:::: MENU ::::

21 oct. 2019

  • 21.10.19
El Tercer Domingo de Octubre nazareno se despertaba ilusionante ya que la Protectora de la ciudad, la Virgen de Valme, salía a la calle para procesionar hasta su ermita del Cortijo de Cuarto. Una gran jornada en la que la ciudadanía se volcaba con una de sus fiestas más señaladas en el año y que dejó estampas inolvidables que quedarán para el recuerdo de todos.



Desde bien temprano comenzaron a escucharse los cohetes y los sones de la banda de música Santa Ana, que anunciaban la Misa de Romeros. Una vez finalizada, la Virgen de Valme se situaba en su carreta para comenzar un Domingo de Valme que se preveía sin ninguna incidencia meteorológica.

Con un cielo despejado en el que el sol brillaba, la comitiva comenzaba a tomar las calles de Dos Hermanas para llegar hasta la carretera de bellavista entre cantes, bailes y con la alegría que aportaban los coloridos de las diferentes carretas y galeras que acompañaban a la Imagen.

Una vez en la carretera, el cortejo, encabezado por el más de medio millar de caballistas y los miles de romeros que acompañaban a la Virgen, avanzaba sin ningún tipo de contratiempo.



El único incidente se registró pasado el mediodía, cuando se incendió el techo de una galera, que hubiera que lamentar heridos. Consecuencia de este pequeño incendio, los bueyes de la carreta que iba justo detrás se desbocaron provocando cinco heridos leves, tres de ellos fueron atendidos en la zona por Cruz Roja en el momento y dos fueron trasladados hasta los hospitales de Valme y Virgen del Rocío.

Continuando con el camino, la carreta de la protectora nazarena llegó hasta el barrio nazareno de Bellavista en torno a las 13.00 horas, para finalizarlo en su ermita de Cuarto, en el que se vivió una gran jornada de convivencia entre los romeros.

El camino de vuelta comenzó a las 18.00 horas con la salida de la Virgen de Valme de regreso a Dos Hermanas. Las fuerzas de los romeros no desfallecían y continuaban cantando y bailando en sus carretas, galeras y carros para celebrar este día tan señalado.

A la altura de barranco una leve lluvia sorprendió a la comitiva que aceleró el paso para volver rápidamente al núcleo urbano de Dos Hermanas. Una vez se llegó a la localidad, la Virgen de Valme tuvo dos paradas, la primera de ellas en la Casa Hermandad de la Oración en el Huerto y en el monumento en su honor, para dar por finalizada la romería en la Parroquia de Santa María Magdalena, donde la Imagen estuvo presidiendo el paseo de la comitiva y dar por finalizado el día con su vuelta al Altar Mayor.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos