:::: MENU ::::

16 sept. 2020

  • 16.9.20
Me encontré entre la mirada de las personas que andan con prisas. Con la cabeza en cada rincón del mundo. En el pasado, en su futuro. Pero ninguna en su propio presente. Y ahí ando yo, entre el despiste. Pasando desapercibida entre los problemas, la rutina y las despedidas que no aprendemos a afrontar.



Sigo aquí, porque es donde realmente conoces a la gente. Donde sientes por un instante la pureza que puede quedar en el ser humano. Andamos en el más allá, evitando sentir ese fuego cuando vuelves a tener ese cruce de miradas. Pero que evitas. Y lo evitas porque asusta. Porque te acostumbras a vivir en la rutina. En sentir mucho y expresar poco. Así todo es más fácil. O eso te dicen.

Pero yo he decidido frenar y quedarme aquí. Experimentando. Explotando. Sintiendo. Conociendo. Viviendo. Porque sí, porque el tiempo nunca me puso pausas y me hizo correr. Tanto, que descuidé la brisa de una madrugada. Una mirada llena de ganas. Una sonrisa que el nerviosismo delata.

Frené. Me bajé de ese mundo de prisas. Y ahora sé que todo lo que no tiene sentido es lo bonito. Que todo lo que te acelera, te calma. Que no esperar nada te trae todo. Desconecta de todo y encuéntrate entre todos.

MERCEDES OBIES


DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos