:::: MENU ::::

25 nov 2020

  • 25.11.20

La Policía Nacional detiene a cinco pederastas, y recibe declaración a otros dos en calidad de investigados, por tenencia e intercambio de pornografía infantil. Las detenciones se han llevado a cabo en Sevilla, Dos Hermanas y Herencia, donde se han practicado siete registros domiciliarios incautándose más de 6.000 archivos, así como gran cantidad material informático y telefonía móvil.




 

Las gestiones policiales se iniciaron como consecuencia de los constantes “Ciberpatrullajes” que los agentes especializados en delincuencia tecnológica, llevan a cabo para detectar y detener la proliferación de pornografía infantil en la red.

 

Operación “Perkes”

 

En concreto el Grupo de Protección al Menor de la Unidad Central de Ciberdelincuencia junto con el Grupo de Delitos Tecnológicos y Contra la Propiedad Industrial e Intelectual de Sevilla, aunaron sus esfuerzos en este operativo denominado “Perkes”, localizando, mediante la utilización de aplicaciones informáticas, a los usuarios que se encontraban compartiendo y por lo tanto, distribuyendo a través de Internet, diferentes archivos de imagen y video de contenido pornográfico infantil.

 

Como resultado de la investigación se identificaron hasta siete direcciones IP, geolocalizadas en Sevilla y su provincia, desde donde se estaban distribuyendo los archivos pedófilos. Culminando con la práctica de un total de siete registros en la capital andaluza, Dos Hermanas y Herencia (Ciudad Real), donde se han intervenido más de 6000 archivos de contenido pedófilo, un gran número de teléfonos móviles, ordenadores, discos duros, tabletas y memorias USB.

 

A los cinco detenidos se les imputan los delitos de tenencia y distribución de pornografía infantil, todos carecían de antecedentes policiales y ya pasaron a disposición de la Autoridad Judicial.

 

Pedófilos al otro lado de la pantalla

 

La Policía Nacional recuerda el riesgo que supone para los más jóvenes realizar cualquier tipo de acto con contenido sexual frente a sus ordenadores o teléfonos móviles, ya que pierden el control del material que graban desde el momento en el que lo envían a personas que creen de su confianza y que, en no pocas ocasiones, resultan ser pedófilos que se hacen pasar por menores de edad.

REDACCIÓN / DHD DIGITAL

DEPORTES - DOS HERMANAS DIARIO DIGITAL

FIRMAS
Dos Hermanas Diario Digital te escucha Escríbenos