos. Instintos: voluntad abandonada a la satisfacción de una necesidad emocional y/o sensitiva y que no obedece a una moral ni a ninguna ética.

En definitiva, la inconsciencia es la parte del ser humano más animal y el ser humano, al racionalizarlo, es consciente de que sus actos tienen una consecuencias a largo y corto plazo, tanto para él como para los que le rodean.

El ser humano debe medir la forma, el cuándo, el dónde y con quién satisfacer sus necesidades emocionales para encontrar cierta armonía entre él y el entorno. Encontramos, pues, en la razón un atisbo de peculiaridad, ya que gracias a este mecanismo evolutivo, podemos adaptarnos unos con los otros y reglamentar nuestra conducta acorde al avance del conocimiento humano.

Por lo tanto, cuando el ser humano abandona la razón y es esclavo de su parte animal perece en el infierno, en la eterna culpa de ver las consecuencias de sus actos y no poder controlarse a sí mismo. El cielo lo encontramos arriba y es nuestra paz perpetua.

Los grandes reyes, predicadores, profetas, amantes, profesores, médicos, físicos, músicos y un sinfin de atributos varios, están allí celebrando la victoria al sentir animal. Le han hecho claudicar, fluctuar. Son dueños de la razón porque, si hay algo evidente, es que la razón no te posee, tú la posees y, en cambio, un sentimiento nunca lograrás poseerlo: él te posee, porque es una interacción entre el individuo y el entorno.

Nosotros podemos llegar a poseer el cielo, hacer lo que nos plazca en él, pero a veces nos posee el infierno, nos poseen los sentimientos. Uno no es mejor que otro. Son tan diferentes que se necesitan para existir, para darse vida. Adquiere su significado a partir de su opuesto.

Y aquí estoy yo, cuerpo, en mitad del Infierno y del Cielo, en lo terrenal. ¿Necesito explicar los procedimientos emocionales y racionales de mi alma a través de la explicación de los procedimientos físicos y químicos de mi entorno? Necesitamos conceptualizarlo todo.

Cuando no existe un conocimiento exacto de nuestro entorno nosotros nos lo imaginamos a través de nuestro sentir, no de la razón, ya que ésta es análoga al conocimiento del alma. Y me refiero a "alma" como un todo: la conjunción del inconsciente, consciente y mi cuerpo. Esa es mi alma: todo aquello que habita de mi cuerpo para dentro.

Pero, ¿qué hay de mi cuerpo para fuera? ¿Solo hay piedras? Pienso que no. Es más, lo siento. Siento cómo alimenta mi alma, que la prepara y adapta, pero ella siempre es rebelde. Aquello que forma el entorno es algo independiente de mi alma, pero los dos interaccionamos, podemos modificarnos y plasmar lo más profundo de nosotros. ¿Y cómo puedo llamar esa conjunción? Las dos almas independientes ellas, forman otro uno: forman Dios.

DANY RUZ
  • 6.4.21

Buen fin de semana para los dos conjuntos polideportivos que tuvieron que disputar sus encuentros este pasado fin de semana. Las chicas del BM Montequinto Ciudad de Dos Hermanas vencieron al BM Lepe en el municipal quinteño, mientras que los chicos del Nazareno Dos Hermanas FS hicieron lo propio en su partido frente a la UD Coineña, en el Francisco de Dios Jiménez.




 

Surjet Balonmano Montequinto Ciudad de Dos Hermanas femenino – C. BM Lepe

 

El BM Montequinto disputó un partido de trámite frente al BM Lepe en el que los muchos goles marcados fueron lo único destacable. Aunque ambos rivales jugaron con intensidad, ninguno destacó por la elaboración de las jugadas o por el control del juego, en el que dominaron las aportaciones personales de las jugadoras y se vieron defensas poco resolutivas. Pese a ello el encuentro estuvo dominado de principio a fin por las quinteñas, que al descanso se marcharon con nueve goles de ventaja y que en la segunda mitad aumentaron un punto la intensidad para llegar a un resultado final 47-29. Un trámite a la espera del encuentro decisivo del próximo sábado en casa del BM Triana, que decidirá el liderato del Grupo D de Primera Nacional en esta primera fase con vistas a los cruces de cuartos.

 

GTS Nazareno Dos Hermanas Fútbol Sala masculino – U. D. Coineña F. S.

 

Importantísima victoria del GTS Nazareno Dos Hermanas FS en el Francisco de Dios Jiménez en el partido, perteneciente a la segunda jornada de la segunda fase del grupo 5 de la Segunda B de fútbol sala, que le enfrentó a la UD Coineña FS. 4-3 fue el resultado de un partido en el que los de José Vidal se marcharon al descanso con una ventaja de 2 goles gracias a los tantos de Pino y Jesulito. En la segunda mitad los nazarenos conseguirían mantener el resultado con los goles de Cristian e Iván, a pesar de que los visitantes consiguieran tres tantos para quedarse a un solo tanto.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL
  • 6.4.21

La AGENDA DEL AYUNTAMIENTO DE DOS HERMANAS de este martes, día 6 de abril, se centran en la posibilidad de adquirir las entradas para los espectáculos del teatro municipal, en la puesta en marcha de la campaña #Estevirusloparamostodos y en la celebración de la XI edición del Concurso de Fotografía “Imágenes para Leer” de la Biblioteca de Montequinto.




 

‘LA HORA DE PABLO’

 

• El teatro municipal de Dos Hermanas Juan Rodríguez Romero acogerá, el próximo domingo 18 de abril, a partir de las 12.30 horas, la representación de la obra ‘La Hora de Pablo’, de Pablo Ibarburu. Las localidades tendrán un precio de 6 euros y podrán adquirirse, a partir del martes 6 de abril a partir de las 9.00 horas de forma telemática, a través de la web del Ayuntamiento de Dos Hermanas y de Giglon.

 

‘EL JUICIO FINAL’

 

• El teatro municipal de Dos Hermanas Juan Rodríguez Romero acogerá, el próximo domingo 25 de abril, a partir de las 12.30 horas, la representación de la obra ‘El Juicio final’ de Juan Amodeo. Las localidades tendrán un precio de 6 euros y podrán adquirirse, a partir del martes 6 de abril a partir de las 9.00 horas de forma telemática, a través de la web del Ayuntamiento de Dos Hermanas y de Giglon.

 

‘EL ASESINO DE LA REGAÑÁ’

 

• El teatro municipal de Dos Hermanas Juan Rodríguez Romero acogerá, el próximo sábado 10 de abril, a partir de las 12.00 horas, la representación de la obra ‘El asesino de la regañá’. Las localidades tendrán un precio de 5 euros y podrán adquirirse, a partir del lunes 5 de abril a partir de las 9.00 horas de forma telemática, a través de la web del Ayuntamiento de Dos Hermanas y de Giglon.

 

CAMPAÑA #ESTEVIRUSLOPARAMOSTODOS

 

• El Ayuntamiento de Dos Hermanas ha puesto en marcha la campaña #Estevirusloparamostodos, con la intención de concienciar a la ciudadanía nazarena durante la duración del Estado de Alarma por la propagación del Coronavirus (Covid-19). En esta campaña se una serie de mensajes de información para parar el virus, así como las nociones básicas de protección contra la afección.

 

"IMÁGENES PARA LEER"

 

• La Biblioteca de Montequinto en colaboración con la Asociación Cultural A.C. Fotoquinto convoca la XI edición del Concurso de Fotografía “Imágenes para Leer” con el objetivo de estimular la creatividad plástica y artística en el ámbito de la lectura y promover la difusión de los espacios, servicios y actividades del Centro Cultural Biblioteca de Montequinto. El plazo de participación será del 1 de marzo al 30 de abril.

 

II CERTAMEN LITERARIO RECTORA ROSARIO VALPUESTA

 

• Hasta el próximo 23 de abril se encontrará abierto el plazo de entrega de trabajos para participar en la II edición del Certamen Literario Rectora Rosario Valpuesta, organizado por la Delegación de Juventud, Salud y Consumo. Este certamen consta de dos modalidades (Poesía y Relato corto), y cuatro categorías en cada una de ellas (General, Comunidad Universitario Pablo de Olavide, Local y Local para menores de 17 años).

 

CURSOS Y TALLERES BIBLIOTECA MONTEQUINTO

 

• Durante el Curso 2020-2021 las aulas del Centro Cultural Biblioteca de Montequinto acogen un programa de cursos y talleres relacionados con la salud, las artes escénicas, la escritura, la fotografía, las artes plásticas, la música, etc.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

5 abr 2021

  • 5.4.21
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha informado que la nueva Ley de Policías Locales, en la que trabaja el Gobierno andaluz, recogerá que todos los cuerpos de policía local cuenten con un mínimo de cinco efectivos, además de que todos los municipios de más de 5.000 habitantes dispongan de cuerpo policial propio.


Bendodo ha avanzado que la intención del Gobierno andaluz es que el texto pueda llegar al Consejo de Gobierno durante este próximo mes de abril. El consejero ha explicado que la futura ley quiere dar respuesta a las necesidades actuales de los diferentes cuerpos de la policía local en el territorio andaluz. Además, ha destacado que su aprobación "es muy necesaria, ya que el anterior texto se había quedado obsoleto" tras 20 años en vigor.

La nueva ley incorporará procedimientos y medios técnicos homologados que se adaptan al progreso tecnológico y que permitirán una mejor respuesta en las funciones de los cuerpos. Con el nuevo texto normativo se pretende la protección de los municipios más pequeños y, por tanto, con una mayor vulnerabilidad. Así, se habilita la opción de asociaciones entre estos municipios con el fin de garantizar la seguridad pública.

Respecto a la organización de las pruebas selectivas de ingreso en el cuerpo, la ley promueve la convocatoria unificada por parte de la Junta de Andalucía con el fin de facilitar a los ayuntamientos este tipo de procesos y establecer mayores garantías en la colocación de efectivos.

Entre otras novedades, la norma contempla la opción de asociación entre municipios limítrofes que no dispongan de recursos suficientes por sí solos para prestar servicios de policía local. Esta asociación serviría para conformar un cuerpo con cinco miembros, así como evitar, en la medida de lo posible, las patrullas unipersonales, circunstancia que también se podría cumplir en colaboración con otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El texto también establece una correlación de categorías proporcional y adecuada para una mejor prestación del servicio público y simplifica la escala ejecutiva de una manera eficiente.

Por otro lado, introduce que los ayuntamientos dispongan de lugares adecuados para custodiar el armamento asignado, criterios mínimos de proporcionalidad entre las diferentes categorías y se regula un nuevo procedimiento para la cobertura del puesto de Jefe del Cuerpo.

Además, la ley incluye medidas para el fomento de la igualdad de género en los cuerpos de la policía local y contempla que durante el periodo de lactancia natural se facilite la segunda actividad por riesgo con el 100 por cien de sus retribuciones.

También modifica los requisitos para la movilidad entre cuerpos de policía local, con el propósito de evitar ciertas prácticas abusivas y las permutas y comisiones de servicio. Por otro lado, se regula la figura del vigilante municipal, con el objetivo de diferenciar sus funciones ámbito de actuación y régimen estatuario respecto a la del policía local.

Protagonismo del IESPA

Una vez se apruebe la nueva ley, el Instituto de Emergencias y Seguridad Pública de Andalucía (IESPA) jugará un papel fundamental en la formación de los cuerpos de policía local. En este sentido, en los contenidos de los cursos de ingreso y capacitación impartidos por el IESPA se incluyen como novedades materias sobre absentismo escolar, educación vial, diversidad, igualdad de género, violencia de género y conocimiento de técnicas de mediación.

El nuevo texto logra el objetivo de reconocer entre los policías locales de cada cuerpo la capacidad para asumir la jefatura de su municipio o el de otro dentro de la comunidad autónoma. Para ello, se apuesta por la alta cualificación alcanzada por las últimas promociones formadas en el IESPA.

Por último, Bendodo, que ha pedido su respaldo a todos los grupos parlamentarios para su aprobación antes de que finalice el año, ha subrayado que durante el periodo de elaboración del texto normativo "el diálogo y el consenso han sido claves", por lo que ha querido "agradecer a todos los actores implicados su predisposición para que esta ley vea la luz". "El diálogo y el acuerdo son las señas de identidad del Gobierno andaluz y lo único que pretendemos", ha concluido.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO




  • 5.4.21
Hace ya casi cinco años, Antonio López Hidalgo concibió un libro diferente a todos los anteriormente publicados. Se trata de un libro de relatos extensos basados en hechos reales pero alterados estos por algún elemento de ficción. Uno de estos relatos se transformó en una novela breve, La noche, aún inédita.


El volumen fue creciendo en número de relatos y en extensión, pero seguía guardado en el cajón de aquellos proyectos que nunca ven la luz. Una obra escrita entre el periodismo y la literatura, entre la ficción y la no ficción. El volumen incluso tenía título: Vidas encriptadas. Hoy publicamos en exclusiva el relato titulado La bala. Este es el texto:

(1)

Me llamo Germán Regner. 28 años. Segundo apellido no tengo. Bueno, Ibarra. Pero no está documentado. Nací en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires. A Rosario fui en 2004, cuando tenía 16 años. Allí terminé la secundaria. Empecé Periodismo en la Universidad. Terminé. Empecé Administración. No terminé. Quedé en cuarto año. Al mismo tiempo que empecé Administración en 2009, me puse un negocio, un quiosco. Bien chiquitito. Tenía 22 años. Vendía cigarrillos, golosinas, gaseosa y nada más. No vendía fiambres, carnicería, verdulería. Un negocio de paso. Lo tuve cinco años. Puse otro el año pasado antes que me pasara el accidente.

El 7 de octubre del año pasado, era un martes, me acuerdo. A las siete de la tarde, yo estaba afuera en el patiecito donde tenía todas las mesas. Yo estaba sentado solo. Al lado del quiosco, tenía una verdulería y, en la esquina, una carnicería. Después, todo casas. Yo estaba mandando un mensaje por el celular. En frente del negocio hay un árbol grande. Un palo borracho se llama.

Viene de la calle al lado del árbol. Y ahí se frena una moto. Bajan dos personas. Pendejos. Tendrán 16 o 17 años, no más que, eso, porque eran pequeños, medirían 1.60 cada uno. Flaquitos. Cara normal. Cara descubierta toda. Con pantalón corto, porque octubre era lindo ese día. Estaba musculoso, me acuerdo. Y el que estaba en la moto, manejando, tenía una gorra para atrás. Frenan en la puerta. Se baja el de atrás, que era uno de rulitos, entra, y yo me quedo ahí. Entra mostrando la billetera, como que va a sacar plata para comprar. Y me dice: Flaco, cigarrillos, ¿vende? Yo digo sí. Entra. Entro yo atrás. Cuando él entra primero, yo entro atrás, lo paso después. Para yo dar la vuelta y meterme atrás del mostrador. Cuando yo le sobrepaso a él, me va siguiendo atrás. Le digo: Loco, ¿qué haces? Me sigue y, cuando lo quiero tener enfrente, no estaba. Estaba al lado mío con una pistola así, agachado, la pistola para abajo. Como yo ya sabía que me iba a robar, le abro la caja registradora, le hago un montoncito de billetes de diez pesos. Los billetes estaban separados: los de diez, los de cinco, los de dos, las monedas. La típica caja registradora. Le saco los de diez y le digo: Toma. No, no. Dame más, dice. Siempre agitando la pistola. Agarro los de cinco y se los doy. No, no. Dame más. Dame el celular. Yo le digo: No. Esto ya no te lo doy. Ni en pedo te doy el celular, le digo yo. ¿Por qué no se lo quise dar? Porque yo en el 2014 perdí cuatro celulares. Le dije: No. Ya. Perdí muchos celulares. No me vengas a perder este. Me dice: Dame el celular, que te pego un tiro. No te voy a dar el celular. Será hijo de puta. Me putea. Dame el celular. No te voy a dar el celular.

Lo piso. Cuando lo piso, él se quiere ir para atrás. Pero como lo piso, se va cayendo. Cuando se cae, hace así. Yo me acuerdo perfecto. Cuando lo piso, yo lo quiero agarrar. Pero no lo puedo agarrar, se va cayendo. Peleamos. Yo no sentí nada. Nos caemos. Con el filo del mostrador me corto. Me tajé. No pasó nada. Él se cae hacia atrás, que cae contra la exhibidora de los fiambres y se va corriendo por la puerta. Yo me paro. Cuando voy a dar la vuelta al mostrador, él más o menos me saca cuatro metros. Él estaba por la puerta y yo me estaba recién parando en la caída. Cruza el patiecito, cruza el árbol, se tira en la moto que estaba el amigo esperándolo y se van. Cuando se estaba subiendo en la moto, yo recién estaba saliendo de la puerta. Hijo de puta, encima disparaste. Porque yo escuché el boom, pero no sentí nada. No sentí ardor, como dicen. No sentí dolor. No sentí nada. Yo pensé que no me pegó.

Bueno, a todo esto, cuando el tipo se va… Viste que esta es una situación de cinco segundos. Cuando pasa esto, está guiñándose el verdulero de al lado. Enfrente tienes una tintorería, mercería, dos locales de ropa, un estudio de ingenieros. Un local de ropa en la otra esquina. Una veterinaria acá. Una calle muy transitada. Viene el verdulero. Me disparó el hijo de puta. Lo quiere ir a agarrar, porque estaba a dos metros. Y cuando lo quiere agarrar, el de atrás le hace así, le apunta al verdulero y ahí el verdulero dice banderita blanca. Y se fueron por la calle de atrás. A todo esto, todos los comerciantes salieron a la calle. Me preguntan y yo digo no me pegó, pero yo tenía la remera de manga corta y veo que me cae un chorrito de sangre.

Hago así. No se dejaba ni ver. Es un puntito así la bala que entra. Como si fuera una vacuna. Me disparó, pero tengo la bala en el hombro, digo yo. Me quedó en el hombro. Es un calibre 22. Una bala con un plomo chico que generalmente no tiene orificio de salida porque al ser plomo chico da vueltas. En cambio, un calibre 38 o 45 son balas mucho más grandes. Estas te entran y te salen. Es una pistola más grande que tira con más potencia. El 22 es un arma chica. Entonces, como que lastima más, porque un 45 o 38 te da en el hombro, entra por acá y sale por acá. Esta entra, como me pasó a mí, me fisuró el omóplato, aquí atrás, y la bala fue para abajo. Empieza a dar vueltas con la velocidad que entra y no puede salir. Justo le da en un hueso, que fue mi caso. Si hubiese sido músculo, pie o tejido, capaz que sí tiene orificio de salida. Pero, bueno, como es así, el médico dedujo que la bala entró por acá, me fisuró el omóplato y me fisuró el pulmón. Se fue para abajo. Yo no sentía nada. Entonces, los vecinos se empezaron a acomodar.

Son las siete de la tarde. Me voy para adentro, llamo a mi viejo, le digo no te preocupes, me entraron a robar al negocio, me dispararon, estoy bien, ven a buscarme. Me llevó al hospital. Vivo a dos cuadras del local. Buey, ahí voy, dice. Llamo a mi socio. Le digo: Pedo, no te preocupes. Entraron a robar, recién me resistí, me pegaron un tiro, estoy bien. La bala me entró por el hombro. Vení a cerrar.

A todo esto, salto al patio y me pongo a juntar las mesas. No lo tendría que haber hecho, porque esa fuerza, me dijo el médico, hacía que la bala se corra más. Yo me tenía que quedar quieto, pero son cosas que yo no sabía por el momento de calentura que uno está excitado. Yo juntaba las sillas, las mesas. Llegó mi viejo, subí al auto. La policía, como siempre, tardó cuarenta minutos. Viene mi socio y cierra el local.

(2)

Germán era alto y desgarbado. Se pasaba los días inventándose la vida, dándole sentido al destino no elegido, domeñando al azar, bebiendo cerveza, intentando entender el mundo que se abría a su alrededor. Había ahorrado con la venta de sus pequeños negocios, pero no le gustaba derrochar. Así que, de lunes a viernes, almorzábamos menús baratos en restaurantes modestos. Refresco natural y unos cuantos trozos de fruta para el postre. De primer plato, siempre sopa. De segundo, dependía. Pero andábamos ya cansados de tanta sopa. Siempre diferentes, eso sí. Él decía que en Ecuador había más de doscientas o trescientas sopas diferentes y que por eso los ecuatorianos tenían el hábito diario de comenzar a comer con un buen plato de sopa. Era cierto. En Ecuador la variedad de sopas era muy variada y deliciosa. Desde sopa de mariscos en la costa hasta las tradicionales sopas y locros de la sierra andina. Sopas con plátanos y guineos verdes, sopas con quinua, sopas con habas, con patas de res, aguado de gallina, biche de pescado, caldo de bolas de verde o caldos con guanchaco. A Germán le gustaba sobre todo la fanesca, pero esta solo se preparaba en Semana Santa. Se sabía la receta de memoria: bacalao, zapallo, zambo, habas, chochos, choclo, arvejas, porotos o frejoles, arroz, cebolla, ajo, comino, achiote, maní, leche, crema y queso. Pero no te confundas, me decía, ahí no queda todo, porque esta receta tradicional cada ama de casa la hace a su manera y su preparación puede cambiar mucho de una casa a otra.

A mí la fanesca me parecía una comida muy pesada y poco digestiva. Y después de comerla, mi estómago me pedía con premura un par de gintónics. Pero en Quito nadie bebe gintónic. Ningún país es perfecto, pensaba yo. Pero también se lo decía a Germán: ¿Cómo se puede vivir sin conocer el gintónic? Germán reía sin decir nada. Él bebía sobre todo cerveza. Y como se puede comprobar, le gustaba sobre todo comer. Algún fin de semana nos subíamos a un taxi y nos metíamos en un restaurante cuyo nombre nos hacía salivar: Parrilladas Uruguayas. El sabor de los buenos momentos. A Germán le gustaba el eslogan del lugar: Las carnes y el fútbol se juntan al puro estilo charrúa. Decía que, en Uruguay, hasta que se las metía en el fuego, las vacas eran felices, que corrían alegres, desinhibidas y a sus anchas por aquellos campos inmensos. En ocasiones se ponía profundo: Uruguay es un país lleno de vacas, las mejores vacas del mundo. Yo le decía que la ternera de Kobe en Japón también era feliz, que escuchaba música clásica y que vivía sin estrés hasta el día de su muerte, pobres. Pero esas son vacas pijas, muy pijas, objetaba Germán, que acortaba las frases en todo lo posible para no dejar de masticar.

A Germán le gustaba sobre todo comer, pero no sé dónde echaba tanto manjar ingerido porque era muy flaco. Como buen argentino, también le gustaba hablar. Y viajar. Había llegado a Quito por terapia, huyendo del atraco a su quiosco, huyendo de una bala de la que no podía huir y que tenía enquistada en los pulmones, venía con Elvis imitando la travesía que el bioquímico Alberto Granado y Ernesto Che Guevara de la Serna, estudiante de medicina -le quedaba por aprobar tres asignaturas-, especializado en el tratamiento de la lepra, hicieron por América Latina en 1952 a lomos de La Poderosa, una motocicleta modelo Norton 500 M18 y que hoy se conserva en la casa-museo de Che Guevara.

(3)

Estoy yendo para el hospital, que está más o menos a media hora. Y yo ya me empecé a agitar. Me sentía bien. Mi viejo me miraba. Está mal. Cuando llegamos al hospital, mi viejo me deja en la esquina. Eran las 7.35 horas. El auto no lo podía dejar allí. Enfrente había un estacionamiento. Me dejó ahí. Fue mientras a dejar el auto. Entro, subo la escalera y ya ahí yo no podía. Tenía un pulmón perforado. Pero me sentía bien. Era como si hubiera terminado de correr, qué sé yo, cinco horas, todas seguidas. Estaba muy agitado, pero bien. Pasé por la guardia, llego a la chica que está con el café, y yo le digo: Me dieron un tiro. Llega mi viejo. Los de la guardia me hacen entrar a mí primero. Viene el pasante, no el médico. Como que vio groso porque, al toque, llama al cirujano. El cirujano, que se llamaba Gustavo Berrocal, me mira y dice: Llama al instrumentista, al anestesiólogo. La enfermera me pone en la camilla, me lleva. En dos minutos yo estaba en la camilla, en plena cirugía. No te preocupes, dice el médico.

Yo, todo consciente. Me baja el ascensor, tercera o cuarta planta, me pasan a otra camilla entre dos enfermeras. Me llevan al quirófano, me pasan a la mesa de operaciones, me ponen de este lado. Viene el médico, me dice: No te preocupes. Te vamos a hacer un drenaje, porque tenés el pulmón perforado. Entonces, qué pasa. La bala entró, te perforó el pulmón. El pulmón son tejidos, que no son músculos que cicatrizan, es un tejido que es como una burbuja, que después se vuelve a ser revuelta. Empieza a derramar toda la sangre del pulmón y se mezcla con todos los gases, los jugos gástricos que tiene el cuerpo que van fuera del pulmón. Entonces, me tenían que drenar eso, todo el limado que se había hecho y ahí el pulmón se comenzaba a recomponer de nuevo, con los días.

El médico me pone de lado, me tapa la cara, empiezo a sentir una luz caliente. El anestesiólogo me puso un par de anestesias. Sentí el dolor, pero bastante bien igual. Estaba el médico trabajando. En un momento, cuando me empieza a meter el tubo… el tubo tiene que ser más grande que la bala… cuando tienen que meter el tubo al pulmón es como que tienen que romper más. Y ahí sentí un dolor, pero lloraba. Y lloraba y lloraba. Del dolor. Me terminan de meter el tubo, me cosen. Cableado por todos lados. Ahí eran, no sé, las 7.45 horas. En nueve o diez minutos yo estaba operado, con los drenajes, saliendo de la cirugía para terapia. Fui a terapia. Estuve dos noches en terapia.

Y bien. Hay dos cuestiones con esto. Si se saca o se queda la bala adentro. Si se saca, es porque el cuerpo rechaza la bala y se produce una infección que es mortal. Te tienen que cortar y sacar el pedazo de plomo. Que eso es muy groso porque es muy costoso. Hay muchos profesionales que no se hacen cargo de esas cosas y son operaciones que, en pesos, son, ponle, 30 o 40.000 pesos, o más. Que serán 3.000 o 4.000 dólares. O la bala la acepta el cuerpo. Se empieza a encapsular la bala. El pulmón la empieza a encapsular, se hace un capullito y queda ahí. Ahora pasa a ser parte del cuerpo. Esas son las dos cosas.

La clave eran las 72 horas para ver cómo reaccionaba el pulmón. Gracias a dios, quedó bien, no presentó preocupaciones y ahí quedó. Cada ocho meses me tengo que hacer análisis por si pasa algo. En algún momento el cuerpo tiene que rechazar a la bala. En algún momento. Tiene que ocurrir.

Fue una consternación grande. Estuve dos días en terapia, cuatro días en sala. Nunca hubo ninguna complicación. Yo, siempre consciente. En ningún momento me dormí. Sentí en un comienzo como que me dormía. Y el médico decía: No te duermas, no te duermas, no te duermas. Cabeceaba, pero trataba de no dormir.

Continuará...

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos