:::: MENU ::::
HLA

FENACO



Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía. Mostrar todas las entradas

26 jul 2023

  • 26.7.23
La Agence France-Presse (AFP), la agencia de noticias más antigua del mundo y una de las más relevantes junto a Reuters y Associated Press (AP), ha fijado su mirada en los viñedos de Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.


Un equipo de la agencia, que cuenta con 2.400 empleados en todo el mundo y que ofrece cobertura informativa en seis idiomas (francés, inglés, alemán, español, portugués y árabe), se ha desplazado hasta los viñedos ecológicos de Bodegas Robles para analizar la influencia que está teniendo en el cultivo de la vid el paulatino aumento de las temperaturas y la escasez de precipitaciones.

Al respecto, el gerente de Bodegas Robles, Francisco Robles, destacó la importancia que juega la cubierta vegetal en los viñedos ecológicos de la firma, que "se ha convertido en la primera línea de defensa contra el cambio climático". Y es que, tal y como alertó el bodeguero montillano, "los efectos del cambio climático cada vez son más evidentes" en un marco vitivinícola como el de Montilla-Moriles, en el que la mayoría de los viñedos son de secano y la pérdida de suelo y de carbono orgánico representan un auténtico problema medioambiental.

Por ello, Bodegas Robles desarrolla desde hace años una cubierta vegetal de especies silvestres autóctonas en sus viñedos ecológicos de Montilla y de Santaella. "Esta cubierta aporta nutrientes a la vid de forma natural, protege al suelo de la escorrentía y la erosión", apuntó Francisco Robles, quien añadió que, a largo plazo, "aumenta notablemente la fijación de CO2, que se traduce en un aumento de los niveles de carbono orgánico del suelo y una reducción de las emisiones a la atmósfera".

"La fertilidad del suelo no se compra, la construimos cada año", subrayó el gerente de Bodegas Robles sobre su apuesta por la agricultura regenerativa, que define como "aquella que repone los nutrientes, capta el agua y ayudar a abonar los terrenos donde se asientan nuestras cepas".

Los reporteros de AFP han mostrado especial interés por el modo en el que el viñedo del marco Montilla-Moriles se está adaptando al incremento constante de temperaturas y a la falta de lluvias, una realidad que, a juicio de Francisco Robles, "está condicionando de manera radical las cosechas en cada vendimia, así como las pautas de los trabajadores a la hora de cortar la uva".


En efecto, año tras año, las vendimias en la zona Montilla-Moriles se adelantan debido a la falta de humedad en el suelo y a las altas temperaturas. "Este año, sin ir más lejos, la vendimia para el Agraz-Verjus y para los vinos afrutados de la variedad Verdejo se ha adelantado más de veinte días con respecto a la vendimia del pasado año que, a su vez, ya se había adelantado respecto a la de 2021", recordó Francisco Robles, quien advierte un "cambio biológico" en las plantas, por cuanto aceleran el proceso vegetativo para madurar el fruto con más rapidez.

Por este motivo, desde hace varios años, Bodegas Robles inicia la jornada de recolección de la uva a las 5.00 de la mañana para tratar de garantizar el bienestar de los trabajadores, que suelen concluir sus tareas antes de las horas de más calor.

"Ello nos permite, además de facilitar el trabajo de los vendimiadores, que tanto las uvas como los mostos resultantes estén en los depósitos con temperatura controlada a primera hora del día, consiguiendo una calidad máxima al evitar posibles oxidaciones", recalcó.

Otra de las estrategias que lleva a cabo Bodegas Robles para combatir el estrés hídrico de las plantas es el desarrollo de nuevos productos de vendimia muy temprana, como el Agraz-Verjus o el espumoso. "Para la elaboración de ambos productos es necesario cosechar las uvas tempranas, de modo que, al comenzar antes la vendimia, liberamos a la vid del fruto con antelación y esto le permite desarrollar mejor su ciclo vital", añadió.

"Bodegas Robles lleva 24 años promoviendo el uso de cubiertas vegetales y desarrollando una viticultura ecológica y sostenible para así conseguir minimizar el impacto del cambio climático en nuestra actividad y en nuestros viñedos", resaltó el gerente de la firma, que produce energía fotovoltaica para el consumo de su actividad, además de reducir sus emisiones de CO2 en todos sus procesos.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: BODEGAS ROBLES

18 jul 2023

  • 18.7.23
Las elevadas temperaturas que se vienen registrando en la Campiña Sur Cordobesa desde hace varios días, unidas al estrés hídrico que sufren las cepas como consecuencia de la falta de precipitaciones, han provocado un nuevo adelanto en la recolección de las variedades de uva negra que darán lugar a los caldos amparados por el indicativo geográfico Vinos de la Tierra de Córdoba, un sello de calidad que entró en vigor el 26 de abril de 2004 y que, desde entonces, certifica la calidad de los tintos de la provincia.


Tan solo cinco días después del inicio de la recolección de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza, los técnicos de la Cooperativa Agrícola La Unión, una de las entidades de referencia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, han decidido iniciar esta misma madrugada la vendimia de la variedad Merlot.

"Las sucesivas olas de calor y la falta de lluvia también han pasado factura a las viñas de uva tinta, que presentan poca vegetación y racimos con granos más pequeños de lo normal aunque, eso sí, de una gran calidad y con un estado sanitario excelente, por lo que esperamos obtener unos vinos varietales de gran calidad", reconoció ayer Francisco Fernández, director-gerente de La Unión, en declaraciones a Andalucía Digital.


Según el máximo responsable de la entidad, que desarrolla desde hace años la mayor vendimia de toda Andalucía, "al no disponer de datos sobre el arranque de viñedos tintos en nuestra comarca es difícil calcular en qué porcentaje disminuirá la producción con respecto al pasado año, aunque parece claro que la cosecha será menor, debido también a los efectos de la climatología".

La Cooperativa Agrícola La Unión fue una de las impulsoras de la diversificación de variedades a mediados de la pasada década de los noventa en la Campiña Sur Cordobesa. En Montemayor, las primeras plantaciones de esta clase de uva se realizaron en el año 2000, al amparo de las ayudas que la Unión Europea concedió para la reconversión y la reestructuración del viñedo de la zona Montilla-Moriles.


Sin embargo, de aquella apuesta que se hizo ya solo quedan algunas parcelas testimoniales, en torno a unas 200 hectáreas, debido al lento decaimiento de las cepas de algunas variedades tintas ante el caluroso clima de la Campiña Sur Cordobesa, unido a unos precios de la uva que, en algunos años, tampoco han resultado atractivos para los viticultores.

Con todo, las primeras uvas de color negro llegaron a la comarca en 1973, concretamente al cortijo de El Caño en La Rambla. Allí, el técnico agrícola Francisco Solano Bellido decidió estudiar la aclimatación en la comarca de una treintena de variedades, al objeto de poder diferenciar en su sistema de plantación factores como la calidad, la producción y la época de maduración del fruto.


Dos décadas más tarde, las cooperativas Nuestra Señora de la Aurora y La Unión comenzaron a trabajar con variedades de uva tinta en dos plantaciones experimentales situadas en el término municipal de Montilla. En la actualidad, ambas entidades, junto a la cooperativa San Acacio de Montemayor, molturan la mayor parte de la uva tinta de la comarca.

Otra de las firmas que elabora vino tinto en la zona es Bodegas Marenas, que cuenta con cepas de la variedad Pinot Negra en el paraje de Río Frío Alto, a unos 450 metros de altitud, en plena Sierra de Montilla, en un terreno más calizo que el de Cerro Encinas, donde la firma que regenta José Miguel Márquez cuenta con otro viñedo de unas seis hectáreas sobre unos terrenos arenosos y arcillosos con altos contenidos en carbonatos y caliza activa que proporcionan un fruto de alta calidad.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

12 jul 2023

  • 12.7.23
Las elevadas temperaturas que se vienen registrando en la Campiña Sur Cordobesa desde hace varios días han provocado un adelanto "insólito" en la recolección de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza.


De este modo, tras un exhaustivo seguimiento de la madurez de la uva que comenzó a mediados de junio, los técnicos de la Cooperativa Agrícola La Unión, una de las entidades de referencia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, han decidido iniciar esta misma madrugada la vendimia más temprana de la Europa continental.

"Se trata de la fecha de inicio de la vendimia más temprana desde que existen en nuestra zona variedades de uva blanca como la Chardonnay, pues la recolección se ha adelantado dos semanas con respecto al año pasado, algo que resulta completamente insólito", reconoció ayer Francisco Fernández, director-gerente de La Unión, en declaraciones a Andalucía Digital.

Según el máximo responsable de la entidad, que desarrolla desde hace años la mayor vendimia de toda Andalucía, "la uva no entiende de fechas, sino de las labores que los socios viticultores practican durante todo el año, así como de las lluvias recibidas y de las temperaturas a las que las viñas se tienen que enfrentar en los últimos momentos justo antes de su recolección".

A la vista de los análisis que han hecho a pie de campo los técnicos de la cooperativa montillana, las uvas presentan ya una graduación óptima y un buen estado sanitario para su recolección. "Aunque el tamaño de las bayas es, quizás, algo pequeño, es más prudente iniciar ya la vendimia, para evitar que las altas temperaturas paralicen la maduración del fruto o deshidraten las uvas", explicó Fernández.

Aunque todavía es pronto para aventurar un aforo de vendimia en el marco Montilla-Moriles –pues la producción final depende, directamente, de la evolución de las temperaturas diurnas y nocturnas, así como de las corrientes de aire cálido que se registren en los próximos cuarenta días–, "todo apunta a una cosecha menor que la del pasado año", a juicio del director-gerente de La Unión, quien detalló que los técnicos de la cooperativa vienen observando "uvas y racimos más pequeños", así como una falta generalizada de vegetación que "está dejando el fruto muy expuesto al sol".

En los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de las dos últimas décadas, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos. Por su parte, el año 2022 cerró con un aforo de 29,02 millones de kilos de uva, que representó un descenso de más del 5 por ciento con respecto al año anterior.


Pese al temprano inicio de la vendimia, los responsables de La Unión confían en procesar, a partir de hoy, uvas en buen estado sanitario y recolectadas "en su momento óptimo", aunque con un tamaño de baya más pequeño de lo habitual. "La proporción que presentan piel y zumo nos animan a pensar que obtendremos vinos de gran calidad en esta campaña, con más intensidad aromática, bien equilibrados y estructurados y con una gran persistencia en boca", destacó Francisco Fernández.

"Ya solo nos queda poner en práctica todos nuestros conocimientos para que, apoyados con nuestra mejor tecnología, podamos disfrutar de esta nueva cosecha y, de este modo, nuestros socios puedan ver recompensados todos los esfuerzos y sacrificios realizados durante el año", afirmó el director-gerente de la entidad, fundada en 1979 por un grupo de agricultores impulsados por la Unión de Agricultores y Ganaderos (UAGA).

Una vendimia más sostenible

El pasado año, la cooperativa agrícola La Unión llevó a cabo la primera "vendimia sostenible" de su historia, tras la puesta en marcha de dos nuevas plantas fotovoltaicas de autoconsumo que abastecen de energía a esta entidad

Desde el pasado año, tanto la sede administrativa de la entidad, situada en la confluencia de la Avenida de Italia con la Avenida de Boucau y las calles Burgueños y Fuente Álamo, como las instalaciones ubicadas en la calle Río de la Hoz, en las inmediaciones de la estación de ferrocarril, cuentan con sendas plantas fotovoltaicas que forman parte del Proyecto de Sostenibilidad y Cuidado del Medio Ambiente 2023 que ha impulsado la cooperativa.

"Hoy en día no basta con elaborar y comercializar aceites y vinos de calidad sino que, además, debemos esforzarnos por hacerlo de manera sostenible y con el máximo respeto hacia nuestro entorno", aseguró el director-gerente de La Unión, quien reiteró el compromiso de la cooperativa montillana por "tratar de frenar los efectos del cambio climático".

"La variación térmica se deja notar, especialmente, en los campos de nuestros socios, donde se aprecian mermas en las cosechas y alteraciones en los propios ciclos vegetativos de las plantas", reconoció Fernández, quien añadió que "afortunadamente, cada vez existe más población concienciada con este tema y más consumidores que no solo buscan la calidad de los aceites y vinos sino, además, el compromiso de las empresas con un modelo responsable y sostenible de sus procesos".

Las plantas fotovoltaicas, dotadas de más de 200 placas solares, "están produciendo energía eléctrica procedente del sol y, con ellas, somos capaces de ahorrar cerca del 40 por ciento de los costes de la energía", aseguró el máximo responsable de la cooperativa.

"De este modo, nuestra entidad está contribuyendo a reducir el impacto medioambiental que tanto daño está haciendo en nuestros cultivos y que, este año, están soportando temperaturas muy altas y ocasionando adelantos en las vendimias como nunca habíamos visto antes", añadió Francisco Fernández.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

9 jul 2023

  • 9.7.23
La Abuela Carmen, líder en la producción y en la comercialización de ajo negro, ha recibido un importante espaldarazo para otro de sus productos estrella: la cebolla negra. Y es que la empresa montalbeña ha sido reconocida en la cuarta edición de los Premios a los Mejores Productores Sostenibles de España, una iniciativa impulsada por el BBVA, en colaboración con El Celler de Can Roca, un restaurante situado en Gerona que atesora tres estrellas Michelín y que, en 2013 y en 2015, fue considerado el mejor del mundo.


"La cebolla negra es un producto novedoso, totalmente natural y sin aditivos, que conserva intactas sus propiedades saludables, incluso mejorándolas, al incrementar el contenido en antioxidantes de la cebolla fresca", explican desde la empresa, cuya sede central se ubica en Montalbán de Córdoba.

Mediante una cuidada selección de las variedades española reca y la francesa chalota, La Abuela Carmen ha ideado un proceso de maduración que somete el producto durante 65 días a 65 grados de temperatura, con un coeficiente de humedad del 80 por ciento, similar al que ya viene realizando con su famoso ajo negro, dando como resultado una cebolla de textura blanda, con tonalidades oscuras y con sabor dulce a la par que balsámico, mucho más digestiva que la cebolla fresca.

El jurado del certamen, formado por cocineros de El Celler de Can Roca y de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), ha valorado la incorporación de criterios medioambientales, sociales y de sostenibilidad económica en los modelos de negocio de las empresas galardonadas.

En esta edición, las dos únicas empresas agroalimentarias andaluzas que han sido reconocidas en estos prestigiosos premios han sido La Abuela Carmen, por su cebolla negra, y la firma Cortijo La Reina, ubicada en la carretera que une Córdoba con Guadalcázar, por su tomate rosa ecológico.

Ambas empresas forman parte así de los diez mejores productores sostenibles del país, gracias a sus buenas prácticas sostenibles, al impulso del entorno rural, al relevo generacional y a su apuesta por la inclusión social. En concreto, el jurado ha tenido en cuenta aspectos como la disminución de la huella de carbono; la incorporación de medidas para mejorar la eficiencia energética durante los procesos de producción o la importancia de sus actividades como motores de desarrollo de las zonas rurales.

Cerca de 150 productores de todas las comunidades autónomas se han presentado a la cuarta edición de estos premios. Los ganadores de estos reconocimientos formarán parte de un plan de difusión que llevará sus historias a todo el territorio nacional y sus productos se incluirán en una receta elaborada por los hermanos Roca.

Un producto único y singular

La cebolla negra de La Abuela Carmen se comercializa lista para ser añadida directamente en ensaladas y otras elaboraciones culinarias sin someterla a cocción, pero también se puede utilizar en guisos, arroces y platos cocinados.

Desde su implantación en el mercado, muchos cocineros de los principales restaurantes de España han comenzado a elaborar platos que incluyen la cebolla negra de La Abuela Carmen como ingrediente esencial, creando de este modo una experiencia gourmet que también puede emularse en la cocina de cualquier hogar, aprovechando las diversas posibilidades culinarias de este alimento saludable y singular.

Una firma innovadora y referente del sector

La empresa que comercializa bajo la marca La Abuela Carmen tiene su sede central en Montalbán de Córdoba, donde cuenta con más de 5.000 metros cuadrados. También dispone de instalaciones en Santaella, de más de 12.000 metros cuadrados, dedicadas a la limpieza, clasificación del ajo y almacenaje.

Desde hace más de una década, La Abuela Carmen viene apostando por nuevas alternativas de comercialización para el ajo a través del procesado de productos de cuarta y quinta gama. Comercializan productos como ajo en conserva para ensaladas o pastas (en aceite de oliva a las finas hierbas, al pimentón, picante), ajo pelado, picado, laminado, frito en aceite de oliva (su producto más demandado), deshidratado o pulpa de ajo. Tienen igualmente una línea de productos ecológicos certificada por Ecovalia.


También en colaboración con el centro Ifapa de Palma del Río, en 2013 pusieron a punto la producción de ajo negro, donde a partir de ajo fresco y mediante un proceso que combina temperatura y humedad produce un ajo fermentado con múltiples propiedades saludables. Han sido pioneros en Andalucía en su producción.

A finales del año 2021, La Abuela Carmen lanzó al mercado sus nuevos Chips de Ajo, un producto que no solo potencia el sabor de las elaboraciones sino que, además, evita el engorroso proceso doméstico de pelar, cortar y freír este ingrediente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

7 jul 2023

  • 7.7.23
Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, protagoniza hoy el inicio de la vendimia 2023, la más temprana de la Europa continental, en sus viñedos ubicados en el paraje de Cantarranas, a escasos metros de la Fuente de La Higuera, entre los términos municipales de Montilla y Aguilar de la Frontera.


Las elevadas temperaturas que se vienen registrando en las últimas semanas han contribuido a que las uvas de la variedad autóctona, la Pedro Ximénez, alcancen el grado de maduración óptimo para la elaboración del Agraz-Verjus, un aliño inspirado en la cocina tradicional de los imperios Almohades y Almorávides que Bodegas Robles elabora en colaboración con el chef cordobés Paco Morales, que atesora dos Estrellas Michelín.

Esta "locura líquida", como la ha calificado el prestigioso cocinero cordobés, recupera como condimento e ingrediente de muchas recetas de la cocina andalusí el uso de las uvas agraces, aquellas que se recogen cuando están verdes, justo antes del envero, y se ponen en pequeños racimos en agua con sal.

De esta forma, Bodegas Robles y Paco Morales mantienen intacta la línea de cooperación iniciada hace tres años cuando el equipo del chef cordobés se trasladó al viñedo ecológico de la firma montillana para recolectar más de 6.000 hojas adultas de vid de la variedad Pedro Ximénez que, desde entonces, forman parte de la carta del Restaurante Noor.


"La tradición vinícola de la provincia de Córdoba volverá a estar presente en la apuesta por la cocina andalusí que caracteriza a Paco Morales que, de nuevo, centrará su mirada en los imperios Almohades y Almorávides del siglo XII", resaltó Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles.

Pocos días antes del envero –el instante en que la uva cambia de color de verde a amarillo–, Bodegas Robles lleva a cabo una recolección temprana de la variedad autóctona Pedro Ximénez. Junto a esta primera partida de uvas que se destinarán a la elaboración del aliño Agraz-Verjus, el marco Montilla-Moriles ultima ya los detalles para iniciar la recolección mecánica de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza.

Las altas temperaturas registradas en los últimos días, unidas a la baja humedad ambiental, permiten a la uva alcanzar de forma natural el momento óptimo de su recolección, con un alto nivel de azúcares que, luego en bodega, serán transformados en grados de alcohol naturales.


La recolección manual del fruto –que se desarrolla entre las 7.00 de la mañana y las 14.00 de la tarde– se combina desde hace diecinueve años en la zona Montilla-Moriles con la recolección mecanizada, una modalidad de trabajo que se concentra entre las 4.00 de la madrugada y las 10.00 de la mañana y que permite cosechar una gran cantidad de racimos a salvo de las elevadas temperaturas que se registran en la Campiña en las horas centrales de la jornada.

Tras las primeras variedades en vendimiarse se cosecharán las tintas y, finalmente, la uva autóctona, la Pedro Ximénez. En los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: BODEGAS ROBLES (ARCHIVO)

30 jun 2023

  • 30.6.23
Los técnicos de la Cooperativa Agrícola La Unión, una de las entidades de referencia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, han iniciado esta semana el seguimiento diario de la madurez de la uva de cara a la próxima vendimia en el marco vitivinícola cordobés que, cada año, suele protagonizar el inicio más temprano de la cosecha en la Europa continental.


"Las altas temperaturas de estos últimos días nos han obligado a empezar a observar el desarrollo de madurez, concretamente con las variedades más tempranas, la Chardonnay y la Moscatel, hasta que arranque la vendimia", explicó a Andalucía Digital el director-gerente de La Unión, Francisco Fernández, quien resaltó que "para nuestra cooperativa resulta fundamental iniciar la vendimia en el momento más adecuado, ni antes ni después, con el objetivo de elaborar vinos de calidad que muestren toda su expresión y queden bien estructurados".

A la vista de los primeros análisis a pie de campo, las cepas aparecen con poca vegetación y con uvas más pequeñas que, a juicio de los técnicos, quedan "muy expuestas al sol". En ese sentido, "de manera generalizada se aprecia menos cosecha que el pasado año, aunque no sabríamos cuantificar todavía en qué porcentaje, ya que dependerá de las temperaturas, sobre todo las nocturnas, que se registren en estas semanas", reconoció Francisco Fernández quien, no obstant,e apuntó que "hay algunas zonas más frescas y otras de regadío en las que la vegetación de las cepas es la apropiada y, por tanto, las uvas presentan un tamaño normal".

Cooperativa La Unión - Vinos y aceites de calidad

En ese sentido, el máximo responsable de La Unión, entidad que desarrolla desde hace años la mayor vendimia de toda Andalucía, hizo hincapié en que "la incidencia del clima está haciendo que nuestras campañas de recolección de uva se adelanten a fechas poco habituales" y que "los rendimientos por hectárea sean muy bajos y el fruto, más pequeño de lo habitual". En opinión de Francisco Fernández, "este hecho sí podría incidir en la calidad final de los vinos ya que, al registrarse en la uva una mayor proporción de piel que de zumo, los aromas más sutiles y afrutados pueden verse alterados".

El pasado año, la cooperativa agrícola La Unión llevó a cabo la primera "vendimia sostenible" de su historia, tras la puesta en marcha de dos nuevas plantas fotovoltaicas de autoconsumo que abastecen de energía a esta entidad fundada en 1979 por un grupo de agricultores impulsados por la Unión de Agricultores y Ganaderos (UAGA).

Desde el pasado año, tanto la sede administrativa de la entidad, situada en la confluencia de la Avenida de Italia con la Avenida de Boucau y las calles Burgueños y Fuente Álamo, como las instalaciones ubicadas en la calle Río de la Hoz, en las inmediaciones de la estación de ferrocarril, cuentan con sendas plantas fotovoltaicas que forman parte del Proyecto de Sostenibilidad y Cuidado del Medio Ambiente 2023 que ha impulsado la cooperativa.


"Hoy en día no basta con elaborar y comercializar aceites y vinos de calidad sino que, además, debemos esforzarnos por hacerlo de manera sostenible y con el máximo respeto hacia nuestro entorno", aseguró el director-gerente de La Unión, quien reiteró el compromiso de la cooperativa montillana por "tratar de frenar los efectos del cambio climático".

"La variación térmica se deja notar, especialmente, en los campos de nuestros socios, donde se aprecian mermas en las cosechas y alteraciones en los propios ciclos vegetativos de las plantas", reconoció Fernández, quien añadió que "afortunadamente, cada vez existe más población concienciada con este tema y más consumidores que no solo buscan la calidad de los aceites y vinos sino, además, el compromiso de las empresas con un modelo responsable y sostenible de sus procesos".

Las plantas fotovoltaicas, dotadas de más de 200 placas solares, "están produciendo energía eléctrica procedente del sol y, con ellas, somos capaces de ahorrar cerca del 40 por ciento de los costes de la energía", aseguró el máximo responsable de la cooperativa.

Cooperativa La Unión - Vinos y aceites de calidad

"De este modo, nuestra entidad está contribuyendo a reducir el impacto medioambiental que tanto daño está haciendo en nuestros cultivos y que, este año, están soportando temperaturas muy altas y ocasionando adelantos en las vendimias como nunca habíamos visto antes", añadió Francisco Fernández.

Una vendimia más temprana

El equipo técnico de la cooperativa La Unión se reunió hace un par de semanas para diseñar esta nueva campaña que, previsiblemente, se adelantará de diez a doce días con respecto al pasado año, "aunque dependerá de las temperaturas que se registren en nuestros viñedos en estos días", recalcó el director-gerente de la entidad.

Además de analizar los tipos de vinos que se van a elaborar y las características que resaltarán tanto en la gama de blancos como en la de tintos, los técnicos de La Unión tienen "todas sus esperanzas puestas" en la elaboración de un nuevo tipo de vino tinto 100 por cien varietal que, hasta ahora, no se había embotellado bajo la Indicación Geográfica Protegida (IGP) "Vinos de la Tierra de Córdoba".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: COOPERATIVA LA UNIÓN

28 jun 2023

  • 28.6.23
Lagar Los Raigones, una de las firmas de referencia de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y de la Asociación de Lagares de la Sierra de Montilla, ha dado un paso más en su apuesta por la innovación y la sostenibilidad con la creación de una planta fotovoltaica de autoconsumo en la cubierta de una de sus naves.


La instalación, que ha sido dirigida por la empresa lucentina Enchufe Solar, cuenta con un centenar de módulos de 450 Watt Picos (Wp) cada uno, capaces de generar una potencia solar suficiente para cubrir alrededor del 70 por ciento de la energía que consume la empresa al año.

"Pretendemos mejorar la eficiencia energética y abaratar los costes de nuestra factura eléctrica, lo que, sin duda, supondrá un gran ahorro en los costes de producción", explicó Santiago Jiménez Luque-Romero, responsable de Los Raigones –junto a sus hermanas Ángela y Charo–, quien añadió que este nuevo proyecto "enlaza perfectamente con la dinámica que estamos desarrollando desde hace algunos años, basada en un tipo de agricultura cada vez más respetuosa con el medio ambiente y más proteccionista con la naturaleza".

Los Raigones se ha caracterizado desde siempre por su carácter innovador, apostando por nuevas propuestas de oleoturismo y enoturismo en sus instalaciones, además de un comercio gourmet dentro del histórico lagar ubicado en el corazón de la Sierra de Montilla, que permite a la firma sacar adelante sus propias cosechas con más rentabilidad.

Sin embargo, en los últimos años, la firma montillana ha redoblado su colaboración con distintos proyectos que tratan de propiciar un equilibrio entre la producción agrícola y la conservación del medio natural. "Es lo mejor tanto para la calidad de nuestros vinos como para nuestro entorno paisajístico, que debemos cuidar y preservar para las generaciones venideras", resaltó Santiago Jiménez.

Lagar Los Raigones (vinos y aceites) - Sierra de Montilla

En efecto, Lagar Los Raigones colabora con la Fundación Somos Naturaleza (FSN), una entidad que aspira a ser motor de cambio de hábitos de vida saludables y respetuosos con el medio ambiente, así como agente acelerador y dinamizador de emprendimientos sociales sostenibles. No en vano, las instalaciones del lagar acogieron el pasado 23 de junio las Jornadas de Patrimonio Natural y Cultural "Cómo generar riqueza y negocios de éxito respetando la biodiversidad: el potencial de la ornitología y la geología en nuestra provincia".

A su vez, Los Raigones colabora con el Proyecto Alzacola que lideran la Fundación Social Universal (FSU) y la Fundación Somos Naturaleza (FSN) para proteger este ave en peligro de extinción y de especial relevancia en la zona de Montilla-Moriles, por ser "una colaboradora del viticultor, gracias a su capacidad insectívora", en palabras de Santiago Jiménez.

Por otro lado, Lagar Los Raigones se ha integrado en el innovador proyecto Somos Semilla, que busca promover el desarrollo de ecosistemas agrarios equilibrados y biodiversos mediante la formación e información de la población activa y del personal de las explotaciones agrarias e industrias agroalimentarias.


"En el marco de este proyecto, hemos repoblado de arbustos y árboles distintas zonas de la Sierra de Montilla, próximas a nuestro lagar, para facilitar la vida de las aves", apuntó Santiago Jiménez, quien recordó que Los Raigones también ha acogido recientemente un taller de construcción de cajas refugio para murciélagos, una especie "aliada" en el control de plagas propias del viñedo y el olivar, al ser depredadores de plagas de la vid, como la polilla del racimo.

"El último proyecto en el que hemos sido seleccionados por SEO/BirdLife es el de 'Secanos Vivos', que va en la misma dirección de propiciar actuaciones sostenibles en el campo que favorezcan la biodiversidad y la vida de las aves", resaltó el responsable de Los Raigones, que lleva ya cuatro años sin aplicar herbicidas, ni algunos de los insecticidas que se venían aplicando en la agricultura convencional.

"Hemos optado por métodos igualmente eficaces pero más ecológicos, como las feromonas de confusión sexual para combatir la polilla del racimo", explicó Santiago Jiménez, quien hizo hincapié en que el resultado de estas actuaciones es que los vinos de Lagar Los Raigones son de “Residuo Cero”, lo que implica que no presentan ningún tipo de residuos fitosanitarios en el análisis químico al que son sometidos. "Por tanto, son vinos que, consumidos con moderación, como el resto, son más saludables y contribuyen a mantener una naturaleza viva", concluyó Jiménez.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: LOS RAIGONES

26 jun 2023

  • 26.6.23
Bodegas Pérez Barquero, firma de referencia de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha participado en dos jornadas técnicas celebradas en las ciudades japonesas de Kumamoto y Fukuoka, donde ha tenido la oportunidad de dar a conocer sus vinos ante 70 profesionales de la hostelería nipona.


La cita, impulsada por Andalucía TRADE, ha representado una oportunidad excepcional para diversificar las ventas internacionales de los vinos y vinagres de Pérez Barquero hacia Japón, primer mercado asiático del sector y puerta de acceso de las empresas andaluzas al continente, el segundo qué más crece en 2022, con récord histórico de exportaciones, al sumar 8,3 millones de euros y un crecimiento interanual del 19,3 por ciento.

La empresa montillana –integrada por cuatro bodegas de la DOP Montilla-Moriles: Gracia Hermanos, Compañía Vinícola del Sur, Tomás García y Pérez Barquero– ha estado representada por sus importadores locales en Japón, un mercado emergente que ya suma a la factura andaluza el récord de 3,3 millones de euros, el 40 por ciento de las ventas del vino al continente asiático, gracias a un incremento del 80 por ciento, que lo colocan como octavo mercado mundial y tercero que más crece del TOP 10.

Estas cifras históricas constatan que el sector vinícola andaluz avanza en su estrategia de ampliar mercados, de forma que registra ventas hacia Europa, América y África dentro sus diez primeros destinos; y encuentra en Japón el canal idóneo para entrar en Asia, que ya copa el 8,5% del total de las ventas mundiales.

Los encuentros técnicos han sido organizados por Andalucía TRADE, Agencia Empresarial para la Transformación y el Desarrollo Económico, en colaboración con tres entidades empresariales niponas: la HBA (Hotel Barmen's Association) de Japón; la NBA (Nippon Bartenders Assotiation); y la PBO (Professional Bartenders Organization), tres organizaciones que aglutinan a los principales profesionales de la hostelería del país.

Santo y seña de la zona Montilla-Moriles

Desde su fundación en 1905, el Grupo Pérez Barquero, santo y seña de la comarca vitivinícola cordobesa, ha cuidado con la mayor atención y esmero todas las labores que giran alrededor de la creación del vino. Desde la selección de los mejores pagos de viñas –albarizas de la Sierra de Montilla y de Moriles Altos- hasta la recolección, el transporte y la molturación de la uva, Pérez Barquero presta atención a todos los pasos que continúan con la elaboración del mosto nuevo, su cata y su selección, previa al destino final que, según sus características, serán las botas de crianza, en la amplia gama de vinos de la zona: Finos, Olorosos, Amontillados, Palos Cortados y Dulces de Pedro Ximénez.


Reconocido con las distinciones más relevantes en el mundo del vino –con las máximas puntuaciones Parker, multitud de premios y medallas en concursos nacionales e internacionales, así como extraordinarias reseñas en las principales guías–, el Grupo Pérez Barquero ha extendido su nombre por todos los rincones del territorio nacional. No en vano, sus vinos, brandis y vinagres se encuentran en más de cincuenta países de los cinco continentes, figurando a la cabeza de los exportadores de vinos de la zona.

Asimismo, Pérez Barquero es una de las pocas bodegas españolas distinguidas con el sello Pyme Innovadora concedido por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de España, en base a los cinco proyectos de innovación que tiene desarrollados con el CDTI por un importe global próximo a los 2 millones de euros.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: ANDALUCÍA TRADE / JOSÉ ANTONIO AGUILAR

20 jun 2023

  • 20.6.23
Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, se coronó ayer en la vigésimo cuarta edición del Concurso de Vinos y Vinagres Ecológicos (Ecorracimo), una cita organizada de manera conjunta entre el Ayuntamiento de Montilla, Ecovalia y la Diputación de Córdoba que se celebró en el castillo de El Gran Capitán.


No en vano, la firma montillana se alzó con el 'Premio Especial Diputación de Córdoba', máximo galardón del certamen, gracias a su vinagre Piedra Luenga Bio al Oloroso saca especial, mientras que en la categoría de vinos, el jurado –que debió evaluar en torno a 200 muestras de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, La Rioja y Navarra– se terminó decantando por el tinto Bobal Icon, de Bodega Pagos de Familia Vega Tolosa, perteneciente a la Denominación de Origen Protegida (DOP) Manchuela, en Albacete.

El presidente de Ecovalia, Álvaro Barrera, se mostró convencido de que "el hecho de que, hoy en día, España sea una región potente en Europa en producción ecológica y que Andalucía sea la referente a nivel nacional es fruto, entre otras razones, de este concurso", cuyo panel de catadores contó con la presencia de la reputada enóloga María Isabel Mijares, chevalier de la Orden del Mérito Agrícola de Francia, además de asesora de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y secretaria de la Unión Internacional de Enólogos.

Por su parte, Rocío Márquez, directora técnica del certamen, valoró positivamente la "gran variedad de tipología de vinos" que concurrieron ayer al Concurso de Vinos y Vinagres Ecológicos, "desde espumosos a tintos, vinos blancos, vinagres y bebidas fermentadas", lo que, a juicio de la enóloga, "viene a demostrar que es un sector fuerte y que los productores apuestan por Ecorracimo”.


De igual modo, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, reconoció que este concurso representa "una gran oportunidad, a nivel local, para potenciar la marca Montilla vinculada a nuestro vino y, en este caso, a un vino con un valor añadido como es el ecológico".

Por último, Francisco Ramón Acosta, delegado territorial de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Córdoba, recordó que la provincia "ha duplicado la superficie de ecológico en los últimos diez años, llegando a casi 250.000 hectáreas".

A lo largo de estos 24 años, Ecorracimo se ha consolidado como referente de los concursos de vinos y vinagres ecológicos, cuyo objetivo último es el de poner en valor la calidad y el prestigio de los productos sostenibles, además de mantener y activar la producción de vinos de uva procedente de agricultura ecológica, apostando por el desarrollo de este sector y sirviendo de apoyo para la promoción y reconocimiento por parte del consumidor.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

16 jun 2023

  • 16.6.23
Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha formado parte de una misión comercial impulsada por Andalucía TRADE y la Asociación Empresarial Alimentos de Andalucía (Landaluz) que ha reunido a 26 firmas procedentes de 20 países de los cinco continentes.


El encuentro, que se ha enmarcado en el proyecto Andalucía Cocina de la asociación empresarial, se ha celebrado en las provincias de Sevilla y Cádiz y ha contado con la participación de compradores internacionales procedentes de Brasil, Australia, Austria, Corea del Sur, Dinamarca, Filipinas, Francia, Georgia, India, Indonesia, Japón, Marruecos, Países Bajos, Perú, Rumanía, Singapur, Tailandia, Reino Unido, EEUU y Vietnam.

Según los informes de Andalucía TRADE, la comunidad autónoma cerró el pasado año con récord de exportaciones de alimentos y bebidas hasta alcanzar los 14.061 millones de euros, con un crecimiento del 13,5 por ciento interanual.

Gracias a esta cifra histórica, Andalucía supera el ritmo de crecimiento de España en este sector (12,6%). Asimismo, la comunidad es ya una potencia mundial en el sector agroalimentario, que además avanza en el objetivo de diversificación de sus ventas, ya que crecen las exportaciones en todos los continentes, y de manera significativa en África (+33%) y América (+20,5%).

"La misión se enmarca en el momento idóneo para impulsar la competitividad internacional del tejido agroalimentario andaluz, ya que la marca Andalucía goza cada vez de mayor prestigio dada la posición que tienen en el mercado exterior los productos que forman parte de la dieta mediterránea, como las hortalizas o el aceite de oliva virgen extra", reconocen desde Andalucía TRADE.

Además, la cesta agroalimentaria de la comunidad "trae consigo un elemento distintivo de calidad y exclusividad que la hace especialmente atractiva para el comercio exterior, como son las numerosas denominaciones de origen de diversos productos como los vinos", añadieron las mismas fuentes.

La misión comenzó el pasado lunes con un encuentro en la sede de la asociación Landaluz en la Hacienda de Quinto en Sevilla, donde cada empresa de la delegación internacional tuvo ocasión de realizar una presentación técnica de su actividad.

Tras ello, se celebró un showroom con los productos de las marcas andaluzas, y una presentación institucional del sector. Finalmente, el reconocido chef Bosco Benítez, del restaurante sevillano La Cochera del Abuelo, llevó a cabo una demostración gastronómica utilizando los alimentos de las firmas de la comunidad participantes que pudieron degustar los agentes internacionales

El marte, la agenda se dedicó en exclusiva a los encuentros comerciales de máximo nivel, y se desarrollaron hasta 288 reuniones con el objetivo de establecer nuevas estrategias comerciales y explorar la posibilidad de ampliar negocio en nuevos destinos de oportunidad.

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

14 jun 2023

  • 14.6.23
La empresa montalbeña La Abuela Carmen, líder en la producción y en la comercialización de ajo negro, está participando en un estudio científico que trata de determinar el proceso de digestión de este alimento por parte del organismo humano y los efectos que genera en la salud.


El proyecto, liderado por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa), dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, cuenta también con la participación de las universidades de Córdoba, Navarra y Lleida, así como del representante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Según los resultados más destacados del estudio, el consumo de ajo negro está asociado a una disminución de la presión arterial y del colesterol y propiciaría un "efecto protector" contra enfermedades neurodegenerativas, digestivas y renales.

"Estas propiedades se deben principalmente a la presencia de compuestos con reconocida bioactividad, particularmente los organosulfurados", subrayan desde la empresa, toda vez que destacan que este estudio es "de los pocos que hablan de cómo se transforman estos compuestos organosulfurados en el interior del cuerpo humano".

De este modo, la investigación trata de conocer los mecanismos por las cuales estos compuestos ejercen efectos positivos en la salud y permiten conocer su metabolismo y biodisponibilidad, identificando y cuantificando los compuestos metabolizados en humanos horas después del consumo de ajo negro.

El estudio ha contado con la participación de 24 voluntarios, a los que se ha sometido a pruebas antes y después de consumir ajo negro. "S-alil-cisteína (SAC), aliina y sulfóxido de metionina han sido los principales componentes detectados tras el experimento", desvelan desde La Abuela Carmen.


En los últimos años, varios estudios han resaltado el carácter antioxidante de la aliina. "Así mismo, diversos estudios han señalado la SAC como un potente protector contra el daño neurodegenerativo", afirma Manuel Vaquero, máximo responsable de la empresa, que reconoce que "la identificación de estos compuestos nos brinda la oportunidad de estudiar el papel del ajo negro en la salud humana" y "forma la base para la evaluación posterior de su papel biológico".

El ajo negro ha generado un creciente interés en los últimos años por sus cualidades organolépticas y sus características físicas y químicas. Este derivado del ajo se obtiene sometiendo el ajo fresco a un largo proceso con temperaturas y humedad controladas que dura en torno a cincuenta días.

Una serie de reacciones químicas –tales como las enzimáticas o la conocida como Reacción de Maillard– tienen lugar en el ajo, dando lugar a un producto oscuro, con un sabor dulce y una textura suave, en el que desparece el picor característico del ajo fresco. Los investigadores han comprobado que la aliína y el SAC se vuelven más estables en los procesos digestivos.

Una firma innovadora y referente del sector

La empresa que comercializa bajo la marca La Abuela Carmen tiene su sede central en Montalbán de Córdoba, donde cuenta con más de 5.000 metros cuadrados. También dispone de instalaciones en Santaella, de más de 12.000 metros cuadrados, dedicadas a la limpieza, clasificación del ajo y almacenaje.


Desde hace más de una década, La Abuela Carmen viene apostando por nuevas alternativas de comercialización para el ajo a través del procesado de productos de cuarta y quinta gama. Comercializan productos como ajo en conserva para ensaladas o pastas (en aceite de oliva a las finas hierbas, al pimentón, picante), ajo pelado, picado, laminado, frito en aceite de oliva (su producto más demandado), deshidratado o pulpa de ajo. Tienen igualmente una línea de productos ecológicos certificada por Ecovalia.

También en colaboración con el centro Ifapa de Palma del Río, en 2013 pusieron a punto la producción de ajo negro, donde a partir de ajo fresco y mediante un proceso que combina temperatura y humedad produce un ajo fermentado con múltiples propiedades saludables. Han sido pioneros en Andalucía en su producción.

A finales del año 2021, La Abuela Carmen lanzó al mercado sus nuevos Chips de Ajo, un producto que no solo potencia el sabor de las elaboraciones sino que, además, evita el engorroso proceso doméstico de pelar, cortar y freír este ingrediente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

9 jun 2023

  • 9.6.23
El Consejo Social de la Universidad de Córdoba (UCO) ha entregado su medalla de oro a Pérez Barquero, un grupo de empresas integrado por cuatro bodegas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles: Gracia Hermanos, Compañía Vinícola del Sur, Tomás García y Pérez Barquero.


La distinción, que se concede con motivo del trigésimo quinto aniversario de la fundación del Consejo Social y del cincuentenario de la UCO, también ha recaído en el Grupo de Investigación Viticultura y Enología (Vitenol), dirigido por Juan José Moreno, catedrático de la UCO, que ha permitido avanzar, de la mano de Pérez Barquero, en la elaboración de nuevos vinos espumosos con las variedades de uva y levaduras autóctonas de la zona Montilla-Moriles y un vino generoso viejo como licor de expedición.

"Las empresas del Grupo Pérez Barquero son referentes por su implicación en el desarrollo de la industria agroalimentaria de la provincia de Córdoba", reconocieron desde la UCO, toda vez que elogiaron su colaboración con la Universidad y, en particular, con los miembros del Grupo Vitenol, que se remonta a comienzos de los años ochenta del siglo pasado, cuando se iniciaron las investigaciones sobre la identificación, selección y caracterización de levaduras enológicas para la fermentación y la crianza biológica de los vinos de Montilla-Moriles.

"Esta colaboración es un ejemplo de lo que se ha dado en llamar 'transferencia de proximidad' entre los resultados de investigación de grupos de la UCO y las empresas de su entorno", resaltaron desde la institución universitaria, toda vez que añadieron que "fruto de ella, se han obtenido varios proyectos de I+D+i conjuntos con financiación público-privada".

Uno de los resultados más notables de esta transferencia ha sido la elaboración de un nuevo vino espumoso con uvas y levaduras propias de la zona Montilla-Moriles, que ha tenido gran éxito de mercado. Además, en la actualida, esta colaboración en transferencia sigue activa y se completa con el desarrollo de una tesis doctoral en las empresas del grupo empresarial.

Todo un ejemplo de innovación

El Centro para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (CDTI) de España, una entidad pública empresarial que depende del Ministerio de Ciencia e Innovación, elogió el pasado mes de diciembre el "gran avance tecnológico" conseguido por la Universidad de Córdoba (UCO) y Bodegas Pérez Barquero en la elaboración de un vino espumoso que, por primera vez, se basa en levaduras autóctonas de velo de flor G1.


Tras su puesta de largo a finales del año 2021, G1 Brut Nature se ha consolidado como un importante caso de éxito en la colaboración entre Universidad y empresa que, esta semana, ha recibido el reconocimiento del Consejo Social de la UCO.

"Quienes ya han podido probar este espumoso con alma de generoso coinciden en describirlo como un vino novedoso, diferente, más fresco y agradable que otros espumosos elaborados en regiones tradicionalmente productoras de este tipo de vinos", subraya Adela Córdoba, responsable de Marketing de Pérez Barquero.

“G1” es el primer vino espumoso creado con levadura de velo de flor del mismo nombre

PÉREZ BARQUERO BRUT NATURE G1Ya en 2021, este vino espumoso natural –denominado "G1" por el nombre con el que se identificó la levadura de velo de flor utilizada en la segunda fermentación– agotó existencias en las fechas inmediatas a su lanzamiento. "La producción inicial fue también limitada y su aceptación fue tan extraordinaria que se agotó en solo diez días, por lo que no pudimos atender toda la demanda", reconoció Adela Córdoba.

De hecho, Pérez Barquero y los investigadores del Grupo Vitenol de la UCO, adscrito al Campus de Excelencia Internacional AgroAlimentario de Andalucía (ceiA3), han continuado colaborando desde entonces para tratar de mejorar el espumoso G1, lo que les ha llevado a descubrir nuevas levaduras en los velos de flor de los vinos finos tradicionales de Montilla-Moriles para las que estudiarán nuevas aplicaciones.

"G1" es el nombre con el que se identificó la levadura autóctona de velo de flor utilizada, de forma innovadora, en la segunda fermentación por la que se crea este vino espumoso natural

De este modo, G1 "no es solo un nuevo vino en la colección de Pérez Barquero", como destaca Juan Márquez, enólogo de la firma, sino que representa toda una innovación en la técnica enológica por la que nacen las apreciadas burbujas de los vinos espumosos de método tradicional o Champenoise.

"En la segunda fermentación en botella, nunca antes se había empleado levadura de velo de flor y, tras más de tres años de estudio, se ha comprobado que la levadura de velo de flor que hemos seleccionado posee una serie de ventajas sobre las levaduras comerciales tradicionalmente utilizadas en la región del cava y del champagne", añadió Juan Márquez, enólogo de Grupo Pérez Barquero.

Entre las ventajas que ofrece la levadura de velo de flor destaca una alta capacidad fermentativa en las condiciones de estrés que supone la segunda fermentación en botella característica del método Champenoise, así como la formación de aromas más frescos y frutales y una muy buena capacidad de floculación y producción de espuma, ideal para la elaboración de este tipo de vinos.

"Se ha logrado realizar la segunda fermentación en botella con levadura autóctona de velo de flor, innovadora y bautizada como 'G1', aislada en la primera mitad de los años ochenta y originaria de Bodegas Gracia"

“Por primera vez en la historia enológica de Montilla-Moriles, tenemos un vino espumoso elaborado con una levadora autóctona de nuestra zona vinícola, que fue aislada hace más de cuarenta años en Bodegas Gracia Hermanos y conservada desde entonces en el Departamento de Química de la UCO”, recalcó, por su parte, el profesor Juan Moreno, quien hizo hincapié en que todo el proceso ha dado como resultado "un vino único, genuino, distinto a todo lo que hasta el momento existía en el mercado".

Pero, además del velo de flor, este espumoso autóctono de Pérez Barquero está "muy ligado al suelo, al terruño", como indicó Adela Córdoba, quien precisó que los suelos de albariza donde se cultivan los viñedos de la firma se formaron en el mismo periodo geológico que la Craie en la Champaña, la zona más prestigiosa en elaboración de vinos espumosos, por lo que "el aporte de los suelos calizos une inexorablemente el perfil organoléptico de ambos vinos".

"Hay otras similitudes inspiradoras –reconoció la responsable de Marketing–, como la segunda intervención de levaduras, tanto en el proceso de producción según el método tradicional champenoise como en la crianza biológica bajo velo de flor nuestros finos".

En efecto, "los más reputados productores de champagne juegan, fascinados, con vinos tradicionales andaluces para dar ciertos toques a sus vinos", apuntó Adela Córdoba, quien recordó que en el caso del Brut Nature G1 se ha empleado vino generoso viejo como licor de expedición. "Ello le confiere una distinción y un final en boca en el que se aprecia la vejez, mientras que de entrada es muy fresco y aromático", concluyó.

Santo y seña de la zona Montilla-Moriles

El Grupo Pérez Barquero está integrado por cuatro bodegas de la DOP Montilla-Moriles: Gracia Hermanos, Compañía Vinícola del Sur, Tomás García y Pérez Barquero. Desde su fundación en 1905, esta institución, santo y seña de la comarca vitivinícola cordobesa, ha cuidado con la mayor atención y esmero todas las labores que giran alrededor de la creación del vino.


Desde la selección de los mejores pagos de viñas –albarizas de la Sierra de Montilla y de Moriles Altos- hasta la recolección, el transporte y la molturación de la uva, Pérez Barquero presta atención a todos los pasos que continúan con la elaboración del mosto nuevo, su cata y su selección, previa al destino final que, según sus características, serán las botas de crianza, en la amplia gama de vinos de la zona: Finos, Olorosos, Amontillados, Palos Cortados y Dulces de Pedro Ximénez.

Reconocido con las distinciones más relevantes en el mundo del vino –con las máximas puntuaciones Parker, multitud de premios y medallas en concursos nacionales e internacionales, así como extraordinarias reseñas en las principales guías–, el Grupo Pérez Barquero ha extendido su nombre por todos los rincones del territorio nacional. No en vano, sus vinos, brandis y vinagres se encuentran en más de cincuenta países de los cinco continentes, figurando a la cabeza de los exportadores de vinos de la zona.

Asimismo, Pérez Barquero es una de las pocas bodegas españolas distinguidas con el sello Pyme Innovadora concedido por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de España, en base a los cinco proyectos de innovación que tiene desarrollados con el CDTI por un importe global próximo a los 2 millones de euros.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

7 jun 2023

  • 7.6.23
Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, ha dado un paso más en su decidida apuesta por la agricultura ecológica y la viticultura sostenible y ha decidido adherirse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.


"Los ODS son una guía integral para promover el desarrollo sostenible en todos los ámbitos de la sociedad y Bodegas Robles ha decidido asumir un papel activo en la implementación de estos objetivos", explicó el gerente de la firma, Francisco Robles, quien ha iniciado un proceso de certificación de la mano de la Fundación Comercio para el Desarrollo (Copade) y Selezziona Consultoría.

"Este proceso, pionero en el marco Montilla-Moriles, permitirá a Bodegas Robles trabajar en colaboración con expertos de prestigio internacional en sostenibilidad y desarrollar una estrategia integral para alinear nuestras prácticas y operaciones con los diferentes objetivos establecidos por las Naciones Unidas", añadió Francisco Robles.

Para ello, Copade ha valorado 111 ítems que proporcionan un reflejo de las actividades y efectos de Bodegas Robles en su entorno, divididas en cinco categorías: personal de la compañía, comunidades, cadena de valor, medio ambiente y gobernanza.

"Bodegas Robles ha obtenido una calificación inicial de 346 puntos, siendo especialmente relevante el efecto positivo entre su personal y en el medio ambiente", ha desvelado el gerente de la firma que, a partir de ahora, trabajará de manera estrecha con los técnicos de Copade para identificar áreas de mejora y establecer planes de acción que impulsen la implementación de los ODS en todas las operaciones de la bodega.

"Estamos emocionados por poder embarcarnos en este proceso de certificación de la mano de Copade porque, como bodega familiar con cerca de cien años en Montilla-Moriles, sabemos que la vitalidad de nuestro proyecto está intrínsecamente ligada al bienestar de nuestro entorno", reconoció Francisco Robles.


El responsable de Bodegas Robles reiteró el compromiso de la firma por "poner todo lo que esté en nuestras manos para tratar de asegurar un futuro sostenible para las generaciones venideras" e insistió en que seguirán trabajando para "ofrecer vinos de calidad, cultivados de manera responsable", además de promover "prácticas empresariales éticas y respetuosas con el medio ambiente", de ahí que mostrara su "orgullo" por el compromiso de la firma "con el entorno, con la comunidad y con la sostenibilidad".

Bodegas Robles confía en que este proceso de certificación en los ODS fortalezca su compromiso como "bodega sostenible y responsable" en la región de Montilla-Moriles. "A medida que avanza en este camino, la bodega mantendrá informados a sus clientes, colaboradores y a la comunidad en general sobre los avances y logros alcanzados en este proceso de certificación", apuntó Francisco Robles.

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

CULTURA (PUBLICIDAD)


GRUPO PÉREZ BARQUERO

CULTURA (NOTICIAS)



CULTURA - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

DEPORTES (PUBLICIDAD)


COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

DIPUTACIÓN DE SEVILLA

DEPORTES (NOTICIAS)


DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos