:::: MENU ::::

10 jun. 2020

  • 10.6.20
Nos hemos acostumbrado a vivir con prisas, sin cuidar lo que tenemos, sin valorar el tiempo. Parece que se nos olvida que todo acaba, que la vida sigue y no perdona. Que todo pasa pero que nada vuelve. Y me da mucha pena, porque hasta que no nos han obligado –y me incluyo en todo esto– a quedarnos en casa, no nos hemos dado cuenta de la puta suerte que tenemos y lo poco que lo hemos valorado.



Cuando toca casa, queremos calle. Y cuando toca calle deseamos estar en casa viendo Netflix. Quejarse es gratis, qué gran verdad. Y si pagasen por ello, todos seríamos millonarios. Pero digo yo: podíamos parar de quejarnos y dejar de querer buscar un culpable a todo esto.

Párate y piensa. Párate y valora, joder.

Disfruta de la familia, de los tuyos. Vuelve a esos juegos de la infancia. Llévate horas hablando con ese vecino o vecina. Habla de la vida, valora lo que tienes. Escribe una carta, lee un libro, escucha esas canciones que te hacen sentir vivo. Ríete, llora, extraña, siente, echa de menos... Pero, por favor, no dejes que todo siga pasando y empieza a valorar las pequeñas cosas.

Que la distancia, en vez de separar, nos una; nos haga querer mejor; nos haga ser más humanos y menos egoístas. Que estás tú, estoy yo. Estamos todos.

MERCEDES OBIES

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos